Muestra Bagdad Imágenes de los Cadáveres

 

Respeto a los Capturados, Demanda G.W. Bush

 

BEIRUT, 23 de marzo (AP, Reuters, ANSA, DPA, NTX y Xinhua).- Bagdad abrió hoy un nuevo frente, el de la guerra sicológica, mostrando las impactantes imágenes de una decena de cadáveres de soldados estadunidenses y de cinco de sus compañeros, entre ellos una joven negra, aún vivos pero aterrorizados, que eran interrogados por los agentes de los servicios iraquíes.

Al respecto, el Presidente de EU, George W. Bush, exigió hoy que cualquier soldado estadunidense capturado en Irak sea tratado decentemente, y se manifestó satisfecho con el desarrollo de la guerra y aseguró: "Saddam Hussein está perdiendo el control de su país".

La transmisión de las imágenes de los soldados estadunidenses capturados o muertos hizo que el secretario de Defensa de EU, Donald Rumsfeld, protestara por lo que consideró una violación de la Convención de Ginebra. La Convención de Ginebra sobre el trato a los prisioneros de guerra exige en su artículo 13 que éstos queden protegidos de la curiosidad y no sean exhibidos.

En el frente de batalla también se reportó que diez infantes de Marina estadunidenses murieron tras una rendición engañosa de soldados iraquíes a las afueras de Nasiriya; en otro operativo desaparecieron 12 soldados de las fuerzas aliadas, informó hoy el Ejército de Estados Unidos (EU); mientras el comandante de la 51º división de las Fuerzas Armadas iraquíes afirmó que sus hombres no desertaron en masa sino que siguen peleando.

En Bagdad, nuevas explosiones se registraron hoy, donde de inmediato se activó el fuego de las baterías antiaéras que intentaban repelar el ataque que hasta ahora se estima ha dejado unos tres muertos. La ofensiva aérea de las fuerzas aliadas se registró alrededor de las 22:10 horas de Bagdad, en momentos en que las tropas terrestres de las fuerzas de la coalición se encuentran a unos 100 kilómetros de esa ciudad.

 

MUESTRA TV IRAQUI VICTIMAS DE LA GUERRA

 

La televisión del Estado iraquí mostró imágenes de cadáveres de nueve soldados norteamericanos, mientras una voz de fondo decía que habían muerto en combate en torno de la ciudad  meridional de Nassiriya que, según fuentes norteamericanas, las tropas aliadas habían conquistado ayer. Los cadáveres, sin uniforme y con los pantalones sobre las piernas, estaban cubiertos de sangre.

En algunos, se veían claramente los orificios de bala sobre la frente, como una confirmación de que los disparos que los mataron se produjeron desde muy cerca. Después de haber mostrado estas imágenes, la emisora transmitió el interrogatorio de los cinco soldados capturados algunos de los cuales afirmaron que eran originarios de Texas. Dos de los prisioneros, entre ellos una soldado negra, estaban heridos.

Según una fuente norteamericana, unos diez militares norteamericanos fueron dados por desaparecidos en el sur de Irak, mientras el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, objetó que mostrar imágenes de prisioneros de guerra constituye una violación de la Convención de Ginebra.

La transmisión fue preanunciada primero por el vicepresidente Taha Yassin Ramadan, quien con su aparición desmintió las informaciones que indicaban que había muerto en el primer ataque aéreo lanzado por EU contra Bagdad el jueves.

Pocas horas antes, la cadena árabe de televisión Al Jazzera transmitió una entrevista al general iraquí Khaled al-Hashemi, cuya 51º división -según las informaciones del viernes último- se había rendido en masa poco después de la iniciación del conflicto, según refirió el Pentágono. Las apariciones televisivas de Ramadán y de al-Hashemi, junto a las imágenes de los soldados norteamericanos hechos prisioneros y a la resistencia de las tropas de Um al Qasr, parecen haber levantado la moral iraquí.

El ministro de Información de Irak, Said al Sahaf, dijo en referencia al ataque norteamericano que "ahora son las fuerzas norteamericanas las que están sufriendo ataques y terror".

En tanto, el brigadier general Vincent Brooks indicó que unos 10 marines murieron al ser sorprendidos por soldados iraquíes, que simularon rendirse pero abrieron fuego cuando se acercaron los marines.

En un operativo en An Nasiriya, a 320 kilómetros al sur de Bagdad, los infantes de marina derrotaron a fuerzas iraquíes en el enfrentamiento más tenaz desde que comenzó la guerra, dijo el Comando Central de EU.

Doce soldados desaparecieron cuando fuerzas iraquíes emboscaron a una caravana de suministros del Ejército aliado. "Fue un día difícil para la coalición", dijo Brooks. El almirante general John Abizaid destacó el enfrentamiento de An Nasiriya como el más duro hasta el momento.

Fuentes iraquíes informaron que 25 soldados estadunidenses murieron en la operación de An Nasiriyah, un punto estratégico sobre el río Eúfrates, al noroeste de Basora. Abizaid cree que menos de 10 soldados murieron en los combates.

Bush exigió hoy que cualquier soldado estadunidense capturado en Irak sea tratado decentemente, y se manifestó satisfecho con el desarrollo de la guerra.

"Saddam Hussein está perdiendo el control de su país", aseveró Bush, quien no mencionó nada en cuanto a si el presidente iraquí está muerto, vivo o malherido.

Sin embargo, un funcionario de alto nivel de la Casa Blanca indicó que no se tiene más información sobre el estado que guarda el líder iraquí. "Nos va a llevar algún tiempo lograr nuestro objetivo, pero por supuesto, estamos decididos y estamos logrando buenos avances", señaló Bush, cuyos asesores planeaban una visita a una base militar en Estados Unidos (EU).

Bush habló con la prensa poco después de que una estación de televisión por satélite árabe transmitió imágenes de entrevistas con personas identificadas como soldados estadounidenses capturados. También fueron presentados cadáveres uniformados que la televisora dijo eran estadunidenses.

Bush, a su regreso a la Casa Blanca desde su retiro en Camp David, dijo no tener todos los detalles, pero esperaba que Irak tratara a los prisioneros "de manera humanitaria, como trataríamos a cualquier prisionero iraquí".

"De lo contrario, las personas que maltraten a los prisioneros serán procesados como criminales de guerra", agregó.

En Bagdad, el ministro de Defensa de Irak dijo que su país respetará el tratado de la Convención de Ginebra y que no hará daño a los prisioneros de guerra de EU.

"Irak no va a maltratar a los prisioneros de guerra capturados. Los tratará de acuerdo con la Convención de Ginebra sobre prisioneros de guerra", dijo en conferencia de prensa el ministro Sultan Hashim Ahmed.

Ahmed agregó que las fuerzas iraquíes hallaron cuerpos de soldados estadounidenses abandonados en un campo de batalla cerca de la ciudad iraquí de Nassiriya.

"Considero que es un contraste interesante de que muchos de sus soldados están dando la bienvenida a nuestros soldados y se están rindiendo con gusto, alegres, y serán tratados bien", señaló Bush.

Indicó que lamentaba las muertes ocurridas durante la guerra, y que pidió "el consuelo de Dios" para sus seres queridos. El presidente buscó preparar al país para lo que podría ser una acción militar a gran escala.

Al preguntársele acerca de una rendición iraquí, dijo que "todo lo que sé es que tenemos un plan de juego, una estrategia para librar al pueblo iraquí de Saddam Hussein y librar a su país" de las armas de destrucción masiva. Bush dijo estar agradecido porque "el enemigo no ha usado" esas armas.

El presidente señaló que era demasiado tarde como para que Saddam dejara el poder, la condición puesta por Bush la semana pasada para evitar que Irak fuera atacado. "El tuvo la oportunidad de irse al exilio", dijo Bush.

 

SIGUE BOMBARDEO CONTRA BAGDAD

 

Nuevas explosiones se registraron hoy en la capital iraquí, donde de inmediato se activó el fuego de las baterias antiaéras que intentaban repelar el ataque que hasta ahora se estima ha dejado unos tres muertos.

La ofensiva aérea de las fuerzas aliadas se registró alrededor de las 22:10 horas de Bagdad (19:10 GMT), en momentos en que las tropas terrestres de las fuerzas de la coalición se encuentran a unos 100 kilómetros de esa ciudad.

La nueva ofensiva, de la que aún se desconocen los daoys materiales reales, se registró a sólo unas horas de que las baterias antiaéras de Bagdad se hubieran activado por unos momentos, en una acción que había alarmado a la población y que sólo causó pánico.

El ataque contra Bagdad ocurre luego que el ministro de Defensa iraquí, sultán Hacheal Ahmed, informó que intensos combates entre fuerzas de la coalición y tropas iraquíes tienen lugar en la ciudad de Basora, donde reconocieron haber perdido el aeropuerto local.

Asimismo, varias explosiones se oyeron hoy en la noche en Mosul y fuego trazador fue visto sobre el cielo de la ciudad ubicada en el norte de Irak, dijo un corresponsal de Reuters que se encontraba a unos 40 kilómetros de los estruendos.

"Hubo luces brillantes y vi fuego trazador", indicó Sebastian Allison, quien reportaba desde Kalak, en territorio controlado por los kurdos. "Ahora hay una nube naranja en el cielo por encima de Mosul.

En otro frente de batalla, un grupo kurdo del norte de Irak dijo que fuerzas estadunidenses lanzaron hoy un segundo ataque con misiles contra una organización islámica acusada por Washington de tener vínculos con la red Al Qaeda.

Un dirigente de la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK) dijo que misiles estadunidenses impactaron presuntas posiciones de Ansar al-Islam cerca de la frontera iraní, un día después que Washington lanzó misiles y ataques aéreos al bastión montañoso de Ansar.

En tanto, informes de inteligencia británicos indican que el Presidente Saddam Hussein salió vivo del ataque aéreo inicial danEU contra Irak pero dejó el área en una ambulancia, dijo el domingo el secretario de estado del Ministerio de Relaciones Exteriores Mike O'Brien.

"Hemos recibido información de que Saddam Hussein se fue en ambulancia. Se dice que fue herido, hubo hasta indicaciones de que había muerto. Pero eso es poco probable, parece que si fue herido no fue de gravedad", indicó O'Brien a la radio BBC.

Además, fuentes de los servicios de Inteligencia estadounidenses presisaron que un alto funcionario del gobierno iraquí traicionó a Hussein, al revelar a la Delta Force dónde dormiría la noche en que concluyó el ultimátum puesto por EU.

El semanario Newsweek escribió esa versión, según la cual el alto funcionario iraquí puso en la balanza "los pro y los contra" de revelar el secreto.

Por su parte, el Ejército iraquí reconoció hoy que fuerzas de EU y sus aliados tomaron el aeropuerto de Basora, al sur de Bagdad, pero aseguró que esa ciudad aún es controlada por ellos, pese a los intensos combates que se registran.

El ministro de Defensa de Irak, general Sultan Hachem Ahmed, afirmó que el Ejército controla por completo la ciudad de Basora, y advirtió que si las tropas aliadas prosiguen avanzando se enfrentarán a la furia de los iraquíes.

Finalmente, se informó que los comandantes militares iraquíes han recibido aparentemente autorización para utilizar a discreción armas químicas y biológicas, pero las tropas estadounidenses no han encontrado todavía tales armas, dijo Rumsfeld.

Rumsfeld declaró en el programa de televisión "Face the Nation", de la cadena CBS, que no estaba claro si los comandantes iraquíes planeaban utilizar armas de exterminio y advirtió que, de hacerlo, serán "perseguidos por el resto de sus vidas".

Consultado acerca de si había alguna evidencia de que Iraq esté preparándose para usar armas químicas, Rumsfeld dijo: "Hemos visto (informes de) inteligencia de que su capacidad está dispersa y, puede ser cierto o no, indicaciones de que han sido dadas órdenes que permiten a determinados comandantes decidir sobre eso".

Irán dijo el domingo que cohetes iraquíes y estadounidenses han caído en su territorio desde el inicio de la guerra en el vecino Iraq.

Sin embargo, la República Islmámica, que ha adoptado una política de "neutralidad activa" sobre la ofensiva militar comandada por EU contra Iraq, pareció dispuesta a aceptar que los misiles cayeron en Irán por errar en el blanco y no porque estaban dirigidos deliberadamente a Irán.

El portavoz del Ministerio del Interior, Jahanbakhsh Khanjani, dijo que varios misiles que habían caído en el sudoeste iraní desde el viernes "eran estadunidenses que se desviaron del objetivo".

 

TRANSFIERE SUIZA DINERO DE IRAK A EU

 

La Unión de Bancos Suizos (UBS) transferirá a EU fondos iraquíes depositados en sus cajas fuertes, anunció hoy Axel langer, portavoz de la institución.

"La UBS responderá a los pedidos del Departamento del Tesoro norteamericano", dijo Langer, que precisó que "el dinero proviene de la venta de crudo iraquí a compañías norteamericanas".

El jueves, EU recurrió a los poderes especiales en tiempos de guerra para confiscar 1,740 millones de dólares depositados por Irak en bancos norteamericanos y congelados después de las sanciones de la ONU de 1991.  Washington dice que el dinero servirá para la reconstrucción de Irak después del conflicto.

Además de este procedimiento, la UBS anunció el viernes que examinaba otro pedido estadunidense: congelar el dinero personal del Presidente iraquí Saddam Hussein, 6,000 millones de dólares diseminados por todo el mundo.

Además, EU aseguró hoy que protestó ante Moscú por informaciones de que compañías rusas vendieron a Irak misiles antitanques, máscaras para visión nocturna y equipamiento militar de interferencia.

Una portavoz del Departamento de Estado norteamericano indicó que la respuesta de Moscú no había sido satisfactoria.

Fuerzas militares estadunidenses  hallaron "un importante depósito de armas químicas" en una localidad al sur de Bagdad, informó una fuente oficial del  Pentágono citada por la cadena estadounidense de televisión Fox.

Según la emisora, el depósito de armas químicas descubierto por los norteamericanos está a unos 100 kilómetros al sur de  Bagdad.

El general norteamericano John Abizaid, miembro del Comando Central de Qatar, precisó que según "algunos  informes", en Al Kut, una ciudad ubicada a 170 kilómetros al  sudoeste de Bagdad, "podría haber algún tipo de armas químicas".  El general agregó que se están tomando las "precauciones  necesarias" para protegerse.

El director de la planta, un general, se entregó junto con alrededor de 30 soldados a los miembros de la Cuarta División de Infantería estadunidense, asegura el diario "Jerusalem Post" en su edición online.

ABC, por su parte, cita fuentes del Pentágono para afirmar que las tropas estadunidense se incautaron de información valiosa en esta acción.

Estados Unidos ha fundamentado la invasión de Irak en la presunta existencia de armas de destrucción masiva en ese país.

Según el "Jerusalem Post" en su edición online, uno de cuyos reporteros acompañaba a las unidades estadunidenses que tomaron la fábrica, un soldado de Estados Unidos resultó herido con explosivos en la toma del recinto, de unas 40 hectáreas.

Estas fuentes apuntan que la Infantería estadunidense cortó el alambrado electrificado que rodeaba las instalaciones de la fábrica, aunque por el momento no está claro qué se fabricaba en el lugar.

La fábrica tomada estaba al parecer camuflada en el desierto, de tal manera que no podía ser identificada desde el aire.