Soslaya Espionaje al CS-ONU Washington

 

Destruyó Bagdad Otros Seis Misiles AS-II

 

WASHINGTON, 3 de marzo (NTX, Reuters, AP, DPA, ANSA, EFE y Xinhua).- La Casa Blanca se negó terminantemente hoy a responder sobre un informe de que Estados Unidos (EU) mantiene una campaña de vigilancia electrónica sobre al menos cinco países integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU, indecisos en torno al tema de Irak.

El semanario inglés The Observer reportó ayer que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) mantiene la campaña sobre las delegaciones de Angola, Camerún, Chile, México, Guinea y Pakistán, que aún no anuncian su posición final sobre el tema de Irak.

Mientras, Irak destruyó ayer otros seis misiles AS-II ante la atenta mirada de los inspectores de armas de la ONU, mientras Turquía siguió oponiéndose a los planes de EU, con lo que reforzó así la posición de Francia y de otros países que se oponen a una guerra contra Bagdad.

Francia, Rusia y China instaron hoy a Irak a que cumpla plenente con los reclamos de los inspectores de la ONU y se desarme en forma pacífica, al tiempo que EU y Gran Bretaña abogaban por una resolución que autorice la guerra, mientras que el cardenal Pio Laghi, enviado personal del Papa Juan Pablo II viajó hoy a Washington para entrevistarse con el Presidente de EU, George W. Bush, y exhortarlo a que abandone su postura belicista contra Irak.

Según The Observer, la existencia de la campaña de "trucos sucios" quedó al descubierto en un memorando oficial de un funcionario de la NSA, Frank Koza, que fue obtenido por la publicación.

Aunque la publicación incluyó a México entre los países objeto de la vigilancia, el país latinoamericano no aparece en el memorando que fue puesto a disposición pública por el semanario.

"Como un asunto general de política no respondemos preguntas de esa naturaleza, sea verdadera o falsa, y estoy indicando que sea verdadera o falsa", reaccionó el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer. "Es un asunto genérico de enfoque y política que precede a la actual administración", añadió.

Pese a insistentes preguntas de la prensa, incluida una invitación a desmentir el reporte o negar la autenticidad del memorando, Fleischer se negó a confirmarlo o desmentirlo, y reiteró que se trata de la respuesta usual a preguntas sobre inteligencia.

La NSA, la más grande y secreta agencia de inteligencia del mundo, con una planta de más de 38 mil trabajadores y agentes, conduce la vigilancia para obtener información sobre como los países del Consejo reaccionan al tema de Irak, según el memorando.

La existencia de la campaña surge en momentos que Estados Unidos carece de nueve de los 15 votos del Consejo de Seguridad que requiere para aprobar su nueva iniciativa sobre Irak, a fin de allanar el camino al posible uso de la fuerza.

Hasta el momento sólo cuenta con el apoyo explícito de Reino Unido, España y Bulgaria, que singularmente aparece también en el memorando como objeto de la vigilancia electrónica, aun cuando abiertamente apoya la posición de Washington. Los otros países mencionados son Angola, Camerún, Chile, Guinea y Pakistán, los cuales aún no definen una posición final en el tema de voto de la resolución.

Por su parte, el líder turco Tayyip Erdogan no dio lugar a muchas esperanzas para Washington ante la perspectiva de que el Parlamento de su país pueda reconsiderar la prohibición de que las fuerzas estadunidenses puedan usar el territorio turco para lanzar desde allí un ataque contra Irak.

Mientras Erdogan hablaba el domingo, buques de la Marina de Guerra de Estados Unidos se mantenían frente a las costas de Turquía listos para desembarcar a unos 62,000 efectivos, municiones y material de apoyo.

Funcionarios del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Turquía tienen previsto volver a reunirse hoy para analizar el tema, mientras Washington presiona por una respuesta final.

Mientras tanto, el portaviones nuclear Nimitz zarpó hoy de San Diego con 70 aeronaves de combate, al frente de una flota de otros diez barcos de guerra rumbo al golfo Pérsico.

El Nimitz zarpó a las 9:30 horas locales (17:30 GMT) con al menos 5,500 marines a bordo, de acuerdo con informes del subsecretario de la Marina estadunidense, Ward Sanders, en la base naval de North Point, en la isla de Coronado.

Por otro lado, los ministros árabes del golfo Pérsico se abstuvieron hoy de apoyar formalmente un llamamiento al Presidente iraquí, Saddam Hussein, para se exilie con el fin de evitar la guerra, dejando la propuesta en punto muerto.

Los ministros de Relaciones Exteriores del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) -que agrupa a los Emiratos Arabes Unid l, Qatar, Omán, Arabia Saudita, Kuwait y Bahrein- acordaron en una reunión en Qatar que la propuesta de los emiratos debía ser discutida más detenidamente por los estados árabes.

La idea había logrado un apoyo extraoficial durante el fin de semana entre los seis estados del CCG, que tienen en su territorio tropas o bases estadounidenses y podrían convertirse en plataformas de lanzamiento de cualquier invasión u ocupación de Irak.

Entre tanto, el ex presidente de la desaparecida Unión Soviética, Mijail Gorbachov, advirtió hoy que la inminente guerra de Estados Unidos contra Irak podría ser sólo un pretexto para imponer un nuevo orden mundial basado en la fuerza.

En un artículo publicado hoy por el diario argentino Clarín, el ex mandatario (1985-1991) señaló que el conflicto con Irak ya alcanzó un umbral "sumamente peligroso", razón por la cual puede ocurrir algo "irreparable".

Explicó que la eventual guerra entre Estados Unidos y sus aliados contra Irak representará "muerte y destrucción" para la población iraquí, "pero también será un golpe durísimo a la autoridad del Consejo de Seguridad" de la ONU.

Gorbachov calificó dicha instancia conformada por 15 países como un "instrumento esencial para la decisión colectiva de los problemas de seguridad" del mundo.

Afirmó que el comportamiento de Estados Unidos es "inexplicable" en términos políticos y racionales porque obliga a cuestionar si Irak "es solamente una víctima ocasional y un pretexto para montar un nuevo orden mundial por la fuerza y no por el derecho".

Por otra parte, aviones estadunidenses y británicos bombardearon en el sur de Irak cuatro instalaciones de comunicación militar y una posición de defensa antiaérea, según indicaron fuentes estadunidenses.

Durante los ataques registrados ayer por la noche murieron seis civiles y otros 11 resultaron heridos, según señalaron hoy los iraquíes.

Un portavoz militar iraquí indicó a la agencia oficial de noticias INA que las aeronaves apuntaron a objetivos civiles en la provincia de Basora.