LA CORTE SUPREMA DE EE. UU. PERMITE SECRETO AL GOBIERNO DE BUSH  SOBRE DETENIDOS POR SEPTIEMBRE 11

Washington, 12 Enero 2004. El día de hoy la Corte Suprema de Estados Unidos decidió que el gobierno del presidente George W. Bush puede mantener en secreto los nombres y otros detalles básicos de personas interrogadas y detenidas tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Sin comentario, la corte rehusó aceptar una apelación de grupos de libertades civiles y de otro tipo que desafiaban el secreto sobre los arrestos y detenciones porque violaban la Ley de Libertad de Información y los derechos de libertad de expresión bajo la Primer Enmienda constitucional.

Los miembros del máximo tribunal estadounidenses dejaron vigente el fallo de una corte de apelaciones que señala que si se revelan los nombres se podría dañar la seguridad nacional y ayudar a "Al Qaeda a preparar futuros atentados terroristas o intimidar a testigos en la investigación actual."

Aunque la Corte Suprema se mantuvo al margen de la disputa sobre los nombres de los detenidos, ha aceptado oír otros casos que surjan de la guerra antiterrorista del gobierno.

Esos casos envuelven el poder del presidente de detener ciudadanos estadounidenses capturados en el extranjero y declarados "combatientes enemigos" y si ciudadanos extranjeros pueden usar tribunales estadounidenses para argumentar contra su encarcelación en la base militar de Guantánamo, Cuba. (Reuters)