Dominio Público
 
+ La CIA en México
+ Gobernación y Cisen
 
Fausto Fernández Ponte
 
   El gobierno de México --que no el Presidente Vicente Fox, ya se sabe--
tiene ante sí una plétora de problemas abisales. No pocos de ellos  son políticos.
Soberanía. Ingobernabilidad.
 
   Acerca del asunto de la soberanía, sábese ya que el Centro de Investigaciones
y Seguridad Nacional (Cisen) es virtual extensión de la Agencia Central
de Inteligencia (CIA).
 
   Sin embargo, el Cisen no podría actuar por sí solo. Y, de hecho, no actúa 
de motu proprio como sucursal de la CIA, sino con el "visto bueno" del Presidente
Fox y Santiago Creel.
 
   Creel es, por su carácter de secretario de despacho de Gobernación del 
Poder Ejecutivo Federal, el jefe nominal --formal, pues-- del Cisen.
 
   Pero no obstante ser, por ministerio del organigrama burocrático, el
jefe del Cisen, este parece ignorar tal factualidad. Responde a otras
vertientes de intereses.
 
   Una vertiente es la que emana de la oficina del superscretario de Fox,
Alfonso Durazo. Pero en última instancia, el Cisen sólo atiende a Durazo
por cortesía.
 
   La otra vertiente es la de la estación de la CIA en México. Susse ocultan,
mimetizados, bajo guisa diplomática, en la fortificación que es la embajada
de EU aquí.
 
   El jefe de estación de la CIA en nuestro país --nos abstenemos de publicar
su nombre por su propia  seguridad-- tiene inclusive un "liason" (enlace)
con el Cisen.
 
   Sin embargo, la CIA mantiene también otra "liason" con la oficina de
Creel y con tres subsecretarios. Estos fueron legisladores por el Partido
(de) Acción Nacional.
 
   Y alparecer, los tres sentirían que están viviendo la gran aventura de
sus vidas al tener estas relaciones tan estrechas tan carnales con la
CIA.
 
Como en una película de espionsaje.
 
   Quizá sientan que llevan una doble vida. Por un lado, son funcionarios
públicos, al servicio oficial del gobierno de México. Y por otro, al
servicio de una causa secreta.
 
   Sospecharíase que esos subsecretarios y, desde luego, sus respectivos
enlaces con el "liason" de la CIA, recibirían algunos gajes por parte de
los agentes de EU.
 
   Y de igual estilo sospecharíase que algunos funcionarios del Cisen y
Gobernación podrían recibir estímulos por sus invaluables servicios a la
gran causa estadunidense.
 
   Tocante a los enlaces de la CIA con el Cisen y Gobernación, aquellos
actúan de tal manera que parecen ser quienes mandan en estas instancias.
Sugieren. Presionan.
 
   La CIA tiene, desde luego, enlaces con otras instancias gubernamentales,
incluyendo algunas secretarías de despacho del Poder Ejecutivo Federal.
También sugieren. Y presionan.
 
   Pero es en el Cisen y el Gobernación en donde la influencia de la CIA
es visible y, por ello mismo, notoriamente obvia. Hay vínculos intrínsecos.
Profundos.
 
   Así es. Parece que tanto el Cisen como Gobernación son instancias del
gobierno de EU y no del de México. Ello ha creado tensiones internas,
particularmente en Gobernación.
 
   Sospecharíase, inclusive, que algunos funcionarios de muy alta jerarquía
recibirían cierto tipo de estipendios en dólares en reconocimiento a sus
servicios.
 
   La importancia de esta relación tan íntima entre la CIA y Gobernación,
si bien es conocida desde el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz, no había
aflorado con fuerza sino hasta ahora.
 
   Señálese, caro leyente, que desde ese entonces el secretario del despacho
de Gobernación, a la sazon Luis Echeverría Alvarez, era colaborador
recóndito de la CIA.
 
   Phillip Agee, ex agente de la CIA que escribió en 1970 un libro en forma
de diario, descorrió el velo de la identidad de Echeverría.
"Litempo", era el nombre codificado de LEA.
 
   La existencia de esa particularmnente entrañable relación entre Gobernación
y la CIA resurgió por estos días a propósito de la cínica injerencia de
EU en nuestros asuntos.
 
   Esto nos lleva al problema político que tiene ante sí el gobierno de
México y cuyo eje pivotal es la soberanía nacional. EU ha ocupado
Nuestros aeropuertos comerciales.
 
   A ese problema súmase otro, el de la ingobernabilidad. Este problema
se emblematiza en las operaciones paramilitares --tal es el término
apropiado-- de los cárteles de la droga.
 
   En la más reciente de esas operaciones, realizada hace días en Michoacán,
un comando paramilitar liberó a varios secuaces de un cártel. Ello nos habla
de una ominosa realidad.
 
   Y esa realidad es la de que los cárteles actúan impunemente, a la luz
del día y, presumiblemente, con apoyo de ciertas instancias del propio gobierno
que preside Fox.
 
   Léanos también en www.excelsiorinternet.com

   Y escríbanos a ffernandezp@terra.com.mx