El Estado... ¡Arde!

 

Riesgo de Violencia

 

Por ALFREDO CAMACHO OLIVARES

 

¡El Estado de México está que arde! Las elecciones de mañana domingo han puesto el ambiente al rojo vivo. Las descalificaciones entre los partidos contendientes están a la orden del día; los enfrentamientos entre los diversos bandos no se hacen esperar y la sangre llegó al río con el atentado que sufrió la presidenta del Consejo General del IEEM, María Luisa Farrera Paniagua, lo que dio pauta para pronosticar la posibilidad de una jornada electoral violenta; no obstante los sombrerazos y gritos, las denuncias formuladas contra el Presidente Vicente Fox y su esposa Marta Sahagún, por hacer proselitismo en favor de sus candidatos, el fantasma del abstencionismo sigue presente y se asoma como el gran reto para todos los partidos políticos, mientras los focos rojos se encienden y la moneda está en el aire.

Sectores de la sociedad cuestionan el hecho de que millonadas de pesos se vayan a la basura en infinidad de propaganda política, ya sea en pancartas, desplegados, volantes, folletos, espectaculares en vía pública y en el pago de publicidad por televisión y radio, en lugar de que tengan una mejor utilidad. Asimismo, externaron su malestar de que los partidos políticos "sólo se acuerdan de uno en época de elecciones y no se vale', como lo recalcó la señora María Esther García, que preside una agrupación de mujeres del municipio de Ecatepec.

En Toluca, capital del Estado de México, el priísmo desea recobrar la presidencia municipal, ahora en manos de los panistas, y ante el revuelo que han provocado los alcaldes blanquiazules con los sueldazos que se asignaron, todo parece indicar que el voto podría ser favorable para el candidato de la alianza PRI-PVEM.

Hay municipios en los que la batalla es cerrada y la violencia podría aparecer en cualquier momento: Atizapán, Huixquilucan, Valle de Chalco y Ecatepec (que es el municipio más grande de toda América Latina), que junto con Nezahualcóyotl congregan un alto porcentaje del padrón electoral del Estado de México, en donde dirigentes perredistas y panistas han denunciado que la Alianza para Todos (PRI-PVEM), con todo el aparato del gobierno estatal detrás, prepara recursos para un operativo fraudulento. Es más, Pablo Gómez, del PRD, responsabilizó al gobernador Arturo Montiel de contribuir a enrarecer al ambiente electoral, en tanto que el panista Francisco Gárate advirtió: "No nos vamos a dejar robar el triunfo".

Y así como hay lugares en los que la competencia tendrá final de foto, como se dice en el argot de las carreras de caballos, hay otros en que está muy claro quiénes serán los triunfadores. En Nezahualcóyotl, por ejemplo, el candidato del partido del Sol Azteca no tiene ninguna preocupación con sus contrincantes; lo mismo ocurre con los aspirantes panistas de Naucalpan y Tlalnepantla, aun con todo y los escándalos de algunos de sus correligionarios.

En Ecatepec, la cabecera más importante de toda la entidad, todo parecía indicar que el candidato de la Alianza para Todos llevaba ventaja, pero la ola amarilla del perredismo cerró fuerte su campaña y en estos momentos es una de las grandes preocupaciones, porque podría el PRD dar la gran sorpresa de la jornada electoral de mañana.

Los números no mienten y valga mencionar que en el cierre de campaña de la alianza PRI-PVEM las encuestan dieron una asistencia de 14 mil militantes; y de acuerdo a esa eisma estadística, el candidato del PAN convocó a diez mil seguidores, en tanto que la candidata del PRD convocó a 15 mil. Así están las cosas en Ecatepec y la moneda está en el aire; mañana por la tarde, los resultados preliminares irán despejando las dudas y el terreno.

En aras de ganar a toda costa, cueste lo que cueste, todos y cada uno de los partidos contendientes se han dado hasta con la cubeta. Así como en la guerra y en el amor todo se vale, rumbo a la candente jornada electoral de este domingo, se han dicho de todo. Las propagandas televisivas, hoy por hoy el medio más utilizado por todos los actores políticos involucrados, dan cuenta de todas las atrocidades cometidas por los diferentes gobiernos; que si las épocas de represión, de abuso de poder, de marginación y pobreza, de los que a costa del pueblo se enriquecen, de los supersueldos de alcaldes, de los que ganan más que el propio Jefe de Gobierno del DF, de los persignados y espantados que cometen las mismas tropelías que tanto combatieron, en fin, que de todo hay en la viña del Señor.

La presencia del Presidente Vicente Fox y su esposa Marta Sahagún, en Chalco, Naucalpan y Toluca, respectivamente, terminó de alborotar los ánimos y el mismísimo Isidro Pastor, presidente estatal del PRI, fue hasta la Procuraduría de Justicia de la entidad, para presentar tres denuncias por peculado electoral, que también abarcaron al secretario de Seguridad Pública Federal, Alejandro Gertz Manero, y al subsecretario de Gobernación, José Luis Durán Reveles.

El ambiente electoral en la entidad subió de tono cuando comenzaron los ataques en los spots televisivos, que no dejaban títere con cabeza; los señalamientos de que con recursos del gobierno del estado se estaban repartiendo ayudas en materiales para la construcción; también se habla de que se están ofreciendo desde 200 hasta 400 pesos a la gente para que vote por el PRI. De la reunión que sostuvo el gobernador de la entidad, Arturo Montiel, con el secretario de Gobernación, Santiago Creel, trascendió que tuvo un exhorto para no contribuir a enrarecer el ambiente electoral, que de suyo ya está candente.

Por si todos esos factores fueran poca cosa para exacerbar los ánimos, militantes de unos y otros contendientes se dedican a destruir la propaganda de sus contrincantes, a alterar en su favor pintas y carteles, aun cuando la ley marca que 72 horas antes de la jornada electoral está prohibido hacer proselitismo, cada uno de los candidatos tiene sus huestes que no descansan para promover a sus favoritos.

Postes, bardas, enrejados, puertas, centros comerciales, cines y todos los comercios que lo han permitido están tapizados de propaganda electoral, así que el laboratorio electoral que siempre ha sido el Estado de México luce por todos sus rincones el absurdo despilfarro económico millonario, el que nunca tendrá como presupuesto ninguno de sus 124 municipios. Esa es la realidad que vive hoy día esa cuna de poderosos políticos de antaño.

Todos tienen una oferta semejante: un gobierno transparente con cero corrupción, policías más capacitadas, combate a la inseguridad, más áreas verdes para el sano esparcimiento de niños, jóvenes y adultos, programas permanentes de abasto popular y asistencia médica para las personas de la tercera edad, solución para los problemas de suministro de agua, asistencia especial para mujeres, becas, calles pavimentadas y bien iluminadas. Los hay que ofrecen fomentar una cultura política más cercana a la gente, los que hablan del tiempo de la esperanza o que se llegó la hora de las mujeres, en suma, hay de todo.

En resumen, la jornada electoral de este 9 de marzo, aseguran los expertos, será un termómetro para calcular qué podría pasar en las elecciones federales de julio próximo. Mientras tanto, en el Estado de México (que, con 13 millones de habitantes, es la entidad de mayor competencia tripartita en el país) 8 millones 147 mil 930 habitantes, que integran el padrón, elegirán a 124 presidentes municipales y 75 diputados locales.