NEGOCIARÁ EE. UU. ACUERDOS DE LIBRE COMERCIO CON PANAMÁ Y REPUBLICA DOMINICANA

Monterrey, N.L., 13 Enero 2004. George W. Bush, presidente de Estados Unidos, anunció la decisión de su gobierno de iniciar las negociaciones de un acuerdo de libre comercio con Panamá y República Dominicana, así como la eventualidad de otros con algunos países de la región andina.

“Esta semana iniciaremos las negociaciones con República Dominicana y pronto iniciaremos otras con Panamá y algunos de nuestros amigos andinos", declaró Bush en su discurso durante la ceremonia de inauguración de la Cumbre Extraordinaria de las Américas que se efectúa en Monterrey, Nuevo León, y de la que es anfitrión Vicente Fox, el presidente de México.

Bush aseguró que una vez concluidos los acuerdos de libre comercio con Panamá, República Dominicana y las naciones andinas, que no mencionó por nombre, los beneficios de ese bloque comercial serán en dos tercios superiores al total del producto interno bruto de las naciones latinoamericanas.

"En el largo plazo, el comercio es el camino más certero para alcanzar la prosperidad, la apertura de nuestro mercado es la clave para el crecimiento (económico) en la región y el testamento de que Estados Unidos cree en los beneficios mutuos del comercio", acotó Bush.

En el marco de la Cumbre Extraordinaria de las Américas, que inició con fricciones entre Estados Unidos y Brasil, por el rechazo del coloso sudamericano a que se negocie completamente el Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) mientras Washington se niegue a eliminar los subsidios agrícolas, Bush aseguró que su país es el principal promotor de la integración comercial en el continente.

Como ejemplo de los beneficios que arroja para las naciones la decisión de eliminar aranceles al flujo de los productos, Bush citó como exitosos a los tratados de libre comercio que tiene Estados Unidos con México, Canadá y Chile, pese a que en el caso mexicano la apertura comercial no ha sido precisamente un cuerno de la abundancia para todos los mexicanos, ni para el reto más grande del gobierno mexicano, reducir la pobreza.

Sobre la reunión continental en la que participan los 34 jefes de Estado y de gobierno de los países miembros activos del sistema interamericano, Bush se comprometió a respaldar todas las iniciativas enfocadas a mejorar los programas sociales, de gobernabilidad, de combate a la corrupción, al narcotráfico, para mejorar el medio ambiente y validar los principios democráticos.

"Los fundamentos esenciales de nuestra prosperidad y el progreso, siguen siendo la democracia y la aplicación o respeto de la ley", acotó Bush.

Haciendo eco de las tres Cumbres de las Américas, la de Miami, en 1994; la de 1998, en Santiago de Chile, y la de Quebec, Canadá en 2001, el mandatario estadounidense dijo que mientras no se cumplan los compromisos adoptados en el seno de la cooperación continental, no habrá avances en los objetivos de desarrollo económico y fortalecimiento de la democracia.

"Nuestra unidad y apoyo de las instituciones democráticas, procesos constitucionales y libertades básicas dan esperanza y fortaleza a todos aquellos que luchan por preservar los derechos que Dios nos ha dado, ya sea en Venezuela, Haití o Bolivia", enfatizó el mandatario estadunidense.

En la ceremonia de inauguración de la Cumbre Extraordinaria de las Américas, también participaron los presidentes Fox y Ricardo Lagos, de Chile; Paul Martin, primer ministro de Canadá, y Horst Kohler, director gerente del fondo monetario internacional (FMI).

.