Los Partidos Seducen con la voz Pero no hay Avance: IP

 

Riesgo Real de Caer en Regresión: Espina

 

ü       Uno Ofrece y los Otros lo Impiden

ü       Prometen, mas no se Comprometen

ü       En el Foxgate, ir Hasta el Fondo

ü       Falta Discutir las Reformas: CEESP

ü       Incertidumbre por la Posible Guerra

 

Por JAIME CONTRERAS y SALVADOR MACIAS

Los partidos políticos seducen con la voz pero son poco capaces de comprometerse en los hechos. Por eso es que todos prometen pero no hay avances, porque lo que ofrece uno se convierte automáticamente en lo que los demás impedirán a cualquier costo, aseveró el presidente de la Coparmex, Jorge Espina, y advirtió que la transición en México "enfrenta hoy el riesgo real de caer en la regresión hacia prácticas que pensábamos estar muy cerca de superar".

En tanto que el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) consideró que al igual que la incertidumbre por la probable guerra entre EU e Irak, la falta de discusión de las reformas estructurales afecta las perspectivas de crecimiento para el país.

El dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana advirtió que la falta de acuerdos ha repercutido en menores empleos, así como en menor crecimiento económico, "toda vez que no ha habido algún avance en las reformas estructurales".

De haber existido un consenso entre las fuerzas políticas para encontrar las mejores reformas para el país, estaríamos creciendo hoy a un ritmo de entre cinco y seis por ciento y se podría generar hasta un millón de empleos anuales, subrayó.

Respecto al caso de los "Amigos de Fox', Jorge Espina dijo que se debe llegar hasta las últimas consecuencias, pero fue cauteloso al señalar que se debe esperar la resolución de los tribunales para emitir algún juicio en este sentido.

Asimismo aseguró que el clientelismo político, la actuación discrecional de la autoridad, la manipulación de la aplicación de la ley por razones políticas y otros vicios, parecen rondar incómodamente cerca y amenazan con seducir a actores políticos.

"Los opositores a la transición están resultando más fuertes y numerosos de lo que se había supuesto originalmente. Por un lado -abundó- están obstruyendo por convicción, porque en su profunda ignorancia creen que siempre podrán prosperar individualmente a costa de la pobreza de la mayoría de los mexicanos".

El líder empresarial se negó a decir qué partidos políticos en su opinión están obstaculizando los avances del país. Sin embargo, insistió en que hay muchos que frenan la transición, no por una determinación propia y consciente, sino por una variedad de otras causas.

"Puede ser que la percepción haya sido distorsionada por los verdaderos enemigos de la transición o que por omisión siguen pensando que las viejas reglas continúan vigentes, o simplemente porque no se dan cuenta que su apatía sirve para envenenar el proceso democrático y de transición", argumentó.

Añadió que la sociedad organizada y sus líderes tienen la responsabilidad ineludible de identificar a los opositores convencidos de la transición y combatirlos.

"México necesita partidos políticos que realmente pongan sus acciones donde ponen sus promesas. El proceso de transición requiere de consensos sociales fundamentales que la hagan posible y no deben ser el instrumento para perpetuar su atraso', concluyó.

 

AMBIENTE PREELECTORAL POSPONE ASUNTOS IMPORTANTES

 

Mientras que el CEESP advierte que el ambiente político preelectoral en México desvía la atención a asuntos poco trascendentes y deja de lado la discusión sobre las acciones requeridas para propiciar el crecimiento económico, como el caso de las reformas estructurales.

A esta situación se suma el ambiente político preelectoral en México, que desvía la atención a asuntos poco trascendentes y deja de lado la discusión sobre las acciones requeridas para propiciar el crecimiento económico, como el caso de las reformas estructurales.

Explicó que ante el inminente inicio del siguiente periodo ordinario de sesiones en el Congreso de la Unión, "pareciera que no hay posibilidades de por lo menos discutir algún dictamen en esa materia', lo que también ha producido una merma en las perspectivas de crecimiento.

Esto "sin duda tendrá un efecto sobre la inversión privada, ya de por sí deprimida por la atonía económica', advirtió el organismo de la cúpula empresarial del país.

No obstante, destacó que el programa de inversión pública para 2003, por un monto superior a 200 mil millones de pesos dirigidos principalmente a la construcción de infraestructura, puede impulsar el crecimiento económico.

Señaló además que si bien los recursos destinados son una proporción pequeña respecto del presupuesto y casi insignificante respecto del Producto Interno Bruto (PIB), "de su aplicación correcta puede depender que la expectativa del crecimiento para el año se materialice".

La construcción genera efectos multiplicados a una amplia gama de sectores y actividades y es intensiva en mano de obra regional; en tanto que la infraestructura prevista significará un aliento para recuperar en parte la competitividad que sistemáticamente se ha ido perdiendo en los años recientes, de ahí la importancia del programa.