balazo

Hoy no Hubo Porras Para AMLO

Parte fundamental del éxito de la época de oro del cine mexicano fueron las

salas cinematográficas, que tuvieron un importante auge en los años 60, las

cuales hoy se hallan en total olvido. Por sus pantallas desfilaron reconocidos

artistas mexicanos y extranjeros, que con su gracia y buena actuación

entretenían a los capitalinos. Se trata de alrededor de 150 cines los que

desde hace poco más de una década dejaron de funcionar y que hoy están

derruidos o transformados en centros comerciales, templos o circos.

 

cabeza 24 pts.

Trifulca por Recortes a Gastos en Delegaciones

 

ADRIAN FIGUEROA

 

Al alba, no hubo las porras cotidianas para Andrés Manuel López Obrador, sino

golpes, amenazas, mentadas de madre, gases lacrimógenos, con resultado de dos

lesionados por la trifulca que se armó debido a la protesta de panistaque

exigían al jefe de Gobierno eliminar los recortes presupuestarios. Al final,

hubo una verdad: los recursos públicos parece que sólo sirven para subsidiar

los pleitos partidistas.

Eran la 5 am, cuando el subsecretario de Gobierno, Alejandro Encinas, daba

órdenes a grupos perredistas y burócratas pertenecientes a la dependencia de

Concertación Política, para formar ``escudos humanos" y frenar el intento del

jefe delegacional en Miguel Hidalgo, Arne aus den Ruthen Haag y sus

``huestes', de penetrar a la sede del gobierno capitalino y hablar con López Obrador.

Casi 15 minutos antes de la 6 am, llegaron los contingentes panistas, a los

que se sumarem también los de Azcapotzalco, e iniciaron su ``cacerolazo".

Arne, custodiado por sus guardias y perdido entre sus 800 simpatizantes,

esperaba el momento de entrar. El jefe delegacional haría tres intentos.

De los tres, ninguno fructificó. Lo que sí hubo fueron pleitos, empellones,

mentadas y gritos. Los panistas lanzaban consignas: ``López Obrador, no te

lleves la lana', ``Dinero a los pobres, no a los segundos pisos". El calor

subía y retaban al jefe de gobierno, que aún no llegaba, a salir y dar la

cara.

En el otro frente, perredistas y funcionarios -que generalmente entran a

trabajar a las 9 am- formaban una valla impenetrable de 200 personas. Nunca

dejaron pasar a Arne, mientras sus gritos trataban de enmudecer a sus

adversarios ``Pinche Pirruris, vete', ``Fuera retrógrados" y ``No pueden, no

pudieron".

Pero eso sólo fue el comienzo. De las palabras a los golpes se fueron: en

cuatro ocasiones hubo peleas; tres emisiones de gases lacrimógenos -que ambos

bandos denunciaron- y golpizas a dos miembros panistas. Una de ellas, Socorro

López Díaz, jefa de la Unidad de Licencias y Espectáculos en Miguel Hidalgo, y

Jorge Triaño, candidato a jefe delegacional en la misma demarcación, y a quien además de los golpes, le fueron apagados varios cigarros en la cara.

Adentro, en la sala de prensa Francisco Zarco, López Obrador dijo: ``Esto es

normal en la etapa que estamos viviendo, es la normalidad democrática. El

(Arne) está en su derecho de manifestarse". Reiteró que la reducción de los

presupuestos se debió a un error en la ALDF y aseveró: ``No habrá oferta ni

negociación".

Por su lado, Arne advirtió que las protestas continuarán hasta que se inicie

una negociación y volvió a manifestar su rechazo al recorte de 107 millones de

pesos a su administración.

Luego llegó la jefa delegacional en Azcapotzalco, Margarita Saldaña, y afirmó

que ella estaba ahí porque había oído las noticias en la radio. ``No convocaré

a manifestaciones, quiero agotar el diálogo, y se unió a Arne para intentar

hablar con López Obrador".

En este punto, el líder panista capitalino, José Luis Luege, anunció que

pedirá a los jefes delegacionales del blanquiazul a realizar una ``resistencia

civil" para que López Obrador dé marcha atrás a los recortes.

Ya cerca de las siete de la mañana, Arne dio la orden de retiro. Sus

simpatizantes -entre trabajadores, ``niñas bonitas" y dos diputados, Iván

Manjarrez y José Luis Toscano- subieron a los vehículos oficiales de la

delegación, a las patrullas, a las grúas y autos particulares, entre rechiflas y golpes a los automotores.

Tras esto, Arne y Saldaña esperaron por la ``puerta chica" a que los dejaran

entrar a la sede de gobierno. pasaron más de una hora, y Leticia Ramírez, de

Convivencia Ciudadana, les informó que Alejandro Encinas los recibiría a la 5

pm. Arne dijo que sí pero en su delegación.

Luego, Encinas refirió que no están ``jugando a las visitas" y que se

investigará para deslindar responsabilidades sobre la violencia en el antiguo

palacio del ayuntamiento.