El Presidente se Justifica en la Cumbre

 

NORBERTO LOPEZ, enviado

 

MONTERREY, NL, 13 de enero.– Sin rodeos y contundente, Vicente Fox negó ser “lacayo” de George W. Bush, luego de señalar que está entregado a hacer un trabajo serio y profesional, con el propósito de impulsar la solución de los problemas económicos y políticos del hemisferio. El Presidente de México reconoció sus diferencias con su homólogo de Venezuela, Hugo Chávez, e insistió en que el comercio es viable como promotor del crecimiento y en la lucha contra la pobreza.

Uno de los propósitos del gobierno mexicano es avanzar en el tema migratorio, toda vez que en la Unión Americana radican millones de mexicanos que necesitan del apoyo de México y Estados Unidos.

En el segundo día de  trabajos de la Cumbre Extraordinaria de las Américas, el Jefe del Ejecutivo aceptó que con Bush existe una gran amistad, como se observa en el trabajo responsable para asegurar la vigencia de las democracias en América Latina.

Incluso, señaló su interés por impulsar el crecimiento, desarrollo y     generación de empleos.

También marcó su distancia del presidente George W. Bush, promotor de un referéndum en Venezuela, a lo que declaró que no lo apoya, sin embargo, apuntó, México respalda todo proceso democrático y decisión que se tome soberanamente.

Cuando se le preguntó en torno de si es lacayo de Bush, Fox Quesada apuntó que no falta quien diga que lo soy, que “ya está  entregado”, cuando la verdad, precisó, es que hacemos un trabajo serio y profesional, donde México es líder que busca la solución real a los problemas de Bolivia y ha convocado a una reunión el próximo viernes en Washington con los organismos financieros internacionales, países amigos de esa nación para presentar un paquete que le dé viabilidad y solución al problema económico y político.

Se defendió que no falta quien enseguida quiere ver las cosas por el lado equivocado, argumentando que el Presidente Fox se supeditó a Bush o que es su lacayo y que está entregado.

Al conceder una entrevista radiofónica, Fox Quesada declaró que contrariamente a toda esta opinión lo que se está haciendo es realizar un trabajo serio y a fondo para enfrentar los grandes retos, no sólo en la relación bilateral, sino en todo el continente.

Cuestionado sobre la posibilidad de que Bush no llegue a reelegirse en Estados Unidos, el Mandatario mexicano manifestó: “Todo es posible en una democracia”.

Y por último refirió que su administración no tiene toda su apuesta a Bush, porque México trabaja con demócratas y republicanos, con los gobernadores de los estados, a fin de mantener una relación   es-trecha con Estados Unidos.