Plan de Sharon despierta andanada de críticas

Jerusalén, 19 Diciembre 2003. (Reuters) - El primer ministro Ariel Sharon despertó fuertes críticas el viernes en Israel y el exterior, luego que advirtió que separaría en forma unilateral a israelíes y palestinos si fracasan las conversaciones de paz entre ambas partes.

El plan negaría a los palestinos tierras que desean para un estado y los mantendría detrás de una polémica barrera a través de Cisjordania, pero también incluye alejar a los colonos judíos de los centros de población palestinos para acordar las líneas de seguridad.

El moderado primer ministro palestino, Ahmed Qurei, dijo el jueves que estaba desilusionado con la "amenaza" de Sharon y urgió a negociar. Un encuentro entre los dos ha estado en los planes durante semanas.

La Casa Blanca también criticó el plan de Sharon y manifestó su preocupación acerca de que medidas unilaterales vayan en contra del plan de paz conocido como "hoja de ruta," que establece la creación de un estado palestino para 2005.

Un funcionario estadounidense ofreció una evaluación más optimista del discurso de Sharon, diciendo que reafirmaba el compromiso con la hoja de ruta. Un funcionario israelí dijo que Sharon podría visitar Washington para presentar el proyecto, aunque aún no hay una fecha definida.

El jefe de política exterior de la Unión Europea, Javier Solana, advirtió el viernes a Israel sobre el riesgo de imponer su proyecto de manera unilateral, lo que, según consideró, no ayudaría al avance del proceso de paz.

Sharon no dio un calendario preciso para los movimiento de separación, pero advirtió que los palestinos deben "eliminar (pronto) a los grupos terroristas" si no desean que Israel imponga una solución y terminen con menos tierras de las que obtendrían negociando.

La no definición de un calendario por parte de Sharon dejó al panorama político israelí sin demasiados cambios y a muchos israelíes escépticos frente al contenido del discurso.

"El (...) sonó serio y aún así, si uno mira a eso directamente, no obtuvo nada," escribió Sima Kadmon en el periódico Yediot Ahronoth, el de mayor circulación en Israel

El líder de la oposición israelí, Shimon Peres, criticó el plan de Sharon, sugiriendo que ha hecho imposible la llamada "hoja de ruta," un plan de paz ideado por las Naciones Unidas, la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia. En el otro extremo del espectro político, los colonos dijeron que se negarían a evacuar los asentamientos.

"Desarraigarnos o expulsarnos de aquí no traerá la paz (...). Permaneceremos aquí hasta el final. Punto," dijo Itai Harel, de 29 años, residente del asentamiento Migron de casas móviles, ubicado en Cisjordania.

Las facciones islámicas empeñadas en la destrucción de Israel, que lideran una campaña de ataques suicidas, dijeron que no vieron nada nuevo en el discurso de Sharon ni una sugerencia de que conduzca a la paz.

Sharon dijo que en cualquier caso se acelerarán las obras de la inmensa barrera que Israel está construyendo a través de Cisjordania y dice que es necesaria para impedir el acceso de atacantes suicidas. Los palestinos consideran la cerca de concreto, alambre y fosos como un intento de anexar tierras que les pertenecen.

El Tribunal Internacional de Justicia, con sede en La Haya, también conocido como el Tribunal Mundial, dijo el viernes que mantendría audiencias en febrero sobre las consecuencias legales de la construcción de la controvertida barrera.

A principios de este mes, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución impulsada por los palestinos para consultar a la justicia si Israel estaba obligado a derribar la cerca.