ACUERDAN FOX Y BUSH PROFUNDIZAR DIÁLOGO MIGRATORIO EN CUMBRE DE MONTERREY

México, 8 Enero 2003. Después de dos años de negociaciones para lograr un acuerdo migratorio se estancará tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, los presidentes de Estados Unidos, George W. Bush, y México, Vicente Fox, profundizarán el lunes el diálogo migratorio en una reunión bilateral durante la Cumbre Extraordinaria de las Américas que se celebrará en Monterrey; con el fin de proponer un programa de trabajadores temporales que permitirá regularizar a muchos indocumentados.

Se calcula que en EEUU hay entre 8 y 12 millones de ilegales, de los cuales unos 4 millones son mexicanos, según datos oficiales

Antes de que la propuesta estadounidense fuera dada a conocer al público y tras una conversación con Bush, Fox destacó que era "muy interesante" e insistió en que el problema migratorio ha sido "el tema fundamental" de la relación bilateral

Poco después de que Bush anunciara la propuesta, el canciller Luis Ernesto Derbez señaló que la reunión bilateral que mantendrán ambos presidentes se centrará en avanzar en la definición de lo que este programa supondrá para los inmigrantes mexicanos

"Ya tenemos algo concreto y específico planteado por el presidente Bush y sobre esa base se va a avanzar. Tocará afinar los detalles", dijo

Anunció que Fox le presentará una serie de "sugerencias" y un "calendario completo" a su homólogo estadounidense para que ambos gobiernos trabajen conjuntamente en las "particularidades" del caso de los inmigrantes mexicanos

Bush propuso un nuevo programa de trabajos temporales para "llenar las plazas" que EEUU no ocupa y reconoció los beneficios que ha significado la migración para su país, al tiempo que argumentó que esto le permitirá tener fronteras más seguras

El plan incluye otorgar visas temporales por tres años renovables a los empleados extranjeros que radiquen en EEUU y a aquellos que vivan en el exterior, pero que tengan una oferta de empleo

Bush aclaró que, de ninguna manera se tratará de una "amnistía" para los indocumentados que les otorgue automáticamente la nacionalidad y advirtió que no se recompensará a quienes hayan ingresado ilegalmente

Solucionar el problema migratorio es unas de las prioridades del Gobierno de Fox y aunque las conversaciones para lograrlo partieron de forma prometedora en 2001, con una mutua simpatía entre ambos mandatarios recién llegados al poder, los atentados modificaron las prioridades de EEUU

Posteriormente, la negativa de México a apoyar un ataque unilateral a Irak en el marco del Consejo de Seguridad de la ONU, que integró hasta diciembre, terminó por apartar el asunto de la agenda estadounidense

Sin embargo, Bush optó por retomarlo justo en un año electoral en que el voto hispano será fundamental

"Damos la bienvenida a las propuesta del presidente Bush (...) que ha permitido que se abra una oportunidad clara para imprimir movimiento y mantener como prioridad (el tema) en la relación bilateral para buscar una solución que mejore la condición de vida y la situación de millones de mexicanos y centroamericanos en EEUU", dijo Derbez

El canciller señaló que la propuesta se analizará y discutirá en círculos políticos, económicos y sociales en el país y que se consultará también la opinión de la comunidad mexicana en EEUU

"Continuaremos trabajando con EEUU para llegar a los detalles específicos para los mexicanos", indicó

Derbez dijo que no está totalmente satisfecho con la propuesta y que México seguirá insistiendo en lograr "un programa integral" que regularice la situación de los indocumentados y que regule los flujos fronterizos

No obstante, destacó que la propuesta de Bush es "un muy buen paso" en el avance de la resolución de un problema pendiente durante generaciones y consideró que podría "facilitar la transferencia de remesas", que en 2003 se calcula superarán los 14.000 millones de dólares

Sin embargo, recordó que será el Congreso estadounidense el que tendrá "la última palabra" al respecto. (EFE)