cabeza 22 pts.

El Ocaso de Estrellas

sumarios

<TS>Derruidos más de 150 Cines

<TS>El Videohome los Desplazó

<TS>Pilar de la Epoca de oro

Parte fundamental del éxito de la época de oro del cine mexicano fueron las

salas cinematográficas, que tuvieron un importante auge en los años 60, las

cuales hoy se hallan en total olvido. Por sus pantallas desfilaron reconocidos

artistas mexicanos y extranjeros, que con su gracia y buena actuación

entretenían a los capitalinos. Se trata de alrededor de 150 cines los que

desde hace poco más de una década dejaron de funcionar y que hoy están

derruidos o transformados en centros comerciales, templos o circos.

La modernidad, que trajo aparejada la llegada del videohome, acabó con cines

como el Latino, Sonora, Maya, Bella Epoca, París, Pecime, Futurama, entre

otros, que en su momento fueron punto de encuentro de generaciones que

lloraron y rieron con su artista favorito. Sus enormes salas, con cientos de butacas, desaparecieron para dar paso a ambiciosos proyectos que nada tienen

que ver con la cinematografía.

Tal es el caso del cine Sonora, ubicado a un costado del mercado del mismo

nombre, en la delegación Cuauhtémoc, y que desde hace varios años dejó de

funcionar dejando su lugar a un centro comercial de reconocida empresa. Esta

sala era muy visitada por gente de provincia que trabajaba en La Merced, al

igual que por comerciantes del rumbo.

Autoridades de la delegación Venustiano Carranza indicaron a ULTIMAS NOTICIAS

que en esta demarcación cuatro salas cinematográficas sucumbieron ante el

tiempo y la modernidad; en el que fuera el cine Francisco Villa hoy se puede

ver un circo, el Venustiano Carranza se fue a la quiebra, al igual que el

Cuauhtémoc; mientras el que se hallaba a un costado del aeropuerto, fue

acondicionado como centro comercial y, finalmente, el Piscis, ubicado en la

colonia Raúl Romero Rubio, hoy sirve como templo.

Mientras que los cines Bella Epoca, Futurama, Pecime y París, considerados

como auténticos ``templos cinematográficos" en la cliital, fueron adquiridos

hace un par de años por el gobierno del Distrito Federal, quien pretende

renovarlos y exhibir cintas mexicanas; sin embargo, dicha acción hasta el

momento se ha quedado en el aire, pues tales inmuebles siguen en el descuido

total.

Otra muestra de ello, es la sala Víctor Manuel Mendoza, mejor conocida como

cine Contreras, en la delegación Magdalena Contreras, que desde hace poco más

de ocho años es sede de la orquesta sinfónica de la demarcación.

Sin dejar de mencionar el cine Lindavista, por el rumbo de La Villa, que

dedicó muchos años al público infantil. Este inmueble, desde el año pasado,

pasó a ser oficialmente la casa de San Juan Diego.

Pero aún hay otros que se resisten a desaparecer, tal es el caso del cine

Teresa, sobre el Eje Lázaro Cárdenas, donde hasta hace un par de meses -y

después de muchos años- dejaron de exhibir películas pornográficas; hoy la

escasa gente que acude a esta enorme sala disfruta de las renombradas cintas

mexicanas.

En la actualidad los capitalinos ven con lástima en lo que se han convertido

estos viejos inmuebles que, a pesar de todo, son parte de las tradiciones de

los capitalinos y, que hoy, lamentablemente, están en el olvido total.

Cabe destacar que actualmente el DF cuenta con aproximadamente 50 salas

cinematográficas repartidas en las 16 delegaciones políticas, siendo la

Cuauhtémoc donde se concentra la mayoría.

En esta demarcación el cine Latino, en Reforma, y el Maya, en Eje Lázaro

Cárdenas, fueron fundamentales para la construcción de nuevas salas, ya que

aquí acudieron políticos, artistas, intelectuales y una infinidad de personas, que hicieron que los empresarios invirtieran en la construcción de salas de

primer nivel, formando así un emporio que les deja jugosas ganancias.