Al año Destruyen Aduanas 9 mil mdp en Mercancía

 

ISAIAS COLUNGA, especial para UN

 

MATAMOROS, 15 de enero.– Mientras que en México más de 50 millones de personas lindan en los márgenes de la pobreza y pobreza extrema, autoridades aduanales, dependientes de la Secretaría de Hacienda, destruyen anualmente artículos decomisados como aparatos eléctricos, computadoras, electrodomésticos, telas nuevas, juguetes, ropa usada, calzado y alimentos, con valor cercano a los 9 mil millones de pesos.

Peor aún, en patios y almacenes   fiscales de las 19 aduanas de la frontera norte del país, existen aproximadamente 14 mil vehículos con un costo conservador por unidad de tres mil dólares que significaría 42 millones de dólares, pero que tienen como destino convertirse en chatarra para la fundición.

Así, de manera irremediable, esa mercancía inc Mtada en los cruces internacionales no tiene otro destino que la destrucción. Comercializarla en el mercado nacional impactaría a la industria nacional, pero que dándole otro uso, otro destino, en mucho servirían para paliar las necesidades de la población de escasos recursos.

Tras de inaugurar aquí el sistema de revisión de camiones de carga mediante moderna tecnología de rayos gamma, con un costo de medio millón de dólares, José Guzmán Montalvo, coordinador general de Aduanas de la SHyCP, remarcó, sin embargo, el destino de la mayor parte de esa mercancía no es otro que su destrucción.

Aclaró que únicamente en perecederos como carnes, embutidos, vegetales o refrescos se donan a instituciones de asistencia social tales como DIF, guarderías del sector público o instituciones de asistencia y apoyo social como los clubes de servicio.

Respecto del número y monto por concepto de otras mercancías que igualmente se supone son destruidas, no proporcionó cifras; sin embargo, en el nivel local de la Aduana de Matamoros, considerada la tercera en importancia en la frontera norte, su administrador, Miguel Rodríguez Armendáriz estima tienen almacenadas 20 toneladas de ropa usada; nueve toneladas de telas nuevas; seis mil pares de calzado; 250 juguetes y mil 300 vehículos, todo con un costo promedio conservador de cinco millones de dólares, sin contar otros artículos cuyo monto no estaba estimado en el momento.

Interrogado sobre el por qué no se da un destino social a la mayoría de los artículos decomisados, habiendo millones de personas indígenas, campesinos y otros estratos con múltiples carencias, así como administraciones municipales que requieren de ambulanenas, camiones de carga, camionetas y maquinaria para la construcción, mientras en aduanas se pudren, se deterioran y en el mejor de los casos de vuelven chatarra, explicó que hacerlo significaría un lastre para la industria automotriz, del vestido, zapatera, juguetera y electrónica que perdería un mercado y frenaría su crecimiento y todo lo que ello conlleva.

Precisó que solamente en casos de desastre o de peticiones expresas de gobiernos municipales, estatales o de instituciones de asistencia y, previa autorización de la Oficina de Bines de la SHCP, se procede a entregar, lo cual en el caso de las dos últimas administraciones municipales de Matamoros que han solicitado donación de vehículos y computadoras, no se les donaron, según informó el secretario del Ayuntamiento, Ricardo Espinoza Valerio en cuyo periodo de gobierno han hecho la petición dos veces, siendo la última el pasado 23 de diciembre del 2003.

El administrador local de Aduanas, Miguel Rodríguez Armendáriz, explicó que muchas ocasiones quien hace las peticiones desconoce los procedimientos y por tanto no se les puede donar, no así cuando se cumple con todos los requisitos como ha sido el caso de los gobiernos de Zacatecas, Querétaro, San Luis Potosí y Veracruz.

Ambos funcionarios, coincidieron en que de dos años a la fecha, los embargos por contrabando se han incrementado en un 500 por ciento, lo que ha significado fortalecimiento de la industria y comercio nacional y consecuentemente de las fuentes de empleo, así como de recaudación por concepto de multas.

 

DIPUTADOS EN DESACUERDO

 

Por su parte, el diputado Juan Antonio Guajardo Anzaldúa, presidente de la Comisión de Población, Fronteras y Asuntos Migratorios de la Cámara de Diputados, entrevistado al respecto, manifestó su desacuerdo con el hecho de que miles de millones de pesos se vayan a la basura por la política antisocial de la Secretaría de Hacienda que prefiere se deterioren las mercancías decomisadas en lugar de solidarizarse con los millones de mexicanos que viven en condiciones precarias y a quienes mucho bien les haría la donación de todo lo que se decomise antes de que se pudra, destruya o se lo roben.

Informó a ULTIMAS NOTICIAS que en el curso de la semana solicitará al Director General de Aduanas un informe pormenorizado de los bienes existentes en las 48 aduanas del país para que en base a ello estudiar mecanismos de asignación de dichos bienes, toda vez que consideró «injusto que en un país de pobres haya bienes que repartir pero que no se hace por que criterios personales así lo deciden».

Asimismo, informó que de ser los criterios personales de los funcionarios de Hacienda los que han determinado que hasta la fecha los bienes incautados se deterioren o pudran en los patios fiscales, se estudiará la posibilidad de que por mandato de ley todos los bienes que se decomisen en aduanas tengan un fin social y solidario tanto con la sociedad civil como con las administraciones de gobierno que soliciten algún bien.

Subrayó Guajardo Anzaldúa que todos los miembros de la Comisión de Asuntos Fronterizos se allegarán toda la información relacionada con la operación aduanera para normar criterio y en el próximo periodo de sesiones llevar el asunto al pleno para su amplia discusión y hacer las modificaciones pertinentes al marco legal que permita correcto uso de toda la mercancía que se decomise en aduanas, «porque siendo un país de pobres, no podemos darnos el lujo de desechar artículos de tanta utilidad».