Dominio Público
 
+ Postores Para el IPN
+ Correa, Lejos de Fox
 
Fausto Fernández Ponte
 
   Lo que le sobra al "Poli" son postores. Por lo menos ocho
personas aspiran a suceder al director general Miguel Angel
Correa Jasso. Este, inclusive, aspira a repetir.
 
   El Presidente Vicente Fox deberá designar director general
del Instituto Politécnico Nacional a más tardar el 30 de
noviembre. El nuevo director asumiría el 12 de diciembre.
    
   Los postores se han dado a la desgastante tarea de
acarrear agua para sus molinos respectivos. Todos cabildean.
Buscan apoyos. Padrinazgos. Por todos los intersticios.
    
   Así, se cabildea activamente ante Fox. Por las vías de
Marta Sahagún y Alfonso Durazo o, como le dicen a este
algunos de sus cofrades, "Super D" o "El Vicepreciso
II".
    
   César Leal y Octavio Paredes --quien colaboró con Vicente
Fox en Guanajuato-- cabildean ante el Presidente. Sabríase
que esas gestiones son intensas aunque civilizadas.
    
   Leal, asesor de Los Pinos, es protegido de Sahagún. Por
ello, a extramuros del poder se le registra como el favorito.
Le llevaría ventaja a Paredes, a quien Fox no ha recibido.
    
   Otro que no ha podido ver a Fox --le ha sido imposible
superar la formidablle barrera de Sahagún y Super D-- es
Correa Jasso. El Presidente ni siquiera ha preguntado por él.
    
   Más no es sólo Fox quien ignora a Correa Jasso. También
Reyes Tamez, secretario del Presidente en Educación Pública.
Tamez parecería tener sus propios candidatos "A",
"B" y "C".
    
   Ignórase si Tamez tiene realmente candidatos. Pero lo que
no se ignora es que cabildean ante él Marco Polo Bernal,
Enrique Villa y Carlos León Hinojosa.
    
   Bernal es subsecretario de Seguridad Pública. Villa es el
secretario académico del IPN. Y León es subsecretario de
Educación Pública en el gobierno del estado de México.
    
   A Correa Jasso tampoco le ha querido recibir el secretario
de Gobernación, Santiago Creel --o, como le dicen en el
Palacio de Cobián, "Cree él"--. No ha tenido tiempo.
    
   Y es que a Correa Jasso se le considera un apestado.
Francisco Gil Díaz, el de Hacienda, tampoco le ha querido
recibir. Tampoco los senadores. Ni los diputados. ¿Motivos?
    
   A Correa Jasso se le señala por haber dividido a la
comunidad politécnica. Ha antagonizado. Se le acusa de
subejercicios presupuestales. Y de no rendir cuentas.
    
   Debido a ello, a Correa Jasso se le conceden pocas
posibilidades de repetir como director general, pese a sus
acusados empeños. Pero, por capricho, Fox podría ratificarlo.
    
   Ante Creel --también motejado zumbonamente "El Manganas"
por sus allegados-- cabildea Raúl González Apaolaza, ex
director del Metro en el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas.
    
   Usted se preguntará, caro leyente, si no hay aspirantes de
la propia comunidad politécnica a la dirección general. Sí
los hay. Pero no tienen mentores en el poder. Ni padrinos.
    
   Esos "politécnicos" son Luis Niño de Rivera, quien es
director de investigación del IPN, y Oswaldo Cortez Sandoval,
dirigente de los egresados.
    
   El criterio que prevalecería en el ánimo de Fox al
designar director general del IPN es el de que éste debe ser
egresado de la institución. Debe ser, pues, "burro".
    
   Otros criterios: el designado haber demostrado capacidad y
voluntad de conciliación y espíritu de unidad politécnica.
Fox tiene ante sí una caballada --o "burrada"-- variopinta.
   Léanos tam,bién en www.excelsiorinternet.com
   Y escríbanos a ffernandezp@terra.com.mx