No Habrá Repercusiones: Bush

 

Decepción si no nos Apoyan...

 

WASHINGTON, 4 de marzo (NTX, ANSA, AP, Reuters y DPA).- El Presidente George W. Bush dijo hoy que estará decepcionado si México evita apoyar la posición de Estados Unidos sobre Irak, pero descartó que haya una "represalia significativa" de su gobierno en caso contrario.

"Habrá un cierto sentido de disciplina. Sin embargo... espero que México esté con nosotros", dijo en una entrevista con Copley News Service y otros medios en momentos que la Casa Blanca mantiene una campaña de persuasión a favor de su resolución en la ONU.

Por otra parte, el gobierno del Presidente George W. Bush "tiene la determinación de asegurar grandes relaciones con México", afirmó hoy aquí una fuente de la embajada de Estados Unidos en la capital mexicana.

La fuente subrayó que la preocupación de Washington es el impacto negativo que pueda tener en la opinión pública y en el Congreso norteamericano una posible falta de apoyo de México a la política estadunidense en torno a Irak.

En tanto, Washington anunció hoy el envío de 60,000 soldados al golfo Pérsico en las próximas semanas, con lo cual serán 310,000 los efectivos norteamericanos y británicos desplegados en la región.

Ante el movimiento de tropas, el senador demócrata Ted Kennedy hizo hoy declaraciones en varias cadenas de TV y expresó ante líderes religiosos su oposición al uso de la fuerza contra Irak. El legislador dijo que "todavía hay tiempo para frenar el conflicto".

Mientras, en una carta difundida hoy, día en que comienza el nuevo año islámico, el Presidente iraquí Saddam Hussein dijo que su país derrotará a cualquier invasor, y acusó a EU de intentar esclavizar a los árabes.

En un intento por buscar una salida pacífica, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, calificó hoy de "hecho positivo" la destrucción de los polémicos misiles iraquíes y sostuvo que el Consejo de Seguridad es el único que deberá decidir si Bagdad está cumpliendo o no con las exigencias de desarme.

En otra propuesta, Irán exhortó a convocar a elecciones en Irak, supervisadas por la ONU, y pidió a la dividida oposición iraquí que se reconcilie con Hussein, como parte de un plan para evitar una invasión de EU y sus aliados.

Bush no aclara en la entrevista si por "disciplina' se refiere a algún tipo de acción punitiva de Washington, o si espera algún tipo de alineamiento de países como México. La Casa Blanca no devolvió de inmediato una llamada para aclarar la declaración presidencial.

Copley News Service interpretó las palabras de Bush como una "advertencia" a México.

En la entrevista, realizada la víspera, Bush no oculta, sin embargo, su esperanza de que México se sume a la columna a favor de la resolución, que por ahora se circunscribe explícitamente a Estados Unidos, Reino Unido, España y Bulgaria.

"Esperaría que México nos apoye cuando venga (a voto) la resolución", dijo Bush.

"He hablado con el Presidente Vicente Fox durante el fin de la semana de la visita de (José María) Aznar cuando estuve en Crawford. Por supuesto, hablaré con él otra vez... y estaremos decepcionados si la gente no nos apoya. No obstante no espero que haya un castigo significativo de parte del gobierno (estadunidense)", añadió.

Bush señaló, por ejemplo, que en el caso de Francia ha habido una reacción negativa de la opinión publica contra los franceses en Estados Unidos.

"Pero las relaciones con Francia van a ser importantes en el futuro, al igual que las relaciones con Alemania", indicó.

Tanto Francia como Alemania se oponen a la nueva resolución de Estados Unidos y París ha inclus chablado sobre la posibilidad de ejercer su derecho al veto.

"Trabajaremos duro para tener buenas relaciones con esos países", dijo Bush.

La perspectiva de Bush ocurrió en vísperas de la nueva presentación del informe del jefe de inspección de la ONU Hans Blix ante el Consejo de Seguridad el próximo viernes

El Departamento de Estado confirmó que el secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbéz, se reunió aquí el sábado con el secretario de Estado Colin Powell en la casa de éste para analizar asuntos bilaterales e internacionales como Irak.

Las relaciones entre Estados Unidos y México han sido centro de atención de la prensa estadunidense, conforme Washington busca el apoyo mexicano a la resolución sobre Irak que copatrocinan Washington, Londres y Madrid.

Estados Unidos requiere de nueve de los 15 votos del Consejo de Seguridad para aprobar la resolución.

Se considera a México como uno de los seis países no permanentes (junto con Chile, Angola, Guinea, Camerún y Paquistán), cuyo voto podría ser decisivo en el desenlace de la votación en caso que no haya veto de alguno de los miembros permanentes.

Por su parte, el jefe de inspectores de la ONU, Hans Blix, presentará el próximo viernes un nuevo informe ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre los avances en el desarme de Irak.

El secretario de Estado Colin Powell se entrevistó el sábado pasado en la capital estadunidense con el canciller mexicano Luis Ernesto Derbez para analizar asuntos bilaterales e internacionales como Irak.

Las relaciones entre Estados Unidos y México han sido centro de atención de la prensa estadunidense, conforme Washington busca el apoyo mexicano a la resolución sobre Irak que copatrocinan Washington, Londres y Madrid.

Estados Unidos requiere de nueve de los 15 votos del Consejo de Seguridad para aprobar la resolución.

México es visto como uno de los seis países no permanentes (junto con Chile, Angola, Guinea, Camerún y Paquistán), cuyo voto podría ser decisivo en el desenlace de la votación en caso que no haya veto de alguno de los miembros permanentes.

Como parte de sus preparativos bélicos, el Pentágono informó hoy que se ordenó a la primera División  Acorazada, formada por 26,000 hombres, trasladarse al Golfo.

Dos brigadas de esa división tienen sus bases en Wiesbaden,  Alemania, y una tercera en Kansas, Estados Unidos.

Fuentes militares dijeron que se trata de "fuerzas de  seguimiento" que no tomarían parte en un eventual ataque directo a Irak. Según precisaron las fuentes, 250,000 hombres de ambos países forman parte del dispositivo en torno de Irak, de los cuales  215,000 se encuentran directamente en la región del Golfo.

Estados Unidos llamó ya al servicio activo a más de 168,000  miembros de la Reserva y de la Guardia nacional. La semana pasada, el número de soldados norteamericanos enviados a la región del Golfo había superado los 200,000 y  desde entonces ha ido creciendo día a día.

En tanto, el portaaviones nuclear "Nimitz" zarpó ayer de San Diego, California, ju lo a cinco acorazados, y  se sumará a otras cinco embarcaciones de su tipo, ubicadas como para atacar a Irak. El "Nimitz" viaja además con al menos 70 aviones, entre bombarderos y cazas.

A pesar de estos movimientos, el senador por Massachusetts, Ted Kennedy aseguró que aún se puede evutar la guerra y precisó que "los inspectores deberían tener más oportunidad para hacer su trabajo", dijo a la cadena NBC, aunque no eternamente, sino en tanto demuestren progresos.

El gobierno de Bush -dijo Kennedy a la cadena CNN-, debe hacer todo lo posible para evitar ir solo a la guerra y destacó que Washington necesita de la unidad de los aliados frente a otras crisis emergentes. La decisión de Kennedy de fustigar la postura de George W. Bush sobre Irak no es casual, dado que Massachusetts es el estado norteamericano con mayor electorado católico, y mañana el enviado papal, cardenal Pioaghi, será recibido en la Casa Blanca.

"Estoy profundamente preocupado por el peligro de una catástrofe humanitaria luego de la guerra en Irak", declaró el senador. Kennedy, patriarca de la dinastía política más famosa de Estados Unidos.

También expresó el temor de que el conflicto tenga el efecto en Medio Oriente de arrojar combustible al fuego. Además expresó que lamentaría que su país "desperdicie el patrimonio de simpatía internacional" que se había ganado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Hillary Clinton, también senadora demócrata pero por el estado de Nueva York, pidió prudencia en la carrera hacia la guerra de la Casa Blanca. "Estoy perfectamente de acuerdo con las medidas tomadas por el Presidente para despojar a Irak de las armas de destrucción masiva", escribió Hillary, pero exhortó a agotar todas la vías diplomáticas posibles. "Sería mejor que siguiéramos el camino de las inspecciones forzadas. Pero si Saddam continuara con las prevaricaciones, sería el momento de hacer aplicar la resolución 1441 en todos sus aspectos", agregó la ex primera dama.

En Turquía, el principal dirigente político dijo hoy que el gobierno podría volver a solicitar al Parlamento en los siguientes días que autorice destacar a 62,000 soldados estadunidenses en el país.

"Turquía, por su propia seguridad y la integridad territorial de Irak, no continuará como un mero observador de los acontecimientos y creo que en días recientes decidirá cómo debe de intervenir y qué método necesita emplear", dijo Recep Tayyip Erdogan a los legisladores de su partido.

En este marco, el jefe de Inteligencia de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), Aharon Ze'evi, reveló hoy que Estados Unidos podría lanzar la ofensiva contra Irak a principios de la próxima semana, si Turquía autoriza el despliegue de tropas estadunidenses en su territorio.

En el reporte presentado hoy ante el Comité de Defensa y Asuntos Exteriores de la Knesset (Parlamento), Ze'evi señaló que la ofensiva militar sólo se retrasará si Turquía decide no prestar su territorio, según el sitio web del diario israelí "Jerusalem Post".

 

GANAREMOS LA GUERRA: HUSSEIN

 

Saddam Hussein dijo que derrotará a cualquier invasor y acusó a Estados Unidos de intentar esclavizar a los árabes. "El tirano cree que es capaz de esclavizar al pueblo y ocultar sus decisiones, libertades y legítimas opciones", dijo Saddam en la carta, que fue leída hoy en la mañana por un locutor en la televisión controlada por el gobierno. "La tiranía será derrotada. La arrogancia no servirá de ayuda", afirmó.

Aludiendo a Estados Unidos, Saddam dijo que "el tirano cree que es una alternativa a Dios y su sombra en la tierra", pero "será arrojado a los abismos del mal".

Dijo que Irak saldrá victorioso de cualquier guerra y "los creyentes triunfarán sobre el tirano y sus cómplices". Pero, pese a sus desafiantes expresiones, Irak sigue destruyendo misiles prohibidos a fin de acatar una orden de las Naciones Unidas. Por lo menos dos misiles Al Samoud 2 fueron destruidos hoy al norte de Bagdad, dijo el ministro de Información Odai al-Taie.

Al respecto, China aplaudió la destrucción por parte de Irak de seis más de sus misiles Al Samoud II pero exhortó a continuar las acciones por parte de las Naciones Unidas a fin de "usar todo método posible para evitar la guerra".

Pero el secretario de la Defensa de Estados Unidos, Donald H. Rumsfeld, dijo que las inspecciones de las Naciones Unidas tardarían años en concretar el desarme de Irak porque ese país está renuente a deponer las armas.

 

CS DECIDIRA SI HAY O NO GUERRA: ANNAN

 

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, sostuvo que es el Consejo de Seguridad el que debiera decidir si Bagdad está cumpliendo o no con las exigencias de desarme.

Annan subrayó a la prensa que "es un desarrollo positivo" la destrucción de 19 misiles Al Samoud II, tal como lo ordenaron los inspectores jefes, porque excedían el alcance legal.

"Pero le corresponde al Consejo de Seguridad evaluar el futuro del desarme en Irak y decidir sobre la guerra o la paz", subrayó el secretario general, quien aclaró, a su vez, que "en esta etapa" no tiene previsto viajar a Bagdad.

Annan recordó que "siempre están a disposición sus buenos oficios" para una misión de paz en Irak, aunque señaló que en este momento de la crisis, esa clase de misiones no le parecía productiva.

"Creo que la decisión del Consejo se basará en la presentación total que harán los inspectores", dijo Annan al aludir a la nueva sesión ministerial prevista por el Consejo de Seguridad para el próximo viernes, donde expondrán el inspector jefe Hans Blix y su colega Mohammed El Baradei, a cargo de los equipos de desarme nuclear.

En otro intento por evitar la guerra que viene, Irán propuso hoy convocar a elecciones en Irak supervisadas por la ONU. El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Kamal Jarrazi, anunció la propuesta en Teherán, dijo la agencia noticiosa oficial IRNA.

"Queremos que haya un plebiscito en Irak y que la oposición iraquí se reconcilie con el actual régimen en ese país bajo la supervisión de las Naciones Unidas", dijo Jarrazi en una conferencia de prensa.

Según la agensia, Jarrazi propuso que "el pueblo iraquí elija sus representantes verdaderos en un plebiscito supervisado por las Naciones Unidas". Pero el canciller aclaró que Irán no tiene intenciones de interferir en los asuntos internos de su vecino.

"Ellos mismos deberán decidir su propio futuro y formar un gobierno amplio, en el que todas las minorías, como también los grupos étnicos y religiosos, tengan participación", agregó Jarrazi.

En octubre, Saddam ganó un plebiscito que prolongó su mandato por otros siete años y que, según fuentes oficiales, recibió 100% de los más de 11 millones de votos emitidos.

 

APRUEBA CONGRESO ESPAÑOL APOYO A AZNAR

 

Con el voto de la mayoría absoluta del gobernante Partido Popular (PP), el jefe del Gobierno español, José María Aznar, consiguió hoy la aprobación de una postura del Congreso español, que apoya su gestión en la crisis con Irak.

Como en pocas ocasiones ocurre, la cámara española votó en secreto y en urna, a petición de la oposición, que insistió en la necesidad de que la intimidad podría permitir a diputados del gobernante Partido Popular (PP) razonar su voto.

El Congreso debatió y votó dos proposiciones, no de ley (exhortaciones al Ejecutivo no obligatorias de cumplir, pero que fija la posición del congreso sobre un tema determinado), una de ellas de toda la oposición y la otra del PP, que ganó en ambas.

La votación buscaba superar la del pasado 18 de febrero, cuando el PP logró- con su mayoría y junto al grupo catalán de Convergencia i Unió-, fijar una posición oficial, pero basada en la del Consejo Europeo del 17 de febrero que quedó rebasada.

Por otro lado, el gobierno de España afirmó hoy que las relaciones diplomáticas con México son "magníficas" y calificó de "especulaciones" las versiones que hablan de un enfriamiento de éstas a causa del tema de Irak.

"Las relaciones con México se mantienen como han sido siempre, de pertenencia a la comunidad iberoamericana, de enorme respeto, de colaboración, en conjunto son magníficas", afirmó la ministrcaespañola de Asuntos Exteriores, Ana Palacio.

La canciller salió al paso de las críticas suscitadas, tanto en España como en México, por el viaje que el pasado 20 de febrero realizó a México el presidente del gobierno español José María Aznar para analizar la situación en torno a Irak.

 

APOYAN ESTADUNIDENSES LA GUERRA

 

Aunque una mayoría de los estadunidenses continúa apoyando la guerra contra Irak, una nueva encuesta muestra que el respaldo popular de ninguna manera es absoluto, incondicional y compartido entre los electores.

Un sondeo The Washington Post\ABC encontró que 59 por ciento de los estadunidenses favorece la guerra contra Saddam Hussein, pero casi 40 por ciento externó reservas sobre el impacto del conflicto contra Irak.

Un 34 por ciento de los mil 22 estadunidenses entrevistados el fin de semana apoya la guerra sin reservas, 24 por ciento con reservas y 37 por ciento se opone.

"Cuando los escépticos son combinados con quienes se oponen a la guerra, el resultado es que seis de cada diez estadunidenses alberga alguna duda sobre el uso de la fuerza", interpretó el estudio de The Washington Post\ABC.

"Las conclusiones de la encuesta ilustran el impacto divisivo de la agresiva política de Bush hacia Irak y la ambivalencia de los estadunidenses hacia la guerra inminente", añadió.

El sondeo muestra en ese sentido que los estadunidenses de orientación liberal, hombres y mujeres, así como los miembros de las minorías, expresan la mayor oposición a la guerra.