LINEA PRIVADA


* ¿Realmente inicia 2004 mejor?
* La inflación viene más ruda
* ¿Farsa migratoria de G. Bush?
JAIME CONTRERAS SALCEDO


PERFILES.- Algunos analistas ya corrieron a divulgar lo que para ellos
significa el inicio de un año con mucho mejores expectativas que el 2003.
Viéndolo en frío, pudieran tener razón, a partir de los siguientes elementos
que ya se están dando en los mercados locales: bajan las tasas de interés, el
tipo de cambio se muestra estable y el peso se recupera fatigosamente,
mientras que la bolsa registra todos los días su máximo nivel histórico, en
este momento superior a las nueve mil unidades.


Pero, veámoslo con calma, el caso de los precios se cuece aparte. Los salarios
mínimos, como se sabe, se situaron en la marca de los 45 pesos diarios, pero
al mismo tiempo ya les había ganado la partida la inflación. En los 15 últimos
días del mes pasado, por ejemplo y acorde con esos mismos especialistas, la
variación alcista de los precios al consumidor rondaría fácilmente el 0.77 por
ciento. Más allá de los criterios de estacionalidad, el repunte se viene más o
menos fuerte. La incertidumbre fiscal habría generado en gran parte esto,
apuntan los entrevistados.


Lo anterior significa que antes del ajuste en los sueldos base, la inflación
ya iba muy por delante. Y esto obedeció a la serie de especulaciones que se
vinieron dando en torno al IVA, al fallido impuesto al cigarrillo, así como el
previsible incremento en las tarifas de los bienes y servicios públicos, las
cuales ya se hicieron realidad a partir del uno de enero pasado.


En efecto, las gasolinas registraron un alza de seis por ciento promedio; el
gas LP también se disparó 13 por ciento y los peajes de las carreteras se
movieron en similar proporción. Como dicen los comerciantes que todo se mueve
en cuatro ruedas en este país, ya habrían repercutido en sus propias tarifas
todo lo anterior. Esto sorprendió hasta a los mismísimos Reyes, como bien lo
sabemos.


El caso es que esos consultores andan pregonando que en el reciente ejercicio
nos va a ir requete bien. La economía en su conjunto repuntaría arriba del 2.5
por ciento del PIB (optimistas como los expertos de Bital pregonan que, en una
de esas, y hasta 3.5 por ciento) y si bien no se generarían ni los productos,
servicios o plazas que México requiere, el gran consuelo de estas voces es que
será el mejor año del foxismo, tomando en cuenta los saldos adversos que se
han observado entre el 2000 y el 2003.


Ahora bien, convendría reflexionar en torno a los eventuales cambios que se
propondrán en la primera sesión ordinaria del Congreso de la Unión, o tal vez
en una extraordinaria derivada de la anticipadamente controvertida Convención
Nacional Hacendaria, prevista para los primeros días de febrero entrante. El
secretario de Hacienda ya adelantó los planes foxistas en este campo. De ser
el caso, habría que pensar en las consecuencias medidas en puntos sobre la
inflación.


Otros detalles no pueden pasar inadvertidos. En estricto sentido nos referimos
a los salarios contractuales y su fijación, cuyas mayores repercusiones se
observan en el primer trimestre del año que corre. Anexo a lo anterior está,
por ejemplo, el endurecimiento de la política antimigratoria de Estados Unidos
-apesar del último anuncio de Bush- que sin duda inhibirá el traslado de
mexicanos hacia la Unión Americana, lo que acarreará fuertes presiones
sociales internas.


A manera de apéndice -y no por ello menos importante- se encuentra el relegado
campo, la disminución presupuestaria en diversos rubros y el nunca controlado
crecimiento de la economía informal. Para que vean cómo viene de optimista
este país a lo largo de la cuesta de enero. Que ya se calcula, por cierto,
duraría por lo menos 180 días.


EN CORTO.- Un consultor independiente nos señalaba hace unas horas que más
allá de los dislates retóricos del Ejecutivo, éste no puede estar jugando con
las cifras que, al final del camino, le aprobara el Congreso... En materia
presupuestaria nos referimos ahora... Lo que tiene que hacer Fox y el resto de
su gabinetazo es generar un clima que dé certidumbre a los negocios... Y ya no
estar quejándose de lo que no pudo concertar en su momento... O a lo mejor le
va peor... En la extraordinaria Cumbre de la Américas que tendrá lugar la
semana entrante en Monterrey, los principales temas tienen que ver con el
comercio, los servicios, la educación, el medio ambiente... Y el presunto
ataque a la pobreza... Ni más ni menos... Nada que ver con la migración, la
seguridad enfermiza de los americanos, ni con el rampante y creciente
narcotráfico... La última novedad es que el Servicio de Adminsitración
Tributaria lanza un programa de condonación de intereses, hasta el 100 por
ciento, en beneficio de aquellos causantes que le adeuden al fisco hasta el 31
de diciembre del 2002... Pero habrá que ver en detalle el citado plan, o al
menos la letra chuiquita, porque no apoya a todos los causantes... Aquellos
contribuyentes que cuyos procesos ya estén causando ejecutoria, a partir de
demandas por parte de la autoridad fiscal, no serán incluidos, por ejemplo...
Como definiera un consultor... El asunto del plan Bush para "apoyar"" a los
migrantes pudiera ser sólo una llamarada de petate... Con fines
inconfesables... O electorales, para que lo situemos todos en su exacta
dimensión... Hay mucha discrecionalidad en el asunto... Y criterios poco
claros que no convencen a nadie... Esta columna quiere que sus pronósticos
(los de usted) vayan a la alza... Y ya no haya especulaciones de corto
plazo... Su correo electrónico es jacs95@hotmail.com... Mañana nos vemos en
este espacio, pero en LINEA PRIVADA.