BICICLETA – BOMBA MATA A 6 PERSONAS EN IRAK

BAQUBA, Irak. 09 Enero 2004. Como un recordatorio de que pocos están a salvo del conflicto en Irak, seis personas murieron al explotar  una bicicleta – bomba, cuando ya finalizaban las plegarias del viernes en una mezquita chiíta.

En Baquba, 65 kilómetros al norte de Bagdad, atacantes desconocidos adosaron un cilindro de gas lleno de explosivos a una bicicleta y la dejaron afuera de una pequeña mezquita chiíta, cerca de personas que rezaban en la acera debido a la falta de espacio en el interior del templo.

Funcionarios de un hospital cercano dijeron que tenían conocimiento de 39 heridos.

Baquba es un área de mayoría sunita, bastión de la resistencia contra la ocupación. Las fuerzas estadounidenses han realizado importantes operaciones dentro del pueblo y en sus alrededores para tratar de capturar a los insurgentes.

Los chiítas constituyen alrededor del 60 por ciento de los 26 millones de iraquíes pero en general fueron excluidos del poder bajo el gobierno de Hussein, un sunita. Las tensiones entre las dos comunidades musulmanas han sido notables en la lucha por el poder en la era post Hussein.

Previamente, insurgentes opuestos a la ocupación estadounidense lanzaron cohetes contra un hotel de Bagdad ocupado por occidentales, y cientos de efectivos norteamericanos allanaron casas en el pueblo natal de Saddam Hussein, con la esperanza de capturar a los organizadores de esos ataques.

Un ataque con coche bomba en agosto, tras las plegarias del viernes en Najaf, una ciudad sagrada para los chiítas, cobró la vida de más de 80 personas, entre ellas un destacado líder religioso chiíta.

Los responsables del atentado de Najaf no han sido identificados pero entre los chiítas se rumora que fue obra de radicales sunitas. Ataques posteriores contra mezquitas sunitas han sido atribuidos a radicales chiítas.

Mientras, el gabinete italiano aprobó el viernes un plan para mantener hasta junio una fuerza de 2.000 efectivos en Irak, a pesar de la muerte en noviembre de 19 soldados italianos durante un ataque con coche bomba en una base militar. Esto constituye un estímulo para la coalición liderada por Estados Unidos en territorio iraquí.

A su vez, El jefe de la defensa japonesa ordenó que una brigada de avanzada de tropas terrestres partiera para Irak, mientras que el ejército de esta nación se prepara para una operación humanitaria que constituye el mayor y más polémico despliegue militar de Japón desde la Segunda Guerra Mundial.

Nadie resultó lesionado en el ataque del amanecer contra el hotel Burj al-Hayat en el centro de Bagdad, utilizado por muchos empresarios extranjeros y contratistas estadounidenses. Tres cohetes impactaron habitaciones alrededor del cuarto piso y destrozaron ventanas, dijeron los guardias se seguridad.

"Tres hombres en un vehículo impactaron el hotel con cohetes, rompiendo ventanas y el muro del hotel," dijo a Reuters Television el guardia de seguridad Mishar Muhammed Isma'il.

Los guardias dijeron que intercambiaron disparos con hombres en el vehículo antes de que se diera a la fuga

En Tikrit, el pueblo natal de Saddam Hussein, las tropas estadounidenses allanaron casas con la esperanza de detener insurgentes.

Alrededor de 300 soldados de la 4ta División de Infantería respaldados por vehículos blindados Bradley y aviones militares buscaron sospechosos, armas y otros materiales incriminatorios en una de las mayores operaciones realizadas por fuerzas estadounidenses en las últimas semanas.

"Fue una buena noche," explicó el teniente coronel Steven Russell a los reporteros después de las redadas, en las que unas 30 personas fueron detenidas. "Mañana Tikrit será un lugar más seguro como resultado" de eso, afirmó.

Las autoridades estadounidenses dijeron que aún investigan qué causó la caída de un helicóptero el jueves, en la que murieron sus nueve ocupantes estadounidenses cerca del pueblo de Falluja, 50 kilómetros al oeste de Bagdad y escenario de incesantes ataques guerrilleros contra fuerzas de la coalición.

Un testigo dijo que el helicóptero ardía en llamas antes de estrellarse. Algunos informes señalaron que podría haber sido alcanzado por un misil.

La cifra de soldados estadounidenses que han muerto en combate o en accidentes tras la invasión de Irak en marzo ha ascendido a casi 500. (Reuters).