EN REDADAS,  TROPAS ISRAELÍES MATAN A TRES PALESTINOS

 

NAPLUSA, Cisjordania; 07 Enero 2004. Soldados israelíes mataron a tiros el miércoles por la madrugada a tres palestinos en redadas en Cisjordania, generando enfurecidas promesas de venganza dirigidos no sólo contra Israel sino también contra líderes palestinos acusándolos del fracaso.  Lo que da como resultado que más  de 2.300 palestinos y 840 israelíes han muerto en tres años de conflicto.

Dos de los hombres murieron en la ciudad cisjordana de Naplusa, donde soldados israelíes han matado a por lo menos 17 palestinos en las últimas tres semanas en enfrentamientos con hombres armados y jóvenes que les lanzaban piedras y pedazos de concreto desde edificios altos.

Un portavoz del ejército dijo que una unidad arrestó a un grupo de hombres buscados en Naplusa, y mató a otro palestino que los amenazó con una pistola, así como a un segundo hombre escondido en la maleza que se negó a entregarse. Este último fue hallado sin armas.

Otro hombre que le disparó a los soldados fue muerto en la ciudad de Tulkarm.

Funcionarios palestinos dijeron que los radicales en Naplusa fueron tiroteados a quemarropa, y después que uno de ellos había sido mordido por un perro de ataque. Según los médicos, la pierna del hombre tenía grandes mordidas.

"No encuentro ninguna justificación para matarlos. Es sólo más presión militar a fin de que los palestinos disminuyan sus exigencias políticas," declaró a Reuters Mahmoud el-Aloul, el gobernador de la Autoridad Palestina en Naplusa.

Las tropas israelíes dicen que las operaciones alrededor de Naplusa han eliminado a radicales que planeaban operaciones contra el estado judío, pero los palestinos dicen que estas muestran que Israel no tiene intenciones de revitalizar las negociaciones de paz.

El ejército dijo que 19 palestinos buscados fueron arrestados en la madrugada en Cisjordania, 11 de ellos en Naplusa.

Cierto de personas siguieron un cortejo fúnebre de dos militantes de Naplusa, en medio de la lluvia y el viento. Hombres armados hicieron disparos al aire al pie de la tumba.

Algunos prometieron venganza para los muertos, que pertenecían a las brigadas al-Awda, vinculadas con la facción Fatah de Yasser Arafat.

Pero otros también corearon consignas contra la Autoridad Palestina, particularmente criticando al primer ministro moderado Ahmad Qurei, acusándolo de no hacer lo suficiente para ayudar a víctimas de la violencia o enfrentar a los israelíes.

"Escucha, escucha Qurei," corearon. "La sangre de los mártires no está a la venta".

Qurei asumió su puesto en noviembre en medio de esperanzas de que se pudiera reunir con el primer ministro israelí Ariel Sharon y revitalizar un plan de paz respaldado por Estados Unidos y dirigido a crear un estado palestino para el 2005. Pero el plan de paz se ha visto frenado por la violencia y la inacción.

Los dos primeros ministros todavía no se han reunido y ninguna parte ha cumplido promesas previas. Israel ha advertido que si las negociaciones de paz fracasan implementará medidas de partición unilaterales, apropiándose de pedazos de Cisjordania.

.