Estalla el Agro en Demanda de Justicia, Advierte el CAP

 

LUIS NAVARRO

 

La represión que vive el municipio de Tlalnepantla, en el estado de Morelos, no es exclusiva de este poblado, representa la situación del medio rural mexicano, que cansado de la explotación y corrupción de sus autoridades, exige justicia, expresó hoy el coordinador del Congreso Agrario Permanente (CAP), José Durán Vera, tras referirse a los últimos acontecimientos suscitados en esa entidad, donde por órdenes del gobernador Sergio Estrada Cajigal, la policía reprimió con armas de fuego a la comunidad.

Acusó que en vez de encabezar el diálogo, la estrategia fue la intervención policiaca, por lo que el dirigente rural demandó juicio político en contra del mandatario estatal.

Luego de que el pasado 11 de enero el municipio indígena de Tlalnepantla se declarara autónomo, los ocho pueblos que lo integran nombraron un concejo municipal, como parte de sus usos y costumbres, ello, tras desconocer el fraude electoral que aseguran ocurrió en los pasados comicios.

La exigencia y posterior decisión de los pobladores nunca fue atendida por el gobernador, quien en un acto de soberbia envió como respuesta a poco más de mil granaderos que reprimieron brutalmente a los inconformes, a los que Estrada Cajigal calificó incluso de subversivos.

La postura del CAP es de repudio a este tipo de actitudes del gobernador, pues incluso cuatro fracciones parlamentarias del Congreso local le habían pedido con anterioridad que desapareciera los poderes en dicho municipio, como parte del derecho que le otorga la Constitución, a fin de evitar conflictos como el acontecido.

A su vez, el dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, Alvaro López Ríos, calificó al gobernador de criminal y de no sostener su propia palabra, por lo que se buscará la intervención del secretario de Gobernación, Santiago Creel, para evitar más derramamiento de sangre.

Dijo que el funcionario «destila» rencor, luego de que diversas comunidades, mediante la organización, han impedido inversiones millonarias en donde Estrada Cajigal tenía intereses personales, como el proyecto de club de Golf en Tepoztlán.

Los representantes rurales acusaron además que el gobernador se apoya en Agustín Montiel, actual jefe policiaco del estado, quien identificado como represor en los estados de Guerrero, Oaxaca y esta vez en Morelos, por lo que se demanda la sustitución de éste.