KIRCHNER: “ A LA ARGETINA NO LA CITA NADIE Y MENOS PARA RETARLA”

BUENOS AIRES, Argentina. 07 Enero 2004. El presidente Argentino, Néstor Kichner afirmó el día de hoy que  “a la Argentina no la cita nadie y menos para retarla” esto lo comento en alusión a su encuentro el martes con su colega estadounidense, George W. Bush, y luego de críticas de un funcionario del Departamento de Estado a la política exterior de su gobierno.

Así Kirchner señaló, "Terminemos de ser alfombra. Podemos aceptar o concertar reuniones, pero a nosotros no nos cita nadie y para retarnos menos, porque somos un país con dignidad".

El presidente reaccionó así al ser interrogado por los periodistas sobre las declaraciones que hizo en la víspera Roger Noriega, subsecretario de Asuntos Hemisféricos de los Estados Unidos.

En tono festivo, Kirchner agregó que la reunión con Bush en Monterrey durante la Cumbre de las Américas, "ganaremos por nocaut".

El gobierno argentino calificó el miércoles de "impertinentes" las declaraciones formuladas en la víspera en Nueva York por Noriega al hablar ante el Consejo de las Américas.

Previamente, un portavoz de Kirchner había advertido que "ya no existen relaciones carnales ni alineamiento automático" con los Estados Unidos.

Ese tipo de estrecha relación con Washington fue establecida a comienzos de la pasada década por el ex presidente Carlos Menem. La frase de "relaciones carnales", para caracterizar esos vínculos, la acuñó el difunto canciller Guido Di Tella.

El  vicecanciller Jorge Taiana declaró a la prensa que esas manifestaciones "no contribuyen al éxito del encuentro" programado en México entre Bush y Kirchner.

Noriega, de origen mexicano, dijo "haber notado que la política argentina parece haber hecho un giro a la izquierda. Y es desconcertante porque la Argentina es un país importante que debería estar con nosotros en la promoción de los derechos humanos y la democracia".

El subsecretario dijo también sentirse "decepcionado" por la política de acercamiento de Kirchner hacia el presidente cubano Fidel Castro. Y deslizó una crítica a la forma en que la Argentina está renegociando su deuda externa con sus acreedores privados, al recomendar "un manejo serio y responsable".

Alberto Fernández, jefe del gabinete de ministros de Kirchner, declaró el miércoles que las manifestaciones de Noriega fueron "francamente impertinentes para con la figura presidencial y el gobierno argentino. Nos han molestado mucho y nos sorprendieron de un modo nada grato".

Fernández, habitual portavoz de Kirchner, agregó que "pareciera que (Noriega) no ha entendido que la relación que pretendemos tener con los Estados Unidos es una relación madura, seria, donde ya no existen más ni las relaciones carnales ni los alineamientos automáticos".

El jefe de gabinete confirmó que el canciller Rafael Bielsa se comunicó el martes con el embajador de los Estados Unidos, Lino Gutiérrez, para hacerle conocer "nuestro malestar con esas manifestaciones".

Fernández dijo que antes de las declaraciones de Noriega, ya se había programado un encuentro de Kirchner con Bush, el martes durante la cumbre hemisférica de Monterrey.

"Confiamos que ese encuentro se va a desarrollar en el mismo clima de cordialidad que siempre ha rodeado como marco de las reuniones de los presidentes Bush y Kirchner", añadió.

"Hemos tenido una extraordinaria relación en todo este tiempo con los Estados Unidos. El gobierno del presidente Bush nos ha acompañado en propuestas que ha hecho el gobierno argentino y no por eso nos convertimos en un gobierno conservador ni en un gobierno de derecha", aclaró.

"Este es un gobierno al que le preocupa lo que a la Argentina le conviene como país, y en las relaciones internacionales actúa en consecuencia; no nos compromete ideológicamente en un sentido o en otro", aseguró Fernández. (AP)