NUEVO ATAQUE SUICIADA EN LA FRONTERA ISRAEL – GAZA

 

EREZ, Franja de Gaza. 14 Enero 2004. Con un nuevo golpe a las esperanzas de paz, una madre palestina hizo estallar una bomba en una atentado suicida en el principal punto fronterizo entre Israel y la Franja de Gaza, matando a por lo menos cuatro israelíes e hiriendo a otras siete.

Los grupos militantes islámicos Hamas y Brigadas de Mártires al-Aqsa se atribuyeron la responsabilidad conjunta del atentado, que dijeron fue en venganza por los asesinatos de militantes y civiles palestinos cometidos por Israel, y prometieron más ataques dentro de una ofensiva que dura ya tres años.

La suicida, identificada por Hamas como su militante Reem Al-Rehashi de 22 años y madre de dos hijos, se inmoló en una terminal donde los trabajadores palestinos son revisados por la seguridad israelí antes de pasar la frontera hacia un complejo industrial cercano.

Un alto oficial del ejército israelí señaló que entre los muertos había soldados y al menos un civil israelí. Fuentes de seguridad agregaron que había cuatro palestinos entre los heridos.

Se trata del primer atentado suicida palestino desde la bomba que el 25 de diciembre mató a cuatro israelíes cerca de Tel Aviv, y levantó de nuevo las dudas sobre las perspectivas para revivir la "Hoja de Ruta," o plan de paz impulsado principalmente por Estados Unidos, estancada por la persistente violencia.

Hamas, el principal grupo que se ha atribuido los atentados de los tres últimos años, dijo que había enviado a una mujer por primera vez debido a los crecientes "obstáculos" de la seguridad israelí a los que se enfrentan los suicidas masculinos.

La acción puede suponer nuevos peligros para el Estado judío, que ya ha sido objetivo en varias ocasiones de mujeres suicidas enviadas por grupos activistas minoritarios.

"La resistencia contra el enemigo aumentará hasta que abandonen nuestra tierra," dijo el fundador y líder espiritual de Hamás, jeque Ahmed Yasin, a Reuters en Gaza.

En la ciudad Cisjordana de Ramallah, el primer ministro palestino Ahmad Qurei, quien no ha podido lograr un acuerdo de tregua con los grupos militantes, dijo que la represión israelí "no ayuda a lograr la tranquilidad" e invocó un cese del fuego mutuo.

Varios testigos dijeron que la suicida iba cojeando cuando se activó el detector de metales del personal de seguridad israelí.

El General de la Brigada Gadi Shamni indicó "Se las apañó para engañar a los soldados diciendo que tenía un implante metálico," y agregó que "Dado que era una mujer, una soldado fue a registrarla. Entonces utilizó esa oportunidad para entrar en el edificio y detonar el explosivo".

El primer ministro israelí, Ariel Sharon, habló el martes de la posibilidad de que el ejército abandone en el futuro la Franja de Gaza, donde viven más de 8.000 colonos junto con más de un millón de palestinos. (Reuters).