COCHE – BOMBA DEJA AL MENOS TRES MUERTOS EN EL CENTRO DE IRAK

BAKUBA, Irak. 14 Enero 2004. Un coche - bomba estalló el miércoles frente a una comisaría de policía en el centro de Irak, matando por lo menos a tres personas, incluyendo el conductor e hiriendo a otros 30, señaló el coronel de la policía Salam Omar.

El conducto intentó entrar en el recinto de la comisaría de un solo piso, protegida por una tapia, al comienzo de la mañana pero los centinelas dispararon y el vehículo estalló, dañando extensamente la tapia y destrozando las ventanas de la comisaría y de los comercios aledaños, dijo Omar y culpó del ataque a los “terroristas cobardes”.

En Bagdad, el viceministro del Interior, el general Ahmed Kadhim, dijo que murieron dos personas además del conductor y que 31 resultaron heridas, incluyendo 19 civiles. El resto fueron policías y miembros del cuerpo de defensa civil, agregó.

Los funcionarios estadounidenses dijeron en un principio que los muertos fueron cinco, pero luego revisaron la cifra y la redujeron a tres.

El teniente coronel de la policía Nabil Alí dijo en la población de Bakuba que se encontraba cerca de la entrada de la comisaría cuando vio a un hombre de unos 20 años. "Su vehículo se aproximó a la estación, los centinelas le ordenaron que se detuviera y cuando no obedeció, comenzaron a dispararle y el vehículo estalló".

Mustafá Jalal, un funcionario de la defensa civil, dijo que por lo menos 10 de los heridos eran policías.

Las instituciones y la policía de Irak han sido blanco frecuente de los ataques de insurgentes que luchan contra las fuerzas de ocupación encabezadas por Estados Unidos.

El viernes, una bomba que estalló cerca de una mezquita chií mató a cinco feligreses e hirió a decenas más. Una segunda bomba, colocada dentro de un automóvil, fue encontrada y desmontada antes de que pudiera estallar en otra mezquita chií.

En noviembre, atacantes suicidas agredieron comisarías policiales en Bakuba, a 70 kilómetros de Bagdad, y en la vecina aldea de Jan Bani Saad. Por lo menos tres policías y tres conductores murieron en el ataque de Bakuba.

Kadhim dijo que las comisarías policiales son vulnerables a los ataques porque pocas de ellas cuentan con las defensas adecuadas y las fortificaciones necesarias, al contrario que las instalaciones militares estadounidenses.

"El terrorista criminal intenta entrar en cualquier lugar que puede", indicó. "Si las fortificaciones hubiesen sido completadas, no podría hacerlo".(AP)