No Cederemos: Productores a Sagar

 

Afecta el Desempleo a 1.5 Millones

 

Por LUIS NAVARRO PEREZ

 

Sin ceder terreno a su postura de abrir el capítulo agropecuario del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), las organizaciones campesinas advirtieron al Gobierno Federal que no cederán un "ápice', tesis que le plantearán hoy al secretario de Economía, Fernando Canales Clariond, en el marco del Diálogo por una Política de Estado para el Campo, en la reunión que tendrá lugar en el Archivo General de la Nación.

Asimismo, expusieron que <nm>el desempleo en el agro mexicano afecta a 1.5 millones de personas, cuando se importan alimentospor un monto superior a los 78 mil millones de dólares y que representa el riesgo de un estallido social, producto del impacto del tratado trilateral en el rubro agropecuario, sentenció la CNC, quien acusa a "los abogados del TLC" de negarse a ver una realidad lacerante dentro de este sector productivo.

Si bien es cierto que existe un sector beneficiado -entre ellos los horticultores y fruticultores- los efectos generales del TLCAN han provocado la desocupación del campo y orillan a 5 millones de campesinos a migrar y malbaratar su fuerza de trabajo en la Unión Americana y sostener el desarrollo de una nación que no es la suya.

Las doce organizaciones campesinas que integran el movimiento El Campo No Aguanta Más aseguraron que no desistirán en su lucha, en virtud de contar con el respaldo de cientos de miles de campesinos, de organizaciones de pequeños agricultores de Estados Unidos y de Canadá, investigadores, académicos, especialistas, legisladores y gobernadores mexicanos, agrupaciones rurales naciales que no quitarán el dedo del renglón y buscarám replantear el acuerdo trilateral.

Previo a la reunión con el titular de Economía los representantes del Congreso Agrario Permanente (CAP), de El Barzón y del movimiento El Campo No Aguanta Más se acordó exponer el punto de vista campesino en el marco del respeto, no obstante reconocieron su imposibilidad asegurar que no se presente la rechifla de los trabajadores agrícolas contra Canales Calriond.

Sobre todo cuando el regimontano ha pronunciado en diversos foros su negativa a una revisión, argumentando "que México no debe perder lo más por lo menos', por lo que seguramente las manifestaciones de descontento serán parte de la instalación de la octava mesa de diálogo entre organizaciones rurales y Gobierno Federal.

El dirigente de la Central Campesina Cardenista, Max Correa Hernández puntualizó que los agricultores buscar respuestas a sus demandas de manera urgente y que la argumentación de que el TLCAN ha sido benéfico para México no responde a su realidad de 25 millones de mexicanos.

Por ello, agregó, los productores nacionales buscan que el Ejecutivo Federal, representado por Fernando Canales, cambie de estrategia y evite hacer un recuento de las bondades del acuerdo trilateral.

"Sería bueno escuchar del Gobierno Federal cual es su visión sobre los aspectos negativos del TLCAN, pues de ahí podría partir un punto de acurdo con las organizaciones campesinas para juntos encontrar soluciones a la grave crisis que padece el campo".

De esta manera la mesa `Comercio Interno, Externo y TLCAN' se espera sea una de los encuentros más ríspidos, sobre todo porque las diferentes organizaciones campesinas que hoy participan en el diálogo encontraron coincidencias en sus planteamiento partiendo de la premisa de modificar los términos del acuerdo comercial de México y sus socios comerciales de América del Norte.

Pese a que la demanda de las doce organizaciones que integran El Campo No Aguanta Más se ha flexibilizado a lo largo del tramo de negociaciones que comenzó desde diciembre pasado, la demanda de revisión continua firme.

En un inicio se exigió de manera tajante al Gobierno Federal encabezar una moratoria al apartado agropecuario por espacio de hasta cinco años, ello para preparara a los agricultores nacionales frente a los desequilibrios productivos y comerciales de las cadenas productivas con sus contrapartes norteamericanas.

La posición campesina ahora se centra en una recapitulación del TLCAN en materia agropecuaria que de fundamento a la competencia en circunstancias equitativas, esto es a través de la conservación de aranceles a la importación de productos alimentarios.

El vocero del movimiento, Víctor Suárez Carrera, recordó que las organizaciones campesinas mexicanas proponen un programa emergente 2003 para la salvación y revalorización del campo que tenga como objetivo el fomento a la producción agroalimentaria para el mercado interno, reducción de la dependencia alimentaria, eliminación del déficit comercial agropecuario, reconstrucción de las cadenas agroalimentaria sobre la base de la producción primaria nacional e inocuidad.

Asimismo proponen la creación de una comisión de Estado para la formulación de una comisión de Estado para establecer un programa estructural de largo plazo 2004-2020, aprobada por el Congreso de la Unión en el presente periodo de sesiones, con presupuesto propio.

Respecto al TLCAN, explicó el dirigente campesino, se pretende involucrar a todos los actores sociales y económicos del país para que se inicie una defensa de poco más de 25 millones de mexicanos que viven en condiciones de marginación.

Ello implica que el Congreso de la Unión expida un decreto mediante el cual instruya al Ejecutivo Federal para que inicie un proceso de renegociación del apartado agropecuario del TLCAN con los gobiernos de Estados Unidos y Canadá a partir de los mandatos de la Constitución y de la nueva Ley de Desarrollo Rural Sustentable.

A la octava mesa de diálogo se espera la presencia del gobernador de Colima, Fernando Moreno Peña, representantes del Congreso de la Unión, como los priístas, el senador Fidel Herrera Beltrán y el diputado Gustavo Carvajal Moreno.

A su vez, el presidente de la CNC, Heladio Ramírez López, señaló que las desgracias en el agro son evidentes al grado de que el propio Banco Mundial reconoce que la liberalización comercial ha tenido efectos decepcionantes en campo mexicano.

A la reunión con líderes cenecistas de toda la República, fijó lonposición de su organización sobre la demanda que plantearán este día al secretario de Economía, Fernando Canales Clariond, de contar con los suficientes argumentos para revisar el acuerdo comercial que se firmó con Estados Unidos y Canadá hace una década.

De acuerdo a cifras oficiales durante la aplicación del TLCAN, en México los precios de la canasta básica han aumentado en aproximadamente 250 por ciento, mientras que los precios al productor agropecuario se elevaron 185 por ciento, lo que representa un deterioro para los habitantes del medio rural, que tienen como única opción integrarse al ejercito de migrantes.

Por ello, en el marco del Diálogo por una Política del Campo para el Campo que se efectúa en el Archivo General de la Nación, entre representantes de agrupaciones campesinas y del Gobierno Federal, la Confederación Nacional Campesina reiteró la necesidad de someter a revisión el capítulo agropecuario del acuerdo trinacional.

Pese a reconocer que miles de agricultores han salido ganando con las reglas de un mercado libre, Ramírez López puntualizó que éstos son sólo los dedicados a la producción de tequila, cerveza, frutas y hortalizas, mientras que la inmensa mayoría, los dedicados a los cultivos básicos, se encuentran en la ruina debido a que las importaciones rebasan los 136.6 millones de toneladas anuales.

El dirigente campesino manifestó que aunado a lo anterior, el país ha resentido una pérdida fiscal de más de 2 mil 800 millones de dólares, y ello tomando en cuenta sólo las importaciones de maíz y frijol que durante los años de vigencia del acuerdo trilateral jamás pagaron el arancel establecido.

Criticó el argumento esgrimido por el Presidente Vicente Fox, en el sentido de que una revisión al TLCAN podría acarrear "perder lo más por lo menos" y calificó a esa postura como medrosa al no defender a los campesinos del país por temor a las posibles represalias de Washington.

Desde la óptica del presidente de la CNC el acuerdo se puede revisar empezando por los mecanismos de salvaguarda que prevé el propio Tratado y que ya se están utilizando sin problemas en otras ramas de la producción, además de buscar mecanismos como el establecimiento de una acuerdo paralelo para el campo como los que existen en materia ambiental y laboral.

Recordó que los canadienses eliminaron del TLCAN los temas relacionados con el medio ambiente y los estadunidenses el rubro laboral, por lo que México debería incidir ahora, y luego de ver los resultados del acuerdo, el tema agropecuario.

Al dar a conocer el documento rector para la mesa `Comercio Interno, Externo y TLCAN' que coordina la Secretaría de Economía como parte del diálogo, la CNC lamentó que los campesinos del país no reciban el respaldo del Estado, lo cual ha impedido la posibilidad de competencia con los agricultores de Estados Unidos y Canadá.

Y recalcó que mientras los abogados del TLCAN señalan que el superávit comercial con la Unión Americana en 2002 rebasó los 30 mil millones de dólares, no toman en cuenta que tal comportamiento incluye tanto el comercio de las maquiladoras como el sector petrolero, por lo que buena parte del dicho índice no refleja la realidad, sobre todo en el sector agrícola donde el déficit alcanza 14 mil 500 millones de dólares anuales y que representa 4.3 veces el presupuesto aprobado para el campo.