EE. UU. PODRÍA HABER COMETIDO CRÍMENES DE GUERRA EN IRAK

BAGDAD, Irak. 13 Enero 2004. De acuerdo con un informe de Human Right Watch grupo de  derechos humanos, los militares de Estados Unidos podrían haber cometido crímenes de guerra al demoler las viviendas de sospechosos de insurgencia y arrestar a parientes de fugitivos iraquíes.

Los militares rechazaron las acusaciones de Human Rights y dijeron que sólo se destruyeron viviendas utilizadas para almacenar armas o como posiciones de combate, y que todos los iraquíes detenidos eran sospechosos de participar en ataques contra las fuerzas de ocupación.

"Las afirmaciones de que la coalición ataca deliberadamente las casas a título de castigo colectivo son falsas", dijo el coronel William Darley, vocero militar. "La gente no es arrestada porque tenga vínculos con otros sospechosos, es detenida porque ellos mismos son sospechosos".

El grupo de derechos humanos basado en Nueva York dijo que los soldados norteamericanos destruyeron por lo menos cuatro viviendas iraquíes sin otra razón militar que la de castigar a familiares de sospechosos de insurgencia anti-norteamericana.

"Los soldados tienen derecho a suprimir los ataques armados, pero sólo pueden destruir una estructura civil cuando es utilizada en un ataque", dijo Kenneth Roth, director ejecutivo del grupo, en una declaración escrita. "Esas demoliciones no pasaron la prueba de la necesidad militar".

El grupo también acusó a los militares norteamericanos de secuestro en dos casos de soldados que arrestaron a civiles que eran parientes de presuntos guerrilleros. (AP)