Argentina y Uruguay superan incidente diplomático

Buenos Aires, Argentina 19 Diciembre 2003 (Reuters) - Argentina dio por superado el viernes un entredicho con Uruguay, desatado por declaraciones de un asesor del presidente uruguayo, Jorge Batlle, que acusó al mandatario argentino, Néstor Kirchner, de ser "simpatizante de guerrillas."

El canciller argentino, Rafael Bielsa, dijo que se daba "por terminado el episodio" luego que Buenos Aires recibió explicaciones de Montevideo sobre las declaraciones del asesor Carlos Ramela.

Sin embargo, Kirchner mantuvo su rechazo a la designación de Juan Craigdallie, un oficial acusado de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura que gobernó Uruguay (1973-1985), como agregado naval en la embajada uruguaya en Buenos Aires y delegado ante una entidad militar del Mercosur.

El gobierno uruguayo, aunque sin mencionar a Ramela, dijo en un comunicado que "las expresiones efectuadas recientemente por ciudadanos que no revisten la calidad de representantes del Estado, fueron efectuadas en el libre ejercicio de opinión."

Bielsa dijo luego a la prensa que "en función del comunicado de la Cancillería uruguaya por lo que respecta al episodio de las expresiones agraviantes de Ramela, en razón de que no representan el pensamiento del gobierno uruguayo y de que Ramela no es funcionario público, damos por terminado el episodio."

El entredicho surgió luego de que Ramela, asesor de Batlle, reaccionara por la simpatía mostrada por Kirchner y el mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, hacia la oposición izquierdista uruguaya durante la cumbre semestral de la unión aduanera Mercosur realizada esta semana en Montevideo.

En la mañana del viernes, el ministro del Interior de Argentina, Aníbal Fernández, había insinuado que Batlle debería destituir a Ramela por las declaraciones agraviantes sobre Kirchner, pero más tarde, Kirchner moderó las críticas.

"Es un desatino de un representante. (...). Yo no tengo la culpa de que haya un enfrentamiento entre el gobierno central que es de un signo y el gobierno (de la ciudad) que es de otro signo," agregó.

La capital uruguaya es gobernada por la izquierda, mientras Batlle pertenece al Partido Colorado, una de las dos corrientes políticas históricas de Uruguay, junto al Partido Nacional (Blanco).

Kirchner y Lula, al igual que el mandatario chileno, Ricardo Lagos, se reunieron con el líder opositor izquierdista Tabaré Vázquez, a quien analistas asignan grandes posibilidades de ganar las elecciones presidenciales uruguayas del 2004.

Kirchner manifestó en numerosas ocasiones su preferencia por Vázquez. Batlle había apoyado a Carlos Menem en las elecciones presidenciales argentinas de este año, de las que surgió como presidente Kirchner, acérrimo enemigo del ex mandatario dentro del Partido Justicialista (peronista).

"Algunos gobernantes, sobre todo de Argentina, no terminan de comprender que están ejerciendo la primera magistratura," dijo Ramela el jueves a periodistas en Uruguay en las declaraciones que provocaron el episodio diplomático.

"No están dirigiendo un club político ni un partido político, ni siquiera tampoco actuando como agitadores o como simpatizantes de guerrillas como fueron en el pasado, sino que están hoy cumpliendo una tarea institucional importante y que deben comportarse y actuar de esa manera," agregó.

DESAPARECIDOS

Al entredicho se sumó el reclamo argentino del jueves para que Uruguay deje sin efecto la designación del capitán de navío Craigdallie por supuestas violaciones a los derechos humanos durante la dictadura uruguaya.

"Yo espero que la cancillería uruguaya proceda como corresponde y que no nos manden el torturador que nos quieren mandar porque es una falta de respeto para todos los argentinos," afirmó Kirchner luego de negar que tenga previsto retirar al embajador en ese país como protesta.

Argentina y Uruguay atravesaron en los últimos años varios momentos de tensión. Batlle dijo el año pasado que los argentinos eran "una manga de ladrones, desde el primero hasta el último," en declaraciones a un periodista que supuestamente no eran para difundir.

También existe un conflicto por el reclamo de Argentina a Uruguay para que busque los restos de la nuera del poeta argentino Juan Gelman, desaparecida durante la dictadura de ese país, y encuentre a los responsables. (Con la colaboración de Patricia Avila en Montevideo).