Todo Régimen Abandonó al Campo: UGOCM

 

ü       Reviven la Vieja Corrupción

ü       Créditos, Como Tienda de Raya

 

Por ALFREDO CAMACHO OLIVARES

 

"La crítica situación del campo no es de hoy ni responsabilidad de la administración foxista, que peca de ingenuidad y culpa de su desgracia al pasado, todos los regímenes lo han abandonado; hoy las instituciones de apoyo adoptaron las viejos esquemas de corrupción y manejan los créditos como si fueran tiendas de raya', afirmó el diputado José Luis González Aguilera, líder de la Unión General de Obreros y Campesinos de México (UGOCM), y categórico aseveró que el campo tiene solución "si todos nos ponemos a trabajar, gobierno y organizaciones sociales, si todos los que tenemos que ver con él cumplimos nuestra tarea; hay que eliminar del agro demagogia, engaños, triquiñuelas, que surjan los créditos y que haya confianza de ambas partes, porque sin ella no se puede hacer nada y, ante todo, es impostergable una reforma de Estado profunda para formular un Acuerdo Nacional Agrario; se requiere un análisis serio y no sólo ganar reflectores".

Y prosiguió: "El campo ha sido una de l E tareas que todos los regímenes han abandonado. No hemos tenido la continuidad que a veces quisiéramos; se habla de que los gobiernos de la Revolución entregaron a los campesinos cerca de 107 millones de hectáreas y se generaron cerca de 3.5 millones de ejidos y comunidades, desgraciadamente la mayor parte de la tierras han sido marginales que no son de riego; laborales según las estadísticas son 26 millones de hectáreas, pero de riego escasamente hay seis millones de hectáreas, entonces si han repartido 107 millones, qué tierras le han faltado al sector social".

El diputado priísta evocó años idos: "Para esto, se han distorsionado las políticas; se generó un Banco de Crédito Ejidal que tendría que ser un instrumento para que apoyara el desarrollo del campo; posteriormente se distorsionó la cuestión del de ese banco, los campesinos lo llamaron el `Bandidal' porque de ahí salían nuevos ricos y le echaban la culpa a los campesinos. Después el gobierno generó dos bancos más, prosiguió el Banco de Crédito Ejidal para el sector social de los campesinos y el Banco de Crédito Agrícola para los pequeños propietarios. Luego surgió uno más, el Banco de Crédito Agropecuario y entonces ya había tres, pero en las postrimerías del gobierno de Luis Echevería con la tecnocracia, que empezaba por salir a flote, opinaron que había que hacer un solo banco para evitar `tienditas aquí y allá'. Y entonces se centralizó en el Banco de Crédito Rural".

En la entrevista que tuvo lugar en su despacho de la UGOCM, decoradaentre otras cosas, con una espléndida acuarela de Emiliano Zapata, esculturas de El Quijote, la Diana Cazadora en bronce, otra de los siete elefantes -se dice que es de la buena suerte-, fotos familiares, libros entre los que sobresale uno encuadernado en piel color miel; una más de una águila y un carnero, por citar algo de lo que vimos, ahí el líder de esa agrupación obrera-campesina, que vestía traje oscuro camisa blanca y crobata con ambos tonos, fue explícito:

"Cuando todo se redujo a un solo banco para apoyar al campo, en un principio pensamos que podría ser bueno, pero luego comprobamos que no lo fue. No había más que una sopa: te la comes o te la comes. Eso paso y se fue deteriorando, llegó a dar créditos a más de siete millones de hectáreas; hoy escasamente si le dan crédito rural a un millón y medio de hectáreas, es mucho; esa institución entró en agonía y retomó los viejos esquemas de corrupción del Banco de Crédito Ejidal, donde cada director de los estados parece dueño del banco, manejan los créditostoomo si fueran tiendas de ralla, créditos atados en los que primero te compran las cosas pero no te dan el dinero. Son situaciones que prevalecen".

González Aguilera comentó: "Cuando surgió la Finaciera Rural con un consejo de administración y esa organización lo monopoliza, porque maneja la política del campo y si los productores que tenemos interés enm el desarrollo del país no formamos parte de ese consejo de administración, estamos sujetos a que los que como organizaciones han sido cómplices en el quebranto de la banca, siguen siendo los mismos; siguen gozando de las rentas, de los apoyos y quye utilicen todos los vehículos que hay a su servicio para fines personales. Y con esos apoyos que se les daba, se permitía que algunos los directores de área se fueran con la manga ancha; nunca hubo una revisión crítica del manejo del banco y de su quiebra. Frente a ello sólo queda una pregunta, ¿Por qué quebró el banco, por los malos manejos de sus funcionarios o porque no pagaban los campesinos? ¡Por supuesto que por los malos manejos de los funcionarios!"

Al respecto, añadió que lamentablemente siempre se le cargan las pulgas al perro más flaco. "Y en este caso era a los campesinos, pero éstos ni tienen casas en las Lomas, ni en el Paseo de la Reforma y mucho menos tienen cuentas en los bancos".

Al enfocar la situación que prevale al interior de la CNC, fue directo, lacónico y hasta con un poco de sentido irónico: "Sus broncas que las resuelvan entre ellos, las bases deben definir su futuro. ¡Heladio Ramírez es admirable! Imagínese que tiene de ayudante a un ex secretario de Gobernación! No le parece formidable el poder de la Confederación; eso no cualquiera lo hace".

Conocedor de la materia, fue más allá: "La CNC desde la época de Echeverría firmó un acuerdo de unidad campesina, se le llamó CONPA (Congreso Permanente Agrario); acuerdo que firmaron la Confederación Nacional Campesina, la Central Campesina Independiente, el Congreso Agrarista Mexicano, la UGOCM, la Confederación Ganadera y la de la Pequeña Propiedad de esos tiempos. Trabajamos y más adelante se fundó un nuevo movimiento que sirvió para el reparto agrario en una acción unitaria en Sonora y se formó en Coahuila el Pacto de Ocampo, con la presencia de Echeverría, que durante los años setenta funcionó muy bien y se repartieron cerca de cien mil hectáreas en Sonora, 40 mil de riego y el resto de tierras para que las trabajaran los campesinos. Con López Portillo, hubo reticencia para que se siguieran manejando las cosas de la misma manera y todo se diluyó".

Con una memoria envidiable, el líder de la UGOCM, recordó muy bien uno a uno los nombres de todos los secretarios de Agricultura desde López Mateos e hizo énfasis en Oscar Brauer Herrera, que sustituyó a Manuel Bernardo Aguirre, y "a quien se debe la estúpida frase: los campesinos sólo sirven para votar". Dijo que luego vino Víctor Cervera Pachecho y se retomó el intento de unidad, pero ahí paró. "Fue hasta el gobierno de Carlos Salinas que se formó el famoso CAP (Congreso Agrario Permanente), pero nosotros hemos visto que no hay fraternidad con los sectores, y se habla de cabeza de sector y los dos son miembros del PRI, pero no hay tal, es una especie de arrogarse la representación campesina, de decir que son los únicos y de tratar con mucho desdén a las organizaciones y con mucha intolerancia, prepotencia. Y eso que los recursos son púlbicos".

Ante ello, aclaró que en el último Congreso que tuvo lugar en Tamaulipas, el pueblo de esa entidad pagó más de cien millones de pesos para llevarlo a efecto y para lucimiento de otros; en Veracruz a principio de año, con el aval del gobernador del estado, Miguel Alemán, se gastaron casi 50 millones, "cuando nosotros sugerimos que se realizara aquí en el DF. Pero Heladio no estuvo de acuerdo, primero en nuestra opinión y tampoco en Veracruz, sino que lo harían enla Casa del Agrarista, pero finalmente allá estuvo en el puerto jarocho, bien dice el dicho popular que cae más pronto un hablador que un cojo. Fue un dispendio de recursos, que no tenemos las demás organizaciones ni tmapoco ellos, pero reciben el apoyo de los gobiernos que les pagan todos mientras los campesinos no tienen para comer, por ello se ha dado un distanciamiento entre las diversas organizaciones por la falta de fraternidad".

Frente al TLC, recalcó que significó un esfuerzo para muchos aspectos nacionales; no se le puede generalizar que todo fue malo. "Si hubo un error, fue el comparar a un país del cuarto mundo con unos de primera como es el caso de Canadá y Estados Unidos. Habría que hacer revisiones a fondo y sacarle partido a la parte buena y buscar mecanismos para beneficiar al país. Lamentablemente se echaron las campanas al vuelo antes de tiempo, pero para ello existió el aval de casi todos los sectores y sus líderes, sobre todo, que en ese tiempo servían de alfombra al madatario en turno".

La situación de los partidos también fue analizada por el experimentado político: "Mi partido el PRI cometió errores, pero aúncuando lo daban por muerto ocurre que no es así; está vivito y coleando y recuperando el terreno perdido. Roberto Madrazo es un buen líder y tiene todo un reto por delante y no lo está haciendo mal. Hay quienes critiquen su proceder, pero todo político tiene su lado bueno y malo, no se puede juzgar por un solo proceder; las cosas van dando resultados y eso es lo que importa"

Del PAN sostuvo que no tiene muchos tratos con ellos, pero que a simple distancia se observa que sus miembros, no todos, pecan de ingenuos y faltos de oficio político. "Pero hay que destacar que con los miembros del gabinete foxista sí se puede hablar y en el pasado había que esperar hasta tres meses para que un secretario de Agricultura recibiera a un líder campesino".

Al enfocar su punto de vista sobre el partido del sol azteca puntualizó: "Entre ellos se hacen bolas; estoy desencantado de ese partido; hay muchos vericuetos entre ellos; no hay seriedad; les falta mucho qué aprender".

Para concluir la charla, no dudó un segundo en denostar a un miembro de supropuio partido: "No puedo concebir a gente como el gobernador de Puebla Melquiades Morales, que dice provenir de un movimiento campesino u no hace otra cosa que rendir homenajes al doctor Manuel Espinosa Ylgesias, emparentado con el extranjero Jenkis. "Melquiades no haya cómo acomodarse con la burguesía del país aunque sea a costa de gente que desairó a los campesinos".