"Desliz" del Peso, por el Entorno Mundial

 

ü       Listos Ante la Guerra: Canales

ü       Descarta una Crisis Como en 1994

 

Por LUIS NAVARRO PEREZ

 

El sector económico-financiero nacional se encuentra preparado para enfrentar una eventual guerra de Estados Unidos contra Irak, por lo que el desliz del peso frente al dólar es natural y no responde más que a comportamientos propios del ambiente internacional, aseguró el secretario de Economía, Fernando Canales Clariond, quien descartó tajantemente que en México se pudiera dar una crisis como la ocurrida en 1994.

El funcionario desestimó las consecuencias de la nueva paridad y aseguró que si bien existen reuniones del gabinete económico del Presidente Vicente Fox en estos días, éstas forman parte de una agenda programada y no de acciones de emergencia.

Al ser cuestionado sobre la posible inquietud que causa la paridad de la moneda mexicana, que alcanza niveles históricos, cercanos a los 11.24 pesos por dólar, el titular de Economía llamó a la calma y recordó que tal paridad se fija de conformidad con la oferta y la demanda, no obstante puntualizó que el comercio exterior, las remesas enviadas por trabajadores migrantes, las divisas por turismo y la inversión extranjera directa, "nos dan un saldo positivo', en los últimos días.

Precisó que el Banco de México es un organismo financiero independiente, que no reporta al Presidente de la República ni al secretario de Hacienda, es el canal para que el mercado se exprese y el comportamiento es natural.

En cuanto al conflicto en el Golfo Pérsico, subrayó que México se encuentra preparado y que pese a que un eventual aumento del precio del petróleo favorecería las finanzas nacionales, este comportamiento a la larga será contraproducente porque, ante los precios altos, se podría dar una recesión de los países industrializados del mundo y eso traería efectos negativos a la economía interna.

En este sentido, México habrá de continuar contemplando un escenario de guerra, pero la estrategia forma parte de un plan operativo que intenta brindar certidumbre a los mercados internos, dijo.

No obstante, agregó, el principal aspecto, que se tiene que conservar en estos momentos, es la calma ante cualquier eventualidad. Hemos pasado así algunos años, la llamada guerra del desierto, en la que la economía mexicana no tuvo mayor alteración, sin embargo, el gobierno ha contemplado diferentes escenarios.

"Si esto dura mucho, que esperamos no sea el caso, sería contraproducente porque las consecuencias de mantener precios altos del petróleo provocaría una desaceleración en las principales economías del mundo, quienes no podrán consumir la cantidad de energéticos por esa situación y entonces sí traería un impacto negativo para México".