Disputas en la ONU Aceleran Conflicto en Irak

 

Rechaza Bagdad la

Propuesta Británica

 

LONDRES, 13 de marzo (Reuters, AP, DPA y ANSA).- Las posibilidades de impedir una guerra contra Irak parecían haber llegado hoy a uno de sus niveles más bajos, ello después de que Bagdad rechazó una propuesta británica y de que el Consejo de Seguridad no diera señales de poder superar su agria división, en parte, por la postura de Francia, país que calificó de ``inaceptable" el nuevo planteamiento de Gran Bretaña.

La Casa Blanca sugirió que la votación sobre un proyecto de resolución patrocinado por Estados Unidos, Gran Bretaña y España podría aplazarse hasta la semana próxima.

"Hay un proceso diplomático. Y podría concluir mañana. -Pero también- Podría continuar hasta la semana próxima', refirió a la prensa el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer.

Francia, que se opone a una operación militar encabezada por Estados Unidos y Gran Bretaña para desarmar a Irak y derrocar a su presidente, Saddam Hussein, rechazó una propuesta británica la cual requiere de que Bagdad cumpla con una serie de tareas en los próximos días para evitar una guerra, pues consideró que ``se sitúa en una lógica de guerra”, en palabras de su canciller, Dominique de Villepin.

Irak también rechazó la propuesta británica, con la que se intenta reforzar el apoyo al proyecto de resolución, que el ministro de Relaciones Exteriores de Irak, Naji Sabri, calificó como un intento de ``disfrazar una propuesta rechazada, un agresivo plan de guerra".

Consultado acerca de si hay divisiones en el Consejo de Seguridad, Sabri indicó que ``no hay divisiones. La mayoría de los miembros del Consejo de Seguridad rechazan la política belicista adoptada por los británicos y por los malvados norteamericanos". Añadió que la mayoría de las naciones representadas en el consejo, ``quieren la paz".

La propuesta británica, que enmendaría el proyecto de resolución ante la ONU, pide, entre otras cosas, que Hussein comparezca ante la televisión y admita que posee armas de exterminio y se comprometa a destruirlas. Los analistas creen que ese pedido es demasiado humillante para el líder iraquí.

Este jueves, el canciller británico, Jack Straw, indicó que Gran Bretaña podría eliminar esa exigencia.

El líder del Partido Conservador británico, que tuvo conversaciones privadas con el Primer Ministro de Gran Bretaña, Tony Blair, sustentó que éste le había dicho que ``los franceses se han tornado completamente intransigentes" con relación a la amenaza de vetar una resolución que autorice el uso de la fuerza contra Irak.

"El primer ministro me dijo hoy que (...) la segunda resolución ahora es menos probable que antes”, dijo a reporteros Irain Duncan Smith, después de reunirse con Blair.

"Esto significa que una operación militar es más probable y, teniendo esto en cuenta, nuestros pensamientos y oraciones (...) están en estos momentos con nuestras fuerzas y sus familias', opinó Duncan Smith.

En comunicado publicado hoy, el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Dominique de Villepin, también rechazó la ``lógica del ultimátum".

"No se trata de conceder unos cuantos días más a Irak antes de acudir a la fuerza. Se trata de hacer un progreso decisivo hacia un desarme pacífico, como ha sido programado por las inspecciones (de armas de la ONU) que ofrecen una alternativa creíble a la guerra', añadió.

Alemania, que también se opone a una confrontación bélica, opinó que el último plan británico pone demasiado énfasis en una opción militar y que la propia Gran Bretaña se muestra pesimista en cuanto a obtener el apoyo de la ONU.

"Creo que Gran Bretaña ha reconocido que un proyecto de resolución con esta concepción (...) dígase una autorización para el uso de la fuerza (...) no conducir  probablemente al éxito”, comentó Bernd Muetzelburg, asesor de alto rango del canciller alemán, Gerhard Schroeder.

Se prevé que los miembros del Consejo de Seguridad se reunirán de nuevo esta tarde, en Nueva York, para discutir la propuesta británica. A su llegada esta mañana a la sede de la ONU, el secretario general de la misma, Kofi Annan, afirmó que deben tomarse con seriedad los esfuerzos que los miembros del Consejo de Seguridad realizan para llegar a un acuerdo en la crisis de Irak.

“Lo importante es que los gobiernos deben encontrar una manera de trabajar juntos. Sin importar cómo se resuelva el conflicto actual, el Consejo debe trabajar unido para tratar la crisis en Irak y otros tantos temas”, afirmó Annan.

“Las divisiones que surgieron, algunas normales en procesos democráticos, no deben evitar que el Consejo trabaje unido en el futuro. Sin importar los resultados, el Consejo de Seguridad y la ONU tendrán un papel en Irak”, agregó.

Por otra parte, fuentes diplomáticas en Bagdad informaron que Irak entregará mañana a Naciones Unidas un informe sobre la cantidad de ántrax que asegura haber destruido en 1991, y dentro de algunos días otro informe sobre gas nervioso VX.

En otro orden, el portavoz de los inspectores de la ONU en Bagdad, Hiro Ueki, informó que uno de los expertos murió hoy en un accidente de tráfico en la capital iraquí.

Además, otro de los inspectores resultó herido y está ingresado en un hospital. El accidente se produjo a primera hora de la tarde (local), aunque por el momento no se ha revelado ni el lugar donde se produjo el siniestro ni ningún otro detalle.

“Se investigan las causas del accidente”, dijo Ueki.

Finalmente, la Cancillería iraquí anunció que se llegó a un acuerdo con Irán para liberar a todos los prisioneros de la guerra que libraron entre 1980 y 1988, así como todos los delincuentes comunes que son ciudadanos del otro país.

El Ministerio de Relaciones Exteriores precisó que según el acuerdo firmado el miércoles, Irán liberará a 941 prisioneros de guerra iraquíes, en tanto Irak liberará a 349 presos comunes iraníes. Irak niega tener en su poder a prisioneros de guerra.

 

 

 

                                   ----000----