"A la Pepena" del Desperdicio

 

ü       Familias Enteras se Surten en la CEDA

ü       Sobreviven así 2 o 3 Días sin Empleo

 

Por DULCE MARIA LOPEZ

 

La falta de empleo obliga a familias de escasos recursos de zonas aledañas y sobre todo del Valle de Chalco vayan a "la pepena" de alimentos a la Central de Abasto de Iztapalapa, donde se surten de verduras, frutas, abarrotes, etcétera, que desechan los bodegueros y son arrojados a contenedores.

Familias completas se dan a la tarea de recoger estos desechos que para ellos son muy valiosos para sobrevivir durante 2 o 3 días o hasta una semana pues se encuentran en la miseria total por falta de oportunidades de empleo.

Una de tantas madres que abandonada por su marido y sin tener ningún trabajo, por la necesidad de alimentar a sus hijos acude a la Central para buscar en los contenedores algo que llevarles a sus hijos para comer, comentó que los gobiernos anteriores y el actual nunca se han preocupado por todas estas familias.

Flavio Martínez yuanmeecerril Villa, dos voluntarios de un anexo de Alcoholico Anónimos, se encontraban en uno de los contenedores recogiendo chayotes y mangos que llevaran para que sea el alimento de dos días por la falta de apoyo de las autoridades correspondientes, se tienen que ver en la necesidad de turnarse entre todos sus compañeros para llevar comida para todos los anexados.

Isabel Gutiérrez tiene 30 años de recoger alimentos que los bodegeros tiran, "así mantuve a mis 5 hijos; mi marido fue un desobligado, ayudante de albañil. Su raya muy poca, y con el gusto del trago usted me entiende, mis hijos tenían que comer. Inicié en La Merced y hoy mercncuentro en la pobreza total, cuando se dijo de que en este país habría un cambio, "nunca lo creí y no me equivoqué, no ha cambiado nada". El señor Fox y señora, que hoy les ha dado por acudir todos los domingos a misa a pedir "qué', si la pobreza sigue en aumento y no le preocupa su pueblo.

María, otra más que va a recoger alimentos, señala que después de varias horas de recopilar sus alimentos ella y su hermana, las dos son viudas y tienen varios hijos que mantener cuando se dirigen a sus hogares, dentro de la Central son sorprendidas por autoridades que les quitan lo poco o mucho que recogieron, "si todo está bueno se quedan con ellos y los demás lo tiran". No es justo, pedimos por su conducto que nos ayuden y nos protejan de esa gente mala que nos quita el pan de cada día".

Esperemos que el delegado tome cartas en el asunto, ya que mucha gente comenta que ya vienen las elecciones y van a necesitar de nuestro voto, subrayó.

Chayito, una abuelita de 78 años, con sus manos temblorosas, se acerca al contenedor donde tiraron un costal de papas; apenas si alcanza a recoger 5 papas, se voltea y dice que no puede meterse alinterior del contenedor como los demás, "pero tengo que llevar algo a mi casa para que coma mi viejito; pobre, está enfermo. Yo lo cuido, tenemos más de 60 años de casados, nuestros hijos ya se casaron, hicieron ya su vida, también son pobres y no nos pueden ayudar mucho, pero vendo elotes y vengo cada ocho días a recoger mandadito; le pido mucho a Dios que me siga dando fuerzas pa poder caminar".

Dentro de estas personas que se dedican a recolectar alimentos se encuentran niños que se dan a la tarea de buscar fruta que ahí mismo dentro de los contenedores la comen sin ninguna precaución de sus padres. De que sus hijos puedan pescar una infección intestinal.

¿Dónde están las asociaciones que se dedican a la protección de la niñez?

Nunca se paran por esos lugares tan deprimente, es una selva donde el más poderoso gana, ahí se encuentran cargadores, diableros, etcétera, donde se escucha a cada momento "A'i va el golpe"...