Llama Bush a Líderes Mundiales

 

Intenta Rescatar su Resolución

 

EL CAIRO, 10 de marzo (DPA, APA, Reuters, Xinhua, ANSA, NTX y EFE).- Ante la amenaza de que su proyecto de resolución sea vetado por Francia y Rusia, Bush hizo hoy una serie de llamadas telefónicas de urgencia a los líderes mundiales, en un intento por rescatar el ultimátum hasta el 17 de marzo que le hizo a Hussein para que compruebe su desarme.

Por su parte, el canciller ruso Igor Ivanov dijo hoy que su país votará en contra de la resolución propuesta por Estados Unidos y Gran Bretaña, que le da a Hussein hasta el 17 de marzo para deponer las armas, seguido por el Presidente francés Jacques Chirac, quien advirtió que su país votará en contra de la resolución patrocinada por Estados Unidos.

A su vez, un diario árabe reveló hoy que el Presidente George W. Bush se negó la semana pasada a leer una carta que le dirigió su par iraquí, Saddam Hussein, en la que éste le ofrecía la participación de empresas de Estados Unidos en la explotación de las reservas petroleras de Irak, a cambio de desechar los planes de guerra y renunciar al derrocamiento de su gobierno.

El ministro del Exterior de Qatar, jeque Hamad bin Yasim Al Thani, llevó la carta en una visita a Washington, según las fuentes. Primero, el jeque intentó hacer llegar la carta a la Casa Blanca por medio del Instituto del Cercano Oriente. Sin embargo, más tarde colaboradores de Bush le advirtieron que ni se le ocurriera mencionar la carta en presencia del Mandatario.

Sin embargo, el canciller qatarí desmintió hoy los informes de prensa, según los cuales habría intentado entregar una carta de Hussein a Bush, quien se habría negado a leerla.

El jeque Hamad declaró al canal de televisión independiente árabe Al Yazira que sólo había llevado a su encuentro con Bush la semana pasada una misiva del emir de Qatar. "La situación es muy, muy grave", dijo el ministro, quien subrayó que su país seguía, sin embargo, apostando a una solución pacífica al conflicto iraquí.

A su vez, el canciller mexicano Luis Ernesto Derbez reiteró que México continúa "estudiando" la postura que asumirá ante el Consejo de Seguridad de la ONU en la resolución que se votará en los próximos días, pero se negó a adelantar qué postura asumirá y sostuvo que México "está dispuesto a tomar una respuesta, cualquiera que sea la resolución. Nuestro punto es muy claro: cuando esté la resolución tomaremos nuestra decisión de voto", apuntó.

En tanto, el periódico The San Antonio Express News pidió hoy al Presidente George W. Bush tratar a México como un país amigo, independientemente del destino que decida darle a su voto sobre Irak en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El secretario de Estado norteamericano Colin Powell ha estado en contacto permanente en días recientes con Derbez para hablar sobre Irak y la posición mexicana, informó hoy la Cancillería estadunidense.

Powell llamó a Derbez el domingo y también lo hizo el lunes, dijo el portavoz Richard Boucher, indicando que los contactos han sido parte de "un arduo trabajo, que ha acortado distancias y nos ha alentado".

Mientras tanto, los inspectores de la ONU se toparon en Bagdad con un nuevo tipo de misil, supuestamente apto para esparcir agentes bioquímicos en una vasta zona, escribió hoy el periódico New York Times, basándose en datos de fuentes  locales.

Los informantes estadunidenses dijeron al periódico que el misil podría estar encuadrado dentro del armamento prohibido por las resoluciones de la ONU.

El jefe de inspectores de la ONU para el desarme iraquí, Hans  Blix, no hizo referencia alguna a ese armamento en su reporte del viernes último ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

EEUU NO DEBE ATACAR A IRAK SIN LA APROBACION DE LA ONU: ANNAN

Por su lado, el secretario general de la ONU, Kofi Annan advirtió hoy a Estados Unidos que un ataque a Irak sin la aprobación del Consejo de Seguridad violaría la Carta de las Naciones Unidas. "El mundo entero está de acuerdo en la necesidad de desarmar a Irak", dijo Annan. "No hay divisiones, no hay lugar a dudas o a demoras" en relación con el objetivo de quitar a Irak sus armas de destrucción masiva.

Pero advirtió que las medidas militares sin la autorización de la ONU sería de dudosa legitimidad. "La legitimidad y el apoyo de tal acción será seriamente afectada", agregó.

Diplomáticos en Nueva York anunciaron hoy que la votación sobre una nueva resolución de la ONU para Irak, que se esperaba para mañana martes, podría retrasarse después de que Rusia amenazara hoy con utilizar su derecho al veto para bloquear la propuesta que allanaría el camino a una guerra contra Bagdad.

En vista de la situación, representantes de Estados Unidos se mostraron dispuestos a negociar sobre "modificaciones" del último proyecto de resolución, por lo que la votación sobre la misma se produciría "en algún momento durante la semana", se informó hoy antes del inicio de consultas del Consejo de Seguridad. También el canciller británico, Jack Straw, dijo ante el Parlamento que Londres está dispuesto a realizar cambios en el texto.

A su vez, Augustine Mahiga, delegado del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), estimó hoy que en caso de una guerra militar en Irak se espera el éxodo de 600,000 personas, para lo cual se requerirá ayuda humanitaria.

"Es necesario estar listos para toda eventualidad", pues en un conflicto contra Bagdad habrá miles de desplazados internos y solicitantes de asilo en los países fronterizos con Irak, declaró Mahiga, delegado para Italia de la ACNUR.

En Bagdad, el gobierno de Irak exhortó hoy a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU a resistir los "caprichos sanguinarios" de Estados Unidos de aprobar una resolución que daría a Saddam Hussein hasta el 17 de marzo para desarmarse, o enfrentar una guerra.

Asimismo, protestó formalmente  ante la ONU porque los soldados estadunidenses  abrieron siete desfiladeros en la zona desmilitarizada de la frontera entre Kuwait e Irak, informó radio Bagdad.

La protesta fue realizada a través de una carta que el ministro de Relaciones Exteriores de Irak, Naji Sabri, envió al secretario general de la ONU, Kofi Annan, en la que también se afirma que los militares estadunidenses están intentando abrir nuevas vías de acceso.

Mientras, aviones de guerra norteamericanos y británicos realizaron el cuarto ataque en días consecutivos en la zona de exclusión de vuelos, en el sur de Irak, y bombardearon objetivos de la defensa antiaérea iraquí.

Según informó el Comando central de Tampa, en Florida, los aviones utilizaron armas de precisión para golpear un sistema móvil de radar, aproximadamente 370 kilómetros al oeste de Bagdad.

Por otro lado, tres estatuas del Presidente iraquí Saddam Hussein fueron destruidas en Kirkuk, rica ciudad petrolera en el norte de Irak, informaron hoy testigos presenciales. La destrucción de las estatuas es considerada por residentes locales como el inicio de un levantamiento interno contra Saddam Hussein.

En 1991, un levantamiento en el sur de Irak comenzó con la destrucción secreta de estatuas de Saddam Hussein diseminadas por el país.

POSIBLE VIAJE DE LIDERES MUNDIALES A NUEVA YORK

El corresponsal de EXCELSIOR en Madrid, Mario Hernández Pimentel, informa que el Presidente del Gobierno español, José María Aznar, no descarta la posibilidad de viajar a Nueva York para participar en la votación del proyecto de resolución de Estados Unidos, Reino Unido y España sobre Irak.

Fuentes del Gobierno informaron que el viaje de Aznar a la ONU "es una posibilidad que no se puede descartar", después de que ayer el Presidente francés, Jacques Chirac, y el Canciller alemán, Gerhard Schroeder, expresaran su disposición a participar personalmente en esa votación.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá hoy mismo para debatir la enmienda con el ultimátum incorporado por Estados Unidos, España y Reino Unido, que pretenden someter a votación mañana, martes.

Por su parte, Alemania dijo el lunes que cree que una mayoría de miembros del Consejo de Seguridad todavía está en favor de dar a los inspectores de la ONU más tiempo para su labor en Irak, posición que los líderes de Alemania y Rusia han reafirmado.

El Canciller Gerhard Schroeder discutió la crisis en una conferencia telefónica con el Presidente ruso Vladimir Putin, y ambos estaban en "acuerdo total" sobre las inspecciones, dijo el vocero Bela Anda.

En Latinoamérica, Chile desea una resolución alternativa a la propuesta británica que otorga a Irak plazo hasta el 17 de marzo para desarmarse, dijo hoy la canciller Soledad Alvear.

Por su parte, el Presidente Ricardo Lagos dijo que "el esfuerzo por evitar la guerra tiene que ser, y lo hemos dicho, hasta último momento".

El gobierno chileno insiste en que Irak debe desarmarse a la brevedad, pero en un contexto de paz y al amparo de las Naciones Unidas.

En el Vaticano, el diario L'Osservatore Romano publicó hoy que "no es el momento del desaliento o de la resignación, no es el tiempo de la  indiferencia",  refiriéndose al peligro de una inminente guerra con Irak.

El diario vaticano afirmó hoy que "mientras siniestros  ultimátum anuncian los tiempos de la guerra, los Angelus de Juan Pablo II siguen sonando con vibrantes retoques de paz".

CHINA TAMBIEN SE OPONE A LA GUERRA

Al otro lado del mundo, el Presidente chino Jiang Zemin dijo hoy  que "la guerra no es una ventaja para nadie", en un presunto endurecimiento de sus posiciones sobre el conflicto iraquí. "Cualquiera sea el precio (de la guerra) es en interés de todos tomarse el tiempo necesario para un desarme pacífico de Irak", agregó.

Para expresar sus ideas, Jianaweligió una conversación  telefónica con uno de los dirigentes de los llamados "halcones", el Primer Ministro británico Tony Blair, que lo llamó anoche.

El Premier británico luchaba hoy contra una creciente revuelta en el seno de su partido, en relación con una posible guerra con Irak, luego que una ministra de su gabinete amenazó con renunciar y calificó su política de "temeraria".

Un tercio de los legisladores del gobernante Partido Laborista ya habían expresado su oposición al respaldo de Blair para Estados Unidos, pero la repentina queja de la secretaria de Desarrollo Internacional, Clare Short, fue la primera amenaza de renuncia de un miembro de alto nivel del gobierno en relación con la crisis.

Entre tanto, el gobierno de Japón exhortó hoy a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU a respaldar la nueva resolución sobre Irak, a fin de que Bagdad cumpla antes del 17 de marzo próximo con las exigencias de desarmarse.

El Primer Ministro japonés Junichiro Koizumi y su canciller Yoriko Kawenuchi iniciaron una campaña para convencer a los miembros no permanentes del Consejo de Seguridad a aprobar el proyecto de resolución presentado por Estados Unidos, Reino Unido y España.

En Ankara, el principal dirigente político de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, a punto de asumir como primer ministro, dijo que su país necesita más garantías de Washington sobre el futuro de Irak antes de aceptar la presencia de soldados estadunidenses en su territorio para una posible guerra.

Erdogan apoya el envío de tropas estadunidenses a Turquía y antes había dicho que buscaría otra votación sobre ello en el parlamento, luego de que el 1 de marzo los legisladores rechazaron el despliegue de 62,000 soldados norteamericanos en el país para abrir un frente norte contra Irak.

Por su parte, Rumania expulsó hoy a cinco diplomáticos iraquíes afirmando que estaban involucrados en "actividades incompatibles con su estatus". El Ministerio de Relaciones Exteriores no identificó a los diplomáticos en el escueto comunicado enviado a The Associated Press. Una vocera no pudo de inmediato confirmar si uno de los expulsados era el embajador.

En Kuala Lumpur, el ministro de Relaciones Exteriores de Malasia Syed Hamid Albar acusó hoy a Estados Unidos de haber declarado ya la guerra contra Irak, y de burlarse de la ONU. El envío de más de 200,000 efectivos militares a la región del golfo Pérsico demuestra que el gobierno de Washington ha ignorado la opinión pública internacional y se dispone a invadir Irak, dijo Syed Hamid.

"Para mí, Estados Unidos ya ha declarado la guerra", dijo el ministro a periodistas en el parlamento. "Todo eso convierte el proceso de las Naciones Unidas" para desarmar a Irak, en "una burla".

En un editorial publicado hoy, el rotativo de San Antonio pidió que a México se le dé un trato similar al de Turquía, país que rechazó permitir que tropas de Estados Unidos utilizaran su territorio para lanzar un ataque al norte de Irak.

A su vez, los líderes hispánicos del principal sindicato de trabajadores agrícolas de Estados Unidos, entre ellos Dolores Huerta, cofundadora de la United Farm Workers of America junto a César Chávez, enviaron hoy una carta a Bush para protestar por las presiones que Washington está ejerciendo sobre México por el voto sobre Irak en la ONU.

El pasado jueves Bush respondió que "Turquía es un amigo" al ser cuestionado en una conferencia de prensa sobre si el rechazo de Turquía lesionaría las relaciones de Estados Unidos con ese país.

"México también es un amigo. Merece el mismo acercamiento cooperativo y conciliatorio de la Casa Blanca que Bush mostró hacia Turquía", consideró The San Antonio Express News.

El diario consideró que sería "increíblemente estúpido" el que Estados Unidos impusiera represalias a México en caso de que este país votara en el Consejo de Seguridad de la ONU contra la autorización de un ataque contra Irak.

"México no es sólo un vecino y un socio comercial vital, sino que también es un importante elemento en la lucha contra el terrorismo", indicó.

El periódico señaló que la decisión del voto de México en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas representa una "determinación política riesgosa y dolorosa" para el Presidente mexicano Vicente Fox.

"Mientras Fox asumió el poder con la intención de usar su amistad con Bush para cultivar una relación más cercana con el poderoso vecino del norte y principal socio comercial de México". Fox "también representa a una nación que históricamente se opone al intervencionismo y que resueltamente está en contra de la guerra a Irak", indicó el periódico.

Por otra parte, en su carta, los líderes sindicales hispánicos expresaron su "indignación" por lo que llamaron "tácticas severas" de presión sobre el gobierno mexicano, que actualmente ocupa uno de los asientos no permanentes en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

"Como líderes latinos de los sindicatos agrícolas representantes de trabajadores inmigrantes de México, sus familias y los trabajadores retirados -dice la misiva- le escribimos para decirle que estamos indignados por las severas tácticas que su administración está utilizando contra el gobierno de México en el intento por asegurarse su acuerdo con su plan para ir a la guerra con Irak".

Los dirigentes sindicales denunciaron en su carta que "nuestro gobierno no puede afirmar que está luchando por la democracia en Irak cuando al mismo tiempo demanda que el gobierno de México apoye una guerra sin el consentimiento y contra la voluntad de sus ciudadanos".

Además de Huerta, la carta está firmada por Arturo Rodríguez, presidente de la United Farm Workers of America, y Baldemar Velásquez, titular del Farm Labor Organizing Committee. Ambas organizaciones están afiliadas a la poderosa central de trabajadores estadunidense AFL-CIO.

"Nos oponemos a esta guerra porque usted no presentó argumentos suficientes ante los ciudadanos de Estados Unidos o ante el mundo, asegurando que es necesaria", señalaron los gremialistas en la carta a Bush.

"Nos oponemos en el nombre de la democracia y le pedimos a usted que respete la democracia y la soberanía nacional no sólo de nuestro país sino de todos los países, incluyendo a México", concluyó.