DIRIGENTES POLÍTICO PIDEN A ECUADOR NO ESTABLECER VISAS PARA COLOMBIANOS

 

Bogota, 12  Enero 2003. El Ministro del Gobierno ecuatoriano, Raúl Baca, manifestó recientemente en Quito que la visa a los colombianos podría ser decretada para mejorar la seguridad en la frontera, no obstante el gobierno, dirigentes políticos y la prensa exhortaron este lunes a Ecuador a no establecer visas a los colombianos, fórmula propuesta para evitar el ingreso de guerrilleros y delincuentes.

"Es bastante obvio que las personas que actúan ilegalmente en Colombia no ingresan a los países vecinos con plena identificación. Lo hacen de manera subrepticia", dijo Sabas Pretelt de la Vega, Ministro del Interior y de Justicia.

Baca hizo la mención después que la policía ecuatoriana arrestó el 2 de enero al jefe guerrillero Ricardo Palmera, Simón Trinidad, quien tenia pasaportes y documentos de identificación ecuatorianos falsos.

"Lo que requerimos es un trabajo mas arduo entre Colombia y los países vecinos para vigilar las fronteras. En la medida de lo posible solicitamos que no se impongan restricciones a los colombianos para llegar a los países vecinos", afirmó el Ministro Pretelt en reportaje con Radio Cadena Nacional (RCN).

Agregó que se necesita "solidaridad internacional" para que "entre todos acabemos con el terrorismo".

El senador Fuad Char, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores, dijo que "es una idea equivocada de Ecuador de exigirle visa a los colombianos" y que este paso sería "un retroceso histórico en los procesos de integración".

Agregó que esta medida podría afectar el creciente comercio entre los dos países y a las comunidades fronterizas que tienen lazos familiares.

El Tiempo, el principal diario de Colombia, dice hoy en un editorial que la idea de la visa surgida a raíz de las contradictorias versiones sobre el papel de las fuerzas militares y policiales colombianas en la captura en Quito de Trinidad, sería "un desenlace insólito" del impasse surgido en las relaciones bilaterales.

"Una medida que, además de antipática, iría en contravía del espíritu y de los acuerdos integracionistas de la Comunidad Andina de Naciones y, aún más, de la especial relación que ha unido a Colombia con Ecuador desde cuando formaron una sola república", agrega el editorial. (AP)