La Elección Retrasará la Reforma de Estado; Difícil Ambiente: Paoli

 

"Muy Negativo el Efecto de la Sanción"

 

Aún hay en el IFE Quien Quiere Aniquilar al Tricolor: Gil E.

 

Por ADOLFO SANCHEZ VENEGAS

 

Francisco José Paoli Bolio, subsecretario de Desarrollo Político de la Secretaría de Gobernación, no puede ocultar su enorme preocupación por los recientes acontecimientos políticos registrados en el país. La resolución del Instituto Federal Electoral, de sancionar al PRI con mil millones de pesos, "sin duda va a tener un efecto muy negativo y hará más difícil las relaciones entre este partido y el gobierno, entre el PRI y el PAN".

En general, admite, el entendimiento en el sistema de partidos estará muy confrontado. "Los casos Pemexgate y Amigos de Fox, que han provocado litigios públicos tan agresivos que incluso producen presos, detenidos, arraigos, revisión de cuentas en el país y en el extranjero, crean un ambiente difícil en la nación.

También, el ex director de la UAM-Xochimilco menciona que la lucha electoral a obligado a posponer los traitjos de la Reforma del Estado hasta el segundo semestre del año. "Los cambios deben ser transexenales y no pensar únicamente en el corto plazo".

En tanto que el senador Ernesto Gil Elorduy considerá que en el IFE todavía hay resabios y odios de quienes buscan aniquilar al tricolor, "para dizque salvar a la patria".

Y establece: "La resolución injusta, arbitraria y aberrante, sin pruebas, convierte a los consejeros electorale en cómplices de una conjura de Estado, originada en el afán revanchista y persecutorio del régimen".

Entrevistado en uno de los salones de su oficina ubicada en el conjunto de Bucareli, el ex militr te y ex fundador del Partido Mexicano de los Trabajadores se toma la barbilla una y otra vez, muestra de su enorme preocupación por el clima político electoral en el cual ya se ve inmerso el país; reconoce que la decisión de los consejeros de sancionar al Revolucionario Institucional "va a tener un efecto muy negativo".

Me parece, dice, que esta resolución del IFE sin duda va a tener un impacto muy fuerte y hará más difícil las relaciones entre este partido y el Gobierno Federal, así como con el PAN. nn general, prosigue, el entendimiento del sistema de partidos.

Insiste en que muchos son acuerdos que se toman bajo este régimen, y cuando está muy confrontado como ahora por estos dos casos, el Pemexgate y Amigos de Fox, las negociaciones y acuerdos son más difíciles de concretar. Además, agrega, se debe sumar a este clima las propias divisiones que cada partido tiene.

Ojalá, continúa, esto se pueda dirimir de la manera más clara. No va a poderse dejar de dirimir, ni tampoco la ciudadanía va a querer que ahí se dejen las cosas como están.

Cuando aparecen las cosas, subraya, hay que llegar al fondo de ellas. "No es cosa de cacería de brujas, eso no, pero cuando aparecen responsabilidades, hay que demandar que se apliquen las sanciones correspondientes".

¿Es anterior a los procesos electorales?

Si. Algunas van a ser anteriores y otras posteriores, responde.

¿Hay más facilidades para el entendimiento?

"No, hay menos, pero es como la princesita. Eso somos los mexicanos, así quedamos, en ese nivel de confrontación, y la alternancia no es suficiente para remontar estas confrontaciones".

Y resopla, deja caer el cuerpo sobre el sillón de piel.

Además, enfatiza, es una alternancia... "la alternancia es en el Poder Ejecutivo, pero en el Legislativo hay más bancas en la oposición que en el partido del Presidente, hay mas votos... El Presidente Fox sacó alrededor de dos y medio millones de votos más que su más cercano contendiente, pero los diputados y senadores del PAN alcanzaron como dos y med c millones de votos menos que el Presidente de la República; es decir, hubo diputados y senadores del PRI en mayor número que diputados y senadores de Acción Nacional".

Esa, explica, es una condición de subdivisión que no hace una alternancia plena en términos de poder, en términos de Poder Ejecutivo. Y este es un escenario que se puede repetir en la próxima elección, indica.

El académico de la Universidad Autónoma Metropolitana señala que la Secretaría de Gobernación decidió ya no impulsar la firma de un acuerdo político electoral, luego de las resistencias mostradas por los dirigentes de los principales partidos políticos nacionales a someterse a reglas adicionales de control para la contienda electoral del próximo seis de julio.

Recuerda que el acuerdo involucraría no sólo a las organizaciones partidistas y al Gobierno Federal, sino también a los gobernadores de los estados donde habrá elecciones durante el presente año.

Paoli Bolio apunta que otro factor que impidió la firma del acuerdo es el clima de confrontación que hay entre las diferentes fuerzas políticas y que se mostró, por ejemplo, en los comicios del pasado 9 de marzo en el Estado de México.

Conforme se avanzó en la redacción del acuerdo, menciona, se empezó a generar este panorama de confrontación y se llegó al planteamiento de decir que "no se necesitaba de ningún acuerdo político y lo que hay que hacer es someterse a la ley, y si todos nos sometemos a la ley, no es necesario".

Ese argumento, expone, fue planteado por algunos dirigentes de los partidos, quienes dijeron: "No creo que sea este momento el mejor para llegar a un acuerdo. Tenemos la obligación de sujetarnos a lo que la ley previene y ese es el mejor acuerdo".

Ante esa postura de los partidos, Paoli Bolio expone que "la Secretaría de Gobernación ya no está empujando ni en esa mesa ni en ningún lado el acuerdo".

La posibilidad de firmar un acuerdo político electoral fue anunciada el 17 de octubre pasado, tras una reunión de la mesa central de los partidos políticos en la Segob y se invitaría a adherirse a tal pacto a los gobernadores de las 13 entidades donde habrá elecciones en 2003.

El propósito del acuerdo era "prever una serie de circunstancias que nos lleven a una contienda política clara, con transparencia', no sólo al nivel federal sino también local, ya que en varias se renovarán gubernaturas, congresos locales y presidencias municipales, asegura.

Ante la resistencia de algunos partidos a firmar el acuerdo, descarta que se pudiera dar un pacto con la ausencia de alguna fuerza política nacional. En  el caso del Distrito Federal, expone, todos los partidos, excepto el PRD, firmaron un acuerdo de esas características para la contienda local, pero esa lógica de un acuerdo sin la presencia de alguna fuerza política no podría trasladarse al ámbito nacional.

Hace algunos días veía, dice, un debate de cuatro partidos y dijeron que impugnarían la elección en Ecatepec y si procede, va a quedar una tensión muy fuerte.

Por lo tanto, señala, es temprano para evaluar el ambiente que dejó el proceso electoral del Estado de México. "Creo que se exagera el elemento de la poca participación, se habla de que fue de alrededor de 40%, pero se debe recordar que fueron unos comicios donde no estuvo en juego la gubernatura y tampoco coincidió con una elección presidencial, que en una cultura presidencialista lleva más gente a las urnas, considerando esta lógica, 40% no es nada mala participación.

Hace notar que en la mayor parte las elecciones hay una participación cercana a 50 por ciento, "ahí tenemos el ejemplo de Estados Unidos donde en las elecciones federales se registró una afluencia de 50 a 55 por ciento y nosotros las hemos tenido de alrededor de 77 por ciento, como ocurrió en 1994, la cual fue altísima y no se puede comparar".

Al tocar el tema de la Reforma del Estado, el subsecretario de Desarrollo Político indica que ante el proceso electoral que se avecina en el país, se ha abierto un impasse.

En la práctica, aduce, lo que están privilegiando los partidos es la confrontación electoral nosotros no podemos hacer nada más allá de lo que los partidos acepten, a pesar de ya contar acuerdos y consensos en algunos proyectos.

¿Incluida la iniciativa del INEGI y derechos humanos?

Estas quedaron acordadas, pero en los últimos días de diciembre, cuando hubo sesiones en el Congreso de la Unión y ante la cercanía de la discusión del paquete económico era muy difícil que se aprobaran estas dos propuestas.

Para este periodo que inició el sabado pasado el plan no es presentar un proyecto que toque parte de la Reforma del Estado, porque es un periodo muy corto y va a estar muy atravesado por una discusión muy fuerte de orden electoral.

Aunque todo esto que se está discutiendo en materia del campo, apunta, van a llevar probablemente a una serie de conclusiones que podrían derivar en cambios de orden legislativo, como son modificaciones a la ley agraria o a la rural. "No sé si a lo mejor algunos artículos constitucionales, y esto va a ser parte de esta etapa".

Ahí está el otro, abunda, la ley eléctrica. No sé, dice, si van a reactivar la discusión, pero es posible que también la reactiven. Y otra, según nuestra información, de la subsecretaria de Enlace Legislativo. Hay un conjunto de comisiones, sobre todo en la Cámara de Diputados, que van a terminar y están tratando de activar una serie de dictámenes que estaban avanzados en cerca de 20 o 25 materias.

Se trata, puntualiza, de leyes secundarias y no hay ninguna reforma constitucional, como son la Ley de Silvicultura o la Ley de Armas y Explosivos.

¿La Reforma del Estado se retomaría en el próximo periodo ordinario de sesiones?

Creo que sí, eso es un cálculo, de no surgir alguna coyuntura. Estamos preparando un conjunto de reformas y lo hemos venido haciendo desde que estábamos en la mesa del equipo de transición.

Ahí están unas conclusiones, luego las que se expresaron después en el INHERM y las que nosotros hemos visto. A partir de las discusiones que hemos tenido en las cuatro mesas y cuáles parecen tener mayor viabilidad y posibilidad de salir en el curso de este gobierno.

La Reforma del Estado, afirma, no puede verse solamente como algo que tenga que salir de un gobierno, aunque sea de la alternancia, la Reforma del Estado hay que verla en largo aliento.

Diría que reformas de los años 90 que están insertas en la última etapa del proceso de transición, como son la del artículo 3º, las del artículo 2º que antes estaban en el 4º, las reformas al artículo 41 que permitieron la ciudadanización del IFE y TEPJF, así como otros artículos que tocaron todo el proceso electoral. Todas ellas, agrega, son parte de la Reforma del Estado.

También aquellas que tienen quye ver con la relación Estado-Iglesia, forman parte de este proceso, así como la creación de la CNDH en 1992 y su reforzamiento como entidad autónoma en 1998.

Estos cambios, explica, fueron parte de una etapa previa y hay que concebirlas como parte de la democratización y la gobernabilidad democrática. Y ahora el gobierno del Presidente Fox, asegura, está trabajando, en la medida en que puede, con los ritmos y los tiempos que tiene. Ahora, remarca, se encuentra en un impasse en el proyecto más completo, aunque es imposible pensar en una reforma que se dé en un plazo breve, habrá cosas que no pueden hacerse en el corto plazo y también vamos a retormar esto con mayor ahínco.

Además, asevera, tiene que ser así, porque la ley electoral les marca plazos para la elección de candidatos y procesos internos para luego entrar de lleno a la campaña que inicia en abril aproximadamente.

Hay que tomar en cuenta, recalca, que estos ritmos no sólo los imponen los propios partidos sino las circunstancias. De este lado, asevera, estamos trabajando en un conjunto de iniciativas que ahora están siendo consultadas de manera bilateral con las dirigencias de los partidos.

Da a conocer que tuvo una amplia sesión con el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para hablar las posibles reformas al Poder Judicial.

-¿Podrían realizarse algunas ahora?

"Estamos ante un conjunto de núcleos normativos que tienen ciertos propósitos. La del fortalecimiento del Poder Legislativo, la del Poder Judicial, la del Poder Ejecutivo, así como la de la aclaración de las reglas entre los tres poderes y su relación".

Hay que establecer, dice, una nueva ingeniería de contactos, de comunicación, de equilibrios de balanceo que existe ya en el escenario, pero se deben establecer.

Están, subraya, las reformas que se han llamado estructurales. La reforma energética, donde está la eléctrica, la fiscal, la laboral y en forma clara el sistema federal. Este, añade, es uno de los temas que sí estamos trabajando todavía.

Se ha tenido, explica, una reunión para ponderar dónde nos quedamos y ver el tema del INEGI, así como el de los derechos humanos. Estas dos propuestas, asegura, están en una bolsa a buen recaudo.

Esperaremos, afirma, a que haya mejores condiciones para presentarlas. Sin embargo, recuerda, hay dos temas que habían sido enviados de la mesa central de la Reforma del Estado y que se encuentran inmersas en las formas de participación democrática.

Habíamos tenido, expresa, aproximaciones muy grandes en dos temas. Referéndum que se relaciona con normas constitucionales y la otra que tiene que ver con iniciativa ciudadana.

En estas dos iniciativas, menciona, hemos avanzado y al mismo tiempo ya se empezó a tocar el tema del sistema federal, tomando en cuenta que el año pasado fue muy difícil acceder a este topico, debido en gran parte por la cercanía de la discusión del presupuesto de este año.

Paoli Bolio dice que esta coyuntura hacía casi imposible ponerse de acuerdo con racionalidad y tranquilidad en torno de un tema, sino que estábamos ante la inmediatez, en un estira y afloja.

Ahora que el presupuesto está aprobado y la Ley de Ingresos también, hay un ambiente un poco más tranquila. De tal manera que podemos sentarnos para ver cuáles son las funciones que corresponderían a cada uno de los órdenes de gobierno, que podrían tocarse.

Y explica: "Cuáles serían concurrentes, cuáles les tocan a las tres niveles de gobierno, en qué medida y en que forma".

La otra beta del sistema federal, prosigue, es la financiera o hacendaria, qué tipo de egresos e ingresos deben tener, dónde hay confluencia, dónde hay colaboración, por ejemplo, para cobrarlo, quién cobra, quién distribuye.

Estas reglas, insiste, también deben aclararse, para que cuando se llegue al próximo presupuesto se aplique esta normatividad. "Son reglas tomadas con una racionalidad y con mayor tranquilidad, no ante la inmediatez de jalonear esta partida o este fondo".