Descarta Fox Represalias por Votar Contra la Guerra

 

ü       Posición Responsable en la ONU

ü       "El Compromiso es con la paz"

 

AGUASCALIENTES, 4 de marzo.- El Presidente Vicente Fox Quesada descartó presiones o represalias de parte de Estados Unidos contra México por impulsar la paz y no la guerra. En su último punto de su gira por esta entidad, el Ejecutivo dijo a los repoteros que hay una comunicación diaria y permanente con el secretario de Estado, Colin Powell, así como con el propio Mandatario George W. Bush, a quienes se les ha hecho saber la necesidad de desarmar a Irak para lograr la paz.

"Quiero decirles que mi gobierno está comprometido con la paz y que habremos de luchar para evitar una guerra en Irak; que habremos de tomar una postura responsable en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y que con la autoridad moral, con la presencia fuerte de nuestro país, con su cultura de diplomacia construida a lo largo del tiempo, usaremos estos instrumentos para buscar que lleguemos a un consenso mediante el cual -sin acciones de guerra- se logre desarmar a Saddam Hussein', puntualizó el Mandatario.

Ante miembros de la Asociación de Hoteles y Moteles de la entidad, Fox Quesada recalcó que México trabaja para alcanzar la unanimidad, el consenso y, sobre todo, para fortalecer al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. "Habría que imaginar qué tipo de mundo podemos tener, si cada quien toma decisiones unilaterales de emprender una guerra', añadió.

El Presidente habló de la importancia del fortalecimiento de las Naciones Unidas y señaló que México trabaja en esa línea y "estamos avanzando para lograr el propósito que nos hemos propuestos, no podemos garantizarlo, pero esa es la tarea que en este momento realizamos".

Asimismo, recordó que mucha gente critica la entrada de México al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y aclaró que se hizo porque somos responsables, por ser la novena economía en el mundo, por ser un país de 100 millones de habitantes, "porque queremos ser parte de las decisiones y no simples actores pasivos, esperando a ver que deciden otros por nosotros".

Luego admitió que se requiere coraje, valentía, capacidad de análisis y negociación, "nuestro país lo esta haciendo y lo está haciendo muy bien".

El Primer Mandatario recordó que México fue parte esencial en la Resolución 1441, que establece el desarme de Irak como elemento indispensable para garantizar la paz en el mundo.

Ese es el mandato y para eso se creó un grupo de inspectores que fueron a Irak con la tarea de detectar la existencia de armas de destrucción masiva y asegurarse de que sean destruidas, recordó.

El único camino a la paz permanente es la destrucción de esas armas -anotó- que en manos de personajes como Saddam Hussein, pueden conculcar la paz en el mundo.

"Nuestro compromiso entonces es muy claro y lo hemos expresado: es a través de la paz, evitando la guerra, lograr el desarme de Irak', pues México no aceptará decisiones unilaterales, sino una salida multilateral en el seno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Recordó que se conocen públicamente dos posiciones, la primera de las cuales quiere ir a la guerra de inmediato, mientras que la otra busca que subsista la propuesta y la iniciativa 1441 y a través de diversos mecanismos se encuentre el camino al desarme sin necesidad de una guerra.

En este aspecto -insistió- México trabaja con independencia y no se ha comprometido con ninguna de las partes que tienen posturas muy determinantes.

Nosotros trabajamos para alcanzar la unanimidad, para alcanzar el consenso y lo hacemos para fortalecer al Consejo de Seguridad de la ONU.

En su discurso, pidió que no preocuparnos como país por lo que pueda suceder, pues ya se han tomado planes muy claros en materia de seguridad nacional, económica y estabilidad, los cuales se han puesto ya en marcha.

"Estamos bien preparados para cualquier contingencia o cualquier alternativa que se presente', expuso Fox Quesada, quien este martes habló con el canciller alemán Gerhard Schroeder y la semana pasada con los presidentes de Chile, Ricardo Lagos y de Francia, Jacques Chirac.