Logró Consensos Internos la Negativa de VFQ a W. Bush

 

ü       Podría Reorientar al País: FHJ

ü       Permitiría Resuperarnos a Todos

ü       Tiene que Replantear la Unidad

 

Por MARIO PERALTA

 

La respuesta negativa del Presidente de México a la insistencia de Bush para someterlo y que apoyara la guerra logró los consensos internos y las condiciones para que la unidad de los mexicanos realmente sea posible; así, creo que Fox puede encabezar la reorientación de los esfuerzos que se necesitan en el país, porque el bono democrático se ha desgastado de manera importante y este nuevo relanzamiento permitiría a todos los sectores recuperar terreno y reacomodarnos, expresó el dirigente obrero Francisco Hernández Júarez.

"La gente seguramente que tiene confianza en el Presidente pero quiere resultados; un gobierno que no da resultados dificilmente puede pasar la prueba.

"Fox tiene que impulsar la unidad, replantear los consensos, tratar de sacar un acuerdo político nacional y hacer hasta lo imposible por fortalecer el mercado interno para que dependamos menos del exterior".

En su visita a EXCELSIOR, el secretario general del sindicato de telefonistas dio a conocer la conformación de un Frente Obrero, Campesino y Social.

Es decir -explicó- "nos vamos a liar las dos organizacions campesinas más importantes, incluidas el Campo No Aguanta Mas, el CAP y El Barzón, con el propósito de hacer un frente que no solo agrupe a las organizaciones campesinas y obreras sino inclusive a las organizaciones sociales para cada vez tener mas presencia y mayor intervención en la vida política y en la toma de decisiones y en las políticas públicas del gobierno".

Hizo notar que otro presidente colegiado de la UNT, Agustín Rodriguez Fuentes, acercó a una de las organizaciones del Congreso del Trabajo que pretende desligársele y comentó que hay muchos grupos dispersos que de una u otra forma luchan solos en otros ámbitos y alguien tiene que conjuntar ese esfuerzo y creemos que podríamos tender puentes con el Congreso del Trabajo, para poder enfrentar juntos este problema, pero hay límites, porque si uno va a hacer acuerdos con otros sectores, tiene que ser con quienes estén dispuestos a irse por el camino de la transformación, porque imagino que diseñar una ley anticorrupción o diseñar una política anticorrupción, difícilmente se va poder acordar con los que tienen el control de la corrupción y no sólo no van a tratar de acordar, sino que la van a querer boicotear.

Explicó el expriísta y expresidente del Congreso del Trabajo, que "la coincidencia de las demandas no escuchadas de obreros y campesinos nos ha unido en una lucha fraternal contra el gobierno y si éste no da respuesta, no acepta sentarse aTPialogar y escuchar las necesidades, las peticiones y también los ofrecimientos de las organizaciones democráticas e independientes, nadie va a poder parar las manifestaciones de inconformidad.

"Yo no le apuesto al fracaso de la política del Presidente Fox; estoy por la unidad nacional, pero Fox debe esmerarse para consolidar la transición".

Y de nueva cuenta Hernández Juárez insistió en que "el peligro común que enfrentamos obreros y campesinos ante un gobierno que desoye nuestras demandas, nos ha unido a otros sectores de la sociedad y encaminado a enfrentar la injusticia con mayor claridad y decisión".

Fox "tiene que escucharnos, sentarse a la mesa del diálogo para lograr la unidad nacional que permita a su gobierno, concretar la transición. Antes había aclarado que ni soy panista ni soy foxista, pero no le apuesto al fracaso de la política de este gobierno', reiteró.

Hernández Júarez es quien encabeza la oposición a la reforma de la Ley Federal del Trabajo, propuesta por el titular de la STPS y que han denominado "ley Abascal" que cuenta con la simpatía y apoyo de las organizaciones sindicales corporativistas, pero advierte que aunque al parecer "ellos, el gobierno ya tienen el consenso de unos 300 diputados para que esa ley se aprobada, advirtió que los trabajadores democráticos también hemos hecho lo nuestro y afirmamos que la llamada ley Abascal no pasará".

Se trata -subrayó Hernandez Júarez- de un retroceso en lo laboral porque privilegia el corporativismo, la mayor explotación, la flexibilidad salvaje, cancela la bilateralidad; yo diría que es una de las agresiones más importantes que se han impulsado en contra de los trabajadores por algún gobierno.

Puntualizó que "por mucho menos que eso los españoles se fueron a una huelga nacional".

Esa ley Abascal -prosiguió- niega el voto universal y secreto en los  ­ recuentos, quiere que se hagan frente a los patrones, a los antisidicalistas, a los que no quieren el sindicato y en otros renglones cuando un obrero es despedido injustamente, en el momento de la audiencia corresponde al obrero denunciar lo sucedido, pero ahora Abascal pretende que eso quede a cargo del  empresario, que sea este el que argumentar sus razones por las que corre al trabajador y si quiere hasta le inventa y seguira teniendo la razón sobre las del trabajador corrido,

Otra cláusula contraria a los intereses del obrero que pretende Abascal -dijo Hernández Júarez- tiene que ver con el tiempo extra; actualmente si una empresa quiere que un trabajador desarrolle actividades fuera de su jornada de trabajo, puede hacerlo durante tras horas continuas y hasta nueve horas a la semana y la empresa esta obligada a pagarle tiempo extra, hoy va a desaparecer eso van a crear lo que se llama "un banco de horas', es decir la empresa le va a poder exigir al trabajador que se quede a desarrollar sus actividades más tiempo y entonces el trabajador lo único que va a tener como compensación es un carnet en el que le van a estar anotando sus horas extras y la empresa se las va a poder pagar cuando lo decida ella, pero si la empresa extravía el carnet, el obligado a demostrar que le deben tiempo extra es el trabajador.

Pero "las autoridades laborales así pretenden que sea la ley, pero además insisten en que es por el bien de los trabajadores. No nos ayuden..."

También se oponen a la reforma a la Ley de Telecomunicaciones, como trabajador y dirigente sindical de Teléfonos de México, porque dijo que la actual promueve el incremento de la inversión pero unilateralmente, que haya competencia para mejorar el servicio, reducir tarifas y "no estoy de acuerdo en que se pretenda pasar por encima e Telmex manteniendo o aprobando una ley contraria a los intereses de esa empresa, y no es porque se trate de defender al dueño, Carlos Slim, pues este de cualquier otra forma puede vivir bien, pero y los 60 mil trabajadores, que van hacer. Con la intención de abrir el mercado a los extranjeros y favorecerlos, el gobierno acusa a Telmex de ser un monopolio y por la fuerza se pretende que otras empresas utilicen la infraestructura de la empresa nacional que cuenta con 12 millones de usuarios".

Consideró una injusticia que en México si se permita la inversión extranjera en telefonía, pero en Estados Unidos le cierra la puerta a los mexicanos que quieren invertir en ese negocio. A Telmex le han cerrado la puerta en Dallas, y el San Diego, recientemente, pero ellos si quieren todo aquí.

A pesar de estar cerca del hombre más rico de México; Carlos Slim, Hernández Júarez dijo que "no pudo decir si es verdad o es mentira que quiere ser Presidente de la República, pero de todas formas, habría que analizar los pro y los contra, para emitir opinión y más aún para otorgar el voto; eso yo, porque estoy seguro que los trabajadores, todos, todos le apoyarían".

Comentó Hernández Júarez que es un convencido de que a México no le pudo haber pasado nada mejor que el cambio que se dio el 2 de julio, y recordó el gusto que le dio al saber el resultado de las votaciones.

Consideró que desde el punto de vista electoral, México entró al nivel de los países democráticos aunque, "desconozco la percepción e la gente, pero creo que los mexicanos sentíamos que fatalmente siempre teníamos que aceptar que los unicos presidentes que podíamos tener eran los del PRI y de pronto el 2 de julio, la gente de manera civilizada, madura, mostrando que tiene mucho más capacidad de adaptarse a escenarios democráticos que nuestros propios gobernantes, impulso ese cambio como un hecho ejemplar".

No debemos resaltar a que contribuyó mucho a eso, los malos resultados de las políticas económicas del PRI, yo creo que especialmente las de los últimos tres sexenios, políticas económicas de mercado o neliberal, como cada quien se sienta agusto llamarle, y si ese dterioro del nivel de vida de la población, de la pérdida del salario de los trabajadores, del descontento por ver no se mejoraba el ingreso dze la población, que se empobrecía la mayoría de los mexicanos, ya que se concentraba el ingreso en unas cuantas manos, tuvo como consecuencia que la gente decidiera por un cambio y estoy seguro que en mucho contribuyó el deseo de cambio sin dejar de reconocer las ofertas y los compromisos que el candidato hoy Presidente hizo en su campaña.

"Soy un convencido de que es bueno para México, aunque no se al final cuál vaya a ser el balance en relación al gobierno del Presidente Fox, la verdad es que yo no apostaría por el fracaso a su gobierno, ojalá hubiera manera de reencauzar las cosas; los dos primeros años no han sido buenos, los resultados de la política económica han sido decepcionantes; cero crecimiento en el 2001, igual en 2002 y este año se nos decía que íbamos a tener 3.6 de crecimiento, pero apenas vamos en febrero y ya no lo bajaron a dos por ciento, y al paso que van las cosas y el resultado de la guerra, si es que se van los precios del petroleo todavía más alto y hasta pueden paralizar la economía, eso puede llevarnos a que finalmente no haya crecimiento por tercer año consecutivo.

"Y así no creo que el ánimo de la gente pueda modificarse; yo creo que la cuestión de la guerra le da un cierto aliento, la posición del Presidente de haber hecho la declaración que hizo en contra de la guerra rechazando el ultimátum del gobierno de Bush, quizá extemporánea, pero me parece que reagrupa las fuerzas políticas y sociales en el país, y en ese sentido uno esperaba con éste cambio que operara un proceso de transición, que se desmontara el aparato de poder que se había creado durante 70 años de gobierno del PRI; un aparato de poder que si ha de darse la transición tiene que ser desmontado, sin ánimo de violentar la vida política y social del país pero cuando menos en donde no se logre hacerlo de manera definitiva, si apuntar en esa dirección las transformaciones".

Estableció comparación y dijo Hernández Júarez que en todos los países que han pasado por procesos de transición semejantes a México, las instituciones son claves en el proceso de transición, y obviamente las sindicales, sobre todo, unas quedan otras se transforman, algunos dirigentes se mantienen, en general tiende haber casi siempre cambios, inclusive de liderazgos pero históricamente se ha visto que las organizacions sindicales son una constante permanencia en todos los procesos de transición, independientemente de su signo, forma estructura, de maneras que para nosotros es importante, primero consolidar la estrategia de la propia UNT y en ese sentido estamos buscando las alianzas que consideramos necesarias.

Deploró que existan organizaciones sindicales por costumbre parecen no deciporse a dar el paso definitivo para impulsar la democracia, apoyar este esfuerzo unitario, porque si es cierto que hay mucha inconformidad por la propuesta Abascal, de hecho lo han planteado públicamente, pero siguen ajustados a la estructura corporativa.

La inconformidad por la reelección de Rodríguez Alcaine, muchos la manifiestan, porque literalmente se impuso, pero no dan el paso definitivo.

Recordó que estas disciplinas son mucho de la estructura mental de las corporaciones; "yo me acuerdo que en algún momento de la elección del presidente del PRI, cuando salió José Antonio González y se abrió el abanico para que pudieran competir a la presidencia del partido, yo hablé con mucha gente que dijeron que iban a lanzar su candidatura y que iban a apoyar una opción distinta, se empezó a armar cierto revuelo y me pedían que me sumara a ese esfuerzo, pero dije que sí me sumaba en el momento en que el partido haga el pronunciamiento de que todos van a apoyar a determinado candidato, si no, mejor ni juego, porque ustedes están muy acostumbrados a patalear con anticipación para que se les tome más bien en cuenta, que para ser una verdadera oposición y apenas se dice cuál es la línea y automáticamente y hasta por inercia, todos se disciplinan a la consigna que se establece".

Así que todavía hay ciertos resabios de esa naturaleza en el Congreso del Trabajo, "pero estoy de acuerdo en que es necesario establecer puntos de contacto, alianza con el propio Congreso del Trabajo si queremos establecer ese cambio".

Se refiró a la guerra, y dijo que indudablemente que traerá repercusiones en los ámbitos económicos y políticos, sobre todo laborales o migratorios; la falta de proyectos de inversión de los nortamericanos en México, de "aliados o no aliados', y desde luego que pasará por movimientos macroimportantes de otra actividad, no nada más en los "petroprecios" sino también en tipo cambio en tasas de interés, por supuesto el financiamiento se va a ir al cielo si es escaso para la pequeña y mediana empresa, ahora será totalmente nulo, suponiendo un escenario, aunque fuera de corto plazo, pero ya tenemos también en contra esa llamada decepción de la Casa Blanca que nos traerá también repercusiones.

Pero es difícil centrar un juicio debido a que los análisis que tienen poder de opinión, no parecen encontrar un punto de contacto, y "creo que esta agresión parece apuntar todo en dirección de una matanza, al menos de soldados, por más que digan que va a ser una operación quirúrgica, que va a ser corta, de todas maneras no dejó de sorprenderme la frialdad con que se señala, a me parece un hecho sin precedente".

Es decir un país que diagnostica las enfermedades antes de que se tenga, y como manera de prevención las cura antes de que se manifieste la enfermedad, deja ver que esa va a ser la tónica en adelante, ante el mundo, con un desequilibrio tan importante desde el punto de vista de las fuerzas bélicas.

Eso "me tiene preocupado, porque no se que enfermedad nos vayan a detectar a nosotros y cual la manera de corregirla".

Hernández Júarez prevé problemas, pero creo -dijo- que si realmente se aprovechara este momento tan lamentable y peligroso para el mundo, los mexicanos podemos reorientar nuestros esfuerzos para dinamizar nuestro mercado interno, sin embargo esa guerra nos podría traer beneficios adicionales complementarios por el alza del petróleo.