MUEREN 9 SOLDADOS AL CAER HELICÓPTERO DE EE. UU.

ABU GHRAIB, Irak. 08 Enero 2003. Un helicóptero Black Hawk cayó en Irak matando a nueve soldados estadounidenses que estaban a bordo, pero no estaba claro de inmediato si la nave había sido derribada.

Mark Kimmitt, general de división, no dio detalles de la causa de la caída del helicóptero, no obstante un portavoz militar había dicho que la nave hizo un aterrizaje de emergencia y confirmó que los nueve soldados murieron, aunque previamente se había informado de ocho victimas fatales.

El suceso fue el más mortífero de su tipo para las fuerzas estadounidenses desde el 15 de noviembre, cuando dos Black Hawk que eran atacados chocaron, causando la muerte de 17 soldados.

Las noticias sobre el incidente del jueves, ocurrido cerca del inestable pueblo de Falluja, al oeste de Bagdad, llegaron en momentos en que las autoridades estadounidenses liberaban a unos 60 iraquíes de la que fuera la prisión más temida durante el gobierno de Saddam Hussein. Se trata del primer grupo beneficiado por una amnistía estadounidense.

En la prisión Abu Ghraib cerca de la capital, que antes albergaba a los enemigos de Hussein, los reclusos liberados salieron en dos camiones descubiertos en las últimas horas de la tarde.

Haciendo sonar las bocinas de sus autos y generando grandes nubes de polvo, cientos de personas que habían estado esperando fuera de la cárcel todo el día alcanzaron a los vehículos. Después rodearon a los hombres liberados, buscando desesperadamente a amigos y familiares.

Paul Bremer, el administrador estadounidense en Irak, anunció la amnistía para los iraquíes el miércoles, diciendo que presos que no representaran una amenaza considerable y que estaban detenidos desde abril sin cargos formales, serían liberados como parte de los esfuerzos por promover la reconciliación con los iraquíes.

Las fuerzas estadounidenses han detenido alrededor de 9.000 sospechosos en los últimos ocho meses, y la mayoría se encuentra en Abu Ghraib.

Unos 506 prisioneros, que según Bremer no tenían "sangre en las manos," fueron identificados para ser liberados.

Funcionarios de la coalición liderada por Estados Unidos esperan que una política de "palo y zanahoria" --liberar a quienes representan poca amenaza a la vez que se intensifica la búsqueda de partidarios de Hussein-- creará más paz y seguridad en Irak. (Reuters).