EL PRESIDENTE DE VENEZUELA VE “INSALVABLES” LAS DIFERENCIAS CON EE. UU., ESPAÑA Y COLOMBIA

 

Caracas, 12 Enero 2004.  Hugo Chávez, presidente de Venezuela, se califica como “un hombre de Izquierda” por tener diferencias políticas insalvables con sus colegas de Estados Unidos, España y Colombia.

Chávez, un militar retirado que enfrenta la posibilidad de un referendo revocatorio de su mandato, afirmó en una entrevista con el diario venezolano El Universal que el presidente estadounidense George W. Bush "tiene una concepción política muy distante de la mía."

"Yo soy un hombre de izquierda, y cada día más afianzado en un pensamiento y una acción de izquierda revolucionaria y transformadora y él es del ala más conservadora de los republicanos en Estados Unidos," dijo.

El gobernante, que el fin de semana acusó a Washington de estar "preparando el terreno" para apoyar su derrocamiento o hasta su asesinato si no se lleva a cabo el referendo, dijo que "la visión política, lo que defendemos o lo que propugnamos en el mundo entre Bush y Chávez, esa diferencia es insalvable."

Chávez acusa a Estados Unidos de haber respaldado al grupo de militares y civiles que lo derrocó brevemente en abril del 2002 y frecuentemente ataca a Washington por lo que llama injerencias en los asuntos internos venezolanos.

Estados Unidos, principal comprador del crudo venezolano, ha apoyado junto a otros países como Brasil y España la realización del referendo, al considerar que es la mejor vía para resolver la crisis política del quinto exportador mundial de crudo.

En esa línea, la asesora de seguridad nacional de Estados Unidos, Condoleezza Rice, recomendó la semana pasada a Chávez que demuestre su adhesión a los procesos democráticos permitiendo que el referendo se realice sin trabas.

El fin de semana el gobernante calificó a la funcionaria como "analfabeta."

Chávez, que el año pasado enfrentó una huelga de dos meses que llevó a la producción petrolera venezolana en niveles mínimos, agregó que también tiene distancia "insalvable" con el presidente del gobierno español, José María Aznar.

"Igual creo que pasa con (Alvaro) Uribe," el mandatario colombiano, señaló.

"Pero eso no significa que no podemos llevar a una situación de normalidad las relaciones entre nuestros países como Jefes de Estado," añadió.

Chávez también ha pedido a Aznar no inmiscuirse en los asuntos de su país, cuando el líder español criticó la alianza entre Caracas y La Habana.

Sus adversarios acusan a Chávez de arruinar al país con políticas populistas y de querer imponer un gobierno de izquierda como el del presidente cubano Fidel Castro, a quien defendió en la entrevista al asegurar que "no es un dictador."

El mandatario afirmó que si pierde el referendo que aún debe convocar el Consejo Nacional Electoral (CNE), probablemente a mediados de febrero, admitirá la decisión. "Me voy," dijo.Pero insistió en que no sabe si habrá referendo, aunque si "lo hubiere les vamos a dar nocaut. Mejor es que se rindan." (Reuters)