Ultimátum a Saddam; se va en 48 Hrs. o Invadimos: Bush

 

"Cercano, el día de Vuestra Liberación"

 

ü       "Nosotros Elegiremos el Momento"

ü       Culpa GB a Francia por el Veto

ü       Salgan: EU a Inspectores de la ONU

ü       No Intenten Luchar, Dice a Iraquíes

ü       Se Retiran de Bagdad Periodistas

 

WASHINGTON, 17 de marzo (Reuters, ANSA, DPA, AP y NTX).- El Presidente George W. Bush dio el lunes a Saddam Hussein un plazo de 48 horas para salir de Irak, o enfrentar una invasión encabezada por Estados Unidos (EU), y dijo que las fuerzas norteamericanas librarán la guerra "en el momento elegido por nosotros".

El Presidente, comandante en jefe de los 250,000 efectivos concentrados en las fronteras de Irak, indicó al pueblo iraquí que "el día de vuestra liberación está cercano".

Entre tanto, Estados Unidos (EU), Gran Bretaña y España retiraron hoy su propuesta de resolución sobre Irak, indicio de que abandonan la esperanza de lograr el apoyo de la ONU para una guerra.

El embajador británico Jeremy Greenstock, por su parte, culpó a Francia por amenazar con vetar una resolución que le daría plazo a Irak hasta hoy para deponer sus armas o enfrentarse a una guerra.

A su vez, las cadenas de televisión ABC y NBC ordenaron a sus reporteros que salgan de Bagdad el lunes, preocupados por su seguridad ante la inminencia de una guerra en Irak.

El presidente del gobierno español José María Aznar se rehusó nuevamente a decir si España tomará parte en una guerra contra Irak, un día después de participar en la reunión cumbre de las Azores con EU y Gran bretaña.

De su lado, el Presidente Saddam Hussein admitió hoy que Irak antes tenía armas de destrucción masiva para defenderse de Irán e Israel, pero aseguró que ya no las tiene.

Varios países de Europa, Oriente Medio y Asia ordenaron hoy la salida de sus ciudadanos de Irak y el cierre de sus representaciones diplomáticas, ante la inminente guerra contra el país árabe por parte de EU y Reino Unido.

EU recomendó a la ONU que retire a sus inspectores de Bagdad, mientras Alemania cerraba su embajada en Bagdad y los periodistas extranjeros abandonaron el país, en momentos en que parecía concretarse por momentos la amenaza de una guerra. Bush subrayó que su país tiene el derecho a atacar a Irak como medida de autodefensa.

'El Consejo de Seguridad no ha cumplido con sus responsabilidades, así que nosotros vamos a cumplir con las nuestras", anunció el Presidente, "ésta no es una cuestión de autoridad, es una cuestión de voluntad", sentenció Bush, quien exhortó a periodistst, inspectores de armas y otros extranjeros a abandonar Irak.

Bush advirtió a las tropas iraquíes que no opongan resistencia a las fuerzas estadunidenses, que no destruyan los campos petrolíferos y no ordenen el uso de armas de destrucción masiva. "No traten de luchar por un régimen moribundo", dijo el Presidente estadunidense.

'Estamos actuando porque los peligros de no actuar serían mucho mayores, en un año o en cinco". Así justificó Bush la inminente acción militar.

'Si Saddam Hussein opta por la confrontación, el pueblo estadunidense debe saber que se han tomado todas las medidas para evitar la guerra, y se tomarán todas para ganarla", indicó el Presidente. "Si Saddam Hussein trata de aferrarse al poder, seguirá siendo un enemigo mortal hasta el final", agregó Bush. "El y grupos terroristas pueden tratar de realizar operaciones terroristas contra EU y nuestros amigos, estos ataques no son inevitables". "No podemos vivir bajo la amenaza de un chantaje", subrayó Bush, "la amenaza terrorista contra EU y el mundo disminuirá en el momento mismo en que Saddam sea desarmado".

El Presidente Bush elevó el estado de alerta de la nación a su segundo nivel y advirtió que la guerra podría provocar ataques de represalia a los intereses norteamericanos en el país y en el extranjero, por lo que ordenó mayores medidas de seguridad en los aeropuertos y en los ríos.

"Estos ataques no son inevitables. Sin embargo, son posibles", dijo Bush. "No nos dejaremos intimidar por matones y asesinos".

Por primera vez desde que llamó la atención a Irak en noviembre del año pasado, Bush se refirió al porqué de la guerra y por qué ahora, y afirmó que Saddam posee armas de destrucción masiva que podría entregar a un grupo terrorista, que odia a EU y porque es una fuerza desestabilizadora en el Oriente Medio.

Bush prometió ayuda al pueblo iraquí para recuperarse de la guerra. EU ofrecerá alimentos, medicamentos y otros suministros.

Fuentes de la Casa Blanca y el Congreso señalan que Bush quiere enviar un proyecto de ley por más de 70,000 millones de dólares para pagar por la guerra.

Bush emitió su ultimátum luego de que los aliados norteamericanos en la ONU se negaron a respaldar una resolución que autorizara el uso de la fuerza. La derrota diplomática obligó a Bush a avanzar hacia la guerra acompañado por Gran Bretaña, España, Australia y un puñado de naciones integrantes de la autonombrada "Coalición de los dispuestos".

Expresó su decepción porque la ONU no acompañó la posición de EU.

"El Consejo de Seguridad de la ONU no ha estado a la altura de sus responsabilidades, de manera que nosotros nos elevaremos a la altura de las nuestras", apuntó Bush.

"Saddam Hussein y sus hijos deben partir de Irak en 48 horas", dijo Bush. "Su negativa a hacerlo provocará un conflicto militar que comenzará en el momento elegido por nosotros".

Bush también renovó su advertencia a las tropas iraquíes.

Por su lado, el Presidente iraquí Saddam Hussein prometió hoy destruir a las fuerzas estadunidenses si su país es atacado, y rechazó el ultimátum impuesto por George W. Bush. Hussein indicó que espera que "no haya" guerra, pero prometió una derrota norteamericana si su país es atacado, informó la televisión estatal de Bagdad.

A su vez, fuentes oficiales de EU dijeron hoy que existen nuevas señales de que Bagdad pueda responder con armas químicas y biológicas si los 280,000 soldados estadunidenses y británicos desplegados cerca de Irak lanzan una invasión.

"Existe un creciente rumor acerca de esa posibilidad, pero no hay nada concreto", dijo una fuente oficial, al tiempo que la fuerza encabezada por EU se preparaba para un ataque mucho más potente que el desatado durante la Guerra del Golfo de 1991.

"Hemos tenido que concluir que no será posible conseguir el consenso en el Consejo", dijo por su parte Greenstock, acompañado por el embajador estadunidense, John Negroponte.

Negroponte admitió que pensaba que la votación hubiera sido "reñida".

"Lamentamos que ante la amenaza explícita de un veto, el conteo de votos pasó a ser una cuestión secundaria", agregó.

Poco después, el embajador francés Jean-Marc de La Sabliere dijo que en consultas privadas en las últimas horas "la mayoría del Consejo confirmó que no desea el uso de la fuerza".

Tras semanas de guardar silencio sobre el tema, el Presidente ruso Vladimir Putin condenó la acción militar contra Irak, señalando el lunes que la guerra sería un error que podría arriesgar la seguridad mundial.

Los anuncios en la sede de las Naciones Unidas, poco antes de unas conversaciones a puertas cerradas sobre la crisis iraquí, se dan menos de 24 horas después de que el Presidente estadunidense George W. Bush declarara que el lunes sería la última oportunidad para la diplomacia.

Poco después de que los embajadores hablaron, la casa Blanca anunció que Bush pronunciaría un discurso ante su nación.

"La ventana diplomática ha sido cerrada como resultado de la incapacidad de la ONU para hacer cumplir sus propias resoluciones para que Saddam se desarmara", dijo el vocero de la presidencia estadunidense, Ari Fleischer.

El ultimátum tendrá lugar un día después que EU, Gran Bretaña y España anunciaron un último día de acción diplomática durante su reunión de emergencia en las islas Azores.

En un intento desesperado por evitar la guerra, Saddam Hussein reconoció que Irak alguna vez tuvo armas de destrucción masiva para defenderse de Irán e Israel, pero que no las tenía ahora. Juró sin embargo enfrentar la invasión encabezada por EU, señalando que las tropas estadounidenses encontrarán a los iraquíes listos para morir por su país "detrás de cada roca y árbol".

Los tenderos de Bage d llevaron su mercancía a la relativa seguridad de sus bodegas, temiendo tanto a los bombardeos como a los saqueos cuando se inicie la guerra, mientras los pobladores locales inundaban los mercados en busca de provisiones y colocaban cinta adhesiva en las ventanas de sus casas, para impedir que volaran fragmentos de cristal en caso de explosiones.

Los inspectores de armas de la ONU pueden salir de Irak el jueves si se ordena que sean desalojados, dijo su vocero Hiro Ueki.

Periodistas informaron haberunisto a empleados de la ONU llenando cajas y sacándolas de sus oficinas en Bagdad.

Irak rechazó además por anticipado todo ultimátum que pueda pronunciar el Presidente estadunidense George W. Bush en su inminente discurso, indicó l ministro de Relaciones Exteriores iraquí, Naji Sabri.

Sabri lamentó el anuncio hecho hoy por la ONU del retiro de su personal en Bagdad, que significará la suspensión de cualquier programa de ayuda humanitaria.

En tanto, el secretario de la Liga Arabe, Amr Mussa, dijo que "la situación se acelera de tal modo que no deja posibilidad alguna para otras acciones", al término de una reunión con el vicesecretario de Estado norteamericano para Oriente Medio, William Burns.

"Es necesario dar una oportunidad suplementaria a la paz y no sólo un día", agregó Mussa, e invitó a la ONU a evaluar otra vez la situación iraquí y actuar según las nuevas indicaciones de los informes de los inspectores para el desarme de Irak.

En tanto, el temor de que la violencia se extienda en el mundo árabe, a medida que aumenten las hostilidades contra Irak, fue expresada por diversos analistas y medios de la región del Golfo.

Incluso hay quienes advierten que un ataque contra Irak encenderá aún más la violencia islámica, mientras el sentimiento antinorteamericano en el mundo árabe e islámico crece con la política exterior del gobierno Bush, acusado de favorecer a Israel.