EEUU se reserva derecho anular vuelos sin cree que no son seguros

Bruselas, 16 ene.- El vicesecretario estadounidense de Fronteras y Seguridad en el Transporte, Asa Hutchinson, aseguró hoy, viernes, que su país se reserva del derecho de no autorizar un vuelo si considera que existen fallos en su seguridad.

Hutchinson se reunió en Bruselas con los directores de aviación civil de los países de la Unión Europea y los futuros miembros, para discutir la conveniencia de incluir policías armados en los aviones para garantizar su seguridad, posibilidad acogida con reticencias en la Unión.

El representante estadounidense indicó, en una rueda de prensa, que para su país la presencia de agentes armados en los vuelos "proporciona un alto nivel de seguridad".

Estados Unidos decidió el pasado 30 de diciembre exigir a las aerolíneas internacionales que, cuantas veces sea necesario, coloquen agentes armados en ciertos vuelos desde y hacia el país para evitar acciones terroristas.

La directiva de seguridad estadounidense no obliga a una compañía a incluir policías armados en sus aparatos ni a un país a desarrollar un programa de este tipo de personal, aseguró.

Además, dijo que la política de su país no es rechazar un vuelo considerado peligroso sólo porque no haya un policía, pues se analizan el conjunto de medida de seguridad adoptadas.

Sin embargo, indicó que "si consideramos que existe un fallo de seguridad (en un vuelo) entonces nos reservamos el derecho de no autorizarlo".

Hizo hincapié en que esta medida de seguridad no afecta a todos los vuelos, sólo a aquellos sobre los que existen sospechas de amenazas, que están basadas en la informaciones de los servicios secretos.

En estos casos, aseguró que la idea es trabajar con el país de origen del vuelo para establecer cuál debe ser la respuesta de seguridad que se tiene que adoptar y agregó que no sólo se trata de policías.

Hutchinson indicó que por el momento la presencia de agentes armados en vuelos es una excepción, pero el tiempo dirá si esa tendencia cambia y agregó que este exigencia de formulará "de forma selectiva e infrecuente".

En cuanto a la reunión dijo que "ha sido muy positiva" y se desarrolló con "espíritu de cooperación".

Por su parte, los responsables europeos manifestaron que están dispuestos a colaborar para aumentar la seguridad aérea, pero advirtieron de que no aceptarán ninguna medida impuesta unilateralmente.

En este sentido, Hutchinson aseguró que la actitud estadounidense ha sido "malinterpretada" y agregó que "no queremos trabajar de forma unilateral sino en el escenario internacional y bilateral.

Hutchinson dijo que el objetivo es estrechar la cooperación internacional para elevar los sistemas y protocolos que permitan hacer frente mejor a las amenazas a la seguridad de los aviones.

En el pasado existían una determinadas amenazas que requerían unos estándares ya en marcha, dijo Hutchinson, pero advirtió que tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 "nos encontramos en un nuevo escenario" en el que para determinados vuelos la información disponible justifica aumentar las medidas.

En cuanto a la reciente anulación de vuelos europeos con destino a Estados Unidos por sospechas de presencia de posibles terroristas, dijo que "nuestro objetivo es que los vuelos no se queden en tierra" y para ello se puede trabajar de diferentes maneras con los países afectados, pero teniendo en cuenta que "lo primero es la seguridad de los pasajeros de un avión que despega".

El responsable estadounidense advirtió de que "ninguna medida de seguridad es suficiente, siempre puede haber fallos en el sistema" y consideró que no se pude confiar sólo en sistemas como los escáner. EFE

cr/va

MUN EXG FCE ICX
POL:POLITICA,EXTERIOR ECO:ECONOMIA,SECTORES-EMPRESAS,TRANSPORTES