Impasse” de México; “Estamos Flotando”: Sánchez Anaya

 

ü       Sólo Normativa, la Función Federal en el Agro

ü       Los Estados Deben Administrar Esos Recursos

 

Por FAUSTO FERNANDEZ PONTE

-I-

 

TLAXCALA, Tlax., 23 de marzo.- Alfonso Sánchez Anaya, quien a los 52 años de edad gobierna un estado que describe orgullosamente "un laboratorio" ejemplar de convivencia política, afirma que en materia de desarrollo regional el Gobierno Federal sólo debe ejercer una función normativa y dejarlea operación propiamente dicha a las administraciones estatales. Los recursos para el campo, propone, "deben ser ejercidos por los gobiernos estatales". Señala: "Necesitamos un gran acuerdo político nacional". México, dice, vive un impasse. "Estamos flotando', observa.

-¿Entre quiénes debería ser ese gran acuerdo político, don Alfonso? -inquiere EXCELSIOR a este mandatario de talante apacible y aspecto de intelectual que exuda modestia y humildad y cuya educación profesional es la de médico veterinario zootecnista.

-Ese gran acuerdo deberá ser entre el Gobierno Federal, los gobernadores, los presidentes municipales, legisladores federales y locales, empresarios por supuesto, partidos políticos sin lugar a dudas, fracciones parlamentarias.  Amplía: "Si lográramos este acuerdo estaríamos aprovechando el cambio. Estaríamos poniendo al país en un camino adecuado (...) En el Congreso no pasa ninguna iniciativa que implique cambio estructural".

-Al hablar de desarrollo regional, don Alfonso, ¿se rpriere a desarrollo social?

-Sí. Yo no tengo nada contra Josefina Vázquez Mota, pero para mí su Secretaría de Desarrollo Social no tiene razón de ser.

Y explicita -la voz pausada-, sin altibajos: "Desarrollo social, yo diría, es lo que se refiere a la atención de lo social, para lo cual están las secretarías de Educación Pública y de Salud, los programas de vivienda y está, además, la propia Sedesol".

-¿Cómo ve al país desde la casa de gobierno aquí en Tlaxcala?

-Veo que en lo político no estamos trabajando a favor de la democracia -responde con semblante sobrio que descubre preocupación.

Abunda al respecto: "No se está dando la actividad debida para aprovechar el cambio y la alternancia que ya se dio (...) Ya estuviéramos cambiando instituciones, flexibilizándolas, dándoles otro marco jurídico diferente, propiciando la participación de la gente".

-En este paisaje, ¿cuál es entonces el papel de los gobernadores de los estados, don Alfonso?

-Lo que observo desde Tlaxcala es que hacemos un esfuerzo muchos gobernadores para lograr cambios en nuestras entidades.

-Pero, ¿y logran esos cambios?

-Los cambios estructurales que podemos lograr son mínimos, porque dependen, a su vez, de cambios nacionales.

Elucida, a seguidas, que en materia de desarrollo regional "no tenemos un marco jurídico" y subraya que la Presidencia de la República creó una entelequia, una coordinación, "que lamentablemente nadie toma en cuenta".  FALTA DE ACUERDOS

La conversación ocurre en una sala de la Casa de Gobierno denominada "Apizaco', aunque Sánchez Anaya aclara: "Lleva este nombre no porque yo soy de Apizaco; a esta sala la designaron así mis predecesores". Este ámbito espacioso es ocupado por muebles mexicanos -de acusada influencia castellana- que le dan sobriedad al ambiente y, a la vez, en afortunada combinación, informalidad. De las paredes penden cuadros de los pintores tlaxcaltecas Teódulo Rómulo y Desiderio Hernández Xochipiotzin.

La conversación -que es registrada en video por la coordinación de Comunicación Social del gobierno estatal- acusa, pues, ese atributo de desgaire. Así, en ese contorno de frescura Sánchez Anaya -quien viste una camisa blanca de mangas cortas- habla con desenvoltura no eximida de ciertos gestos que parecen indicar una espontaneidad controlada.

De cuando en cuando asoman en los labios del entrevistado rictus que el interlocutor identifica como nerviosidad. Algo indefinido parece inquietarle al gobernador, como si le abrumaran los pesados asuntos de la gobernanza. El mandatario exuma cortesía, la cual permea el entorno. La conversación es, pues, cordial.

-¿Cómo se ve el país desde el Palacio de Gobierno, don Alfonso?

-Lo primero es reconocer que hay la alternancia en el poder -inicia-. Ello implica un cambio radical.

Precisa: "Hay quien dice que no hay ningún cambio. Pero yo no coincido con ello. Sí implica un cambio radical porque finalmente es otro gobierno. El sistema que habíamos tenido los mexicanos durante 70 años se acaba y se inicia una etapa diferente en el país...

"En este orden de ideas yo diría que la perspectiva de su servidor es que lo que no hemos logrado, hablo en plural, los mexicanos y, sobre todo, la clase política ante esta extraordinaria oportunidad son los acuerdos políticos que nos llevarán, si se logran, a los cambios estructurales que requiere nuestro país. ¿Cómo cuales acuerdos políticos? Para hablar en un lenguaje más sencillo: la reforma hacendaria...

"Si nosotros logramos hacer un acuerdo político entre el Gobierno Federal, los gobernadores, los presidentes municipales, los legisladores locales, entre todos... Si nosotros lográramos, empresarios por supuesto, partidos políticos sin lugar a dudas, fracciones parlamentarias, entonces sí estaríamos aprovechando, aprovecharíamos el cambio y estaríamos poniendo al país en un camino adecuado, porque una reforma hacendaria sin lugar a dudas implicaría la posibilidad de una mayor captación de recursos, en primer lugar...

"En segundo, una mejor distribución de los recursos a nivel federal, estatal y municipal y una mejor distribución de los recursos del país entre todos los ciudadanos mexicanos... Es indiscutible que hay una concentración de la riqueza en el país y que hay un incremento de la pobreza".

ACUERDOS HACENDARIOS

Mientras Sánchez Anaya habla, entra a la sala una perrita de inconfundible raza Labrador, de nombre "Dolly', que husmea la diestra del periodista y, luego, amigablemente se sitúa entre éste y el gobernador, dejándose alisar el pelaje marrón. El entrevistado hace una brevísima pausa, pero no se distrae.

Prosigue: "Entonces, ¿qué es lo fiscal? Es un mecanismo que nos permite hacer una distribución más adecuada de los recursos. Desde mi punto de vista ese sería el tema fundamental...

"El otro tema fundamental sería, por supuesto, lo que se refiere a acuerdos en materia de salud, la educación y en el campo, como algunos de los más importantes, e infraestructura... Un acuerdo en materia de infraestructura nos va a posibilitar que las inversiones que existen en nuestro país sean más rentables, más eficaces, más eficientes; que aumenten también la posibilidad de más inversiones de los propios nacionales o extranjeros, que ya las tienen aquí, y que vengan nuevas inversiones al país para generar los empleos que necesitamos...

"Esta es la óptica que tengo. Pero lamentablemente hay partidocracia. Entonces, en el Congreso no pasa prácticamente ninguna iniciativa que implique un cambio estructural... En lo primero, yo lo diría, ahí están las mesas de la reforma del Estado. Hay una mesa de reforma del Estado en la Cámara de senadores; hay una mesa de reforma del Estado en la Cámara de Diputados. Y que yo sepa, cero avance...

"Además, tiene cuando menos unos diez años que se inició esto, o 12 años de la reforma del Estado que, por supuesto, sí es indispensable porque si ya no es el mismo sistema político, si ya no existe la misma evolución entre los ciudadanos y en el gobierno, si ya no es un partido único, o sea si ya tiene todas estas condiciones distintas, pues eso requiere un acuerdo entre todos los mexicanos. Un acuerdo diferente...

"Y este acuerdo pasa por la normatividad; es decir, pasa por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, pasa por las leyes derivadas de nuestra Constitución, y pasa por las constituciones locales de los estados. Y, por supuesto, por lo que se requiere la modificación del articulo 115 constitucional en este orden de ideas...

"Entonces, lamentablemente al no trabajar todos con estos acuerdos, yo diría, deberían ser los acuerdos mínimos en los que coincidiéramos todos los políticos y los empresarios: reforma del Estado, reforma hacendaria, reforma educativa, en salud, en infraestructura, etcétera...

"En tanto no se tenga esto caemos más y más en un proceso de descalificación permanente. Yo le llamaría que estamos en la mezquindad política, o sea que no permitimos que el adversario haga nada bueno porque suponemos que le va aumentar su capital político; entonces no. Pero, bueno, a los que estamos perjudicando es al país y a todos los mexicanos".

EL EJECUTIVO

NO AVANZA

-¿Percibe usted que no hay tolerancia política, condescendencia, generosidad, son Alfonso?

-Sí. Nos hace falta una buena dosis de generosidad política.

Afirma, no sin cierto acento de reproche: "Nos hace falta ser generosos desde nuestro partido -el de la Revolución Democrática-, desde nuestros grupos políticos, desde nuestra posición política, entre quienes tenemos el privilegio de gobernar alguna entidad o de representar al país en el Congreso, o en un Congreso local...

"Esto se dice fácilmente, pero ahí están los resultados ya de dos años, y en dos años no hemos logrado algún cambio estructural que llevaría a la nación a beneficiar a los pobres y a darles mejores condiciones de vida y mejores oportunidades a todos los mexicanos. No lo hemos hecho...

"Y por eso la decepción, la desilusión, el desencanto de la mayoría de los mexicanos. Yo digo: el enfoque es del de que quien tiene la responsabilidad central es sin lugar a dudas el Poder Ejecutivo federal. En este orden de ideas no ha avanzado...

"Yo pongo un ejemplo: en lo que creo que sí se demostrara la voluntad política del gobierno federal, al menos se diría que hay la mejor disposición del Ejecutivo, para que a partir de esta voluntad política de fortalecer al federalismo se puedan generar otros acuerdos políticos como los que yo menciono...

"Si se arriba al Gobierno Federal con un compromiso y una promesa de fortalecer la Federación y de llevar hasta sus últimas consecuencias al federalismo... Además el Presidente Vicente Fox venía de una experiencia en una entidad federativa y había vivido las consecuencias nocivas del centralismo...

"Si en este momento se dijera: `Los programas del campo, los recursos para el campo prácticamente los deben de ejercer los estados y los municipios, y la Secretaría de Agricultura debería de tener una función normativa, y, eso sí, de vigilancia de todas nuestras fronteras en función de la sanidad animal, vegetal y forestal, pero básicamente normar para el desarrollo regional', la normativa la debería tener la Federación y los estados la operación del desarrollo regional y, por supuesto, los municipios la atención directa a los campesinos y, a nivel de comunidad. también...

"Pero esto no sucede. Hay que verlo en el desarrollo social: yo diría que lo que se refiere a la atención de lo social, bueno, pues están las secretarías de Educación Pública y de Salud; están todos los programas de vivienda y, además, la Secretaría de Desarrollo Social".

SIN SENTIDO,

LA SEDESOL

-¿La Sedesol?

-La Sedesol no tiene sentido...

Sostiene: "Para mí no tiene sentido la Sedesol desde el punto de vista administrativo, no hace sentido esta secretaría...

"Hago la aclaración que no tengo nada en contra de Josefina Vázquez Mota; absolutamente nada. Lo digo y lo he dicho siempre, que yo no le veo razón de ser a la Sedesol...

"Yo creo que debería haber un instituto de desarrollo social que investigara todo lo referente a educación, a salud, a vivienda, a pobreza, a todo lo de desarrollo regional que esté vinculado precisamente al desarrollo social, y que a partir de ahí se generaran las políticas publicas, los programas, los proyectos en apoyo a las entidades federativas...

"Pero se ejerce menos cada vez, como en este año, pues de un plumazo le quitan algo así como mil millones de pesos al empleo; aquí lo disminuyen un 75 por ciento... Era un programa que operamos en los gobiernos estatales, que lo hacemos para actividades productivas, para mejorar la infraestructura de los campesinos que no tienen recursos para hacerlo como trabajos de zanjeo, de nivelau ón de tierras, etcétera, de caminos vecinales; en fin...

"En su lugar se crea un programa que se llama Tu Casa y el otro se llama Hábitat, que se sacan del convenio de desarrollo social y los maneja la Federación, y ahí dan 50 por ciento de los recursos...

"Por poner el ejemplo en Tlaxcala, nosotros el año pasado ejercimos más o menos 70 por ciento de los recursos de Sedesol y 30 directamente la propia Sedesol. Bueno, este año se vuelve a invertir; Sedesol ejercefo0 por ciento y nosotros 30. Ante eso, ¿pues donde está el espíritu federal?

"Si no hay esta voluntad, si solamente hay un discurso y éste no se corresponde con los hechos; bueno, pues entonces no se está demostrando con mucha claridad que sí se quiere hacer el cambio. Este sería un ejemplo de que de ahí pasaríamos a los acuerdos nacionales para lograr los cambios estructurales...

"Ahora hay un riesgo en este escenario: por la falta de acuerdo, finalmente cada quien está de acuerdo a su visión y a su criterio, en ocasiones al partido político; a veces dentro del mismo partido político hay tres, cuatro, cinco visiones distintas de lo que se considera que debe ser el proyecto de nación. Cada quien con su proyecto político, su punto de vista, su visión ideológica sin lugar a dudas, y su compromiso con el país...

"En este momento tenemos 18 proyectos de nación. Entonces cuando es en algo que nos deberíamos de poner de acuerdo, bueno, este es el proyecto de nación para todos los mexicanos, esta es la reforma del Estado y ahora sí, en función de eso, yo preguntaría: ¿cuáles son los acuerdos mínimos que requerimos para que caminemos todos bien?"

'ESTAMOS FLOTANDO"

Es un mediodía templado en Tlaxcala, pero sin nubes. En la sala Apizaco siéntese cierto calorcillo. El gobernador suda ligeramente. Y alguien, solícito, le trae una lata fría con refresco de "cola" que es light y la pone sobre la mesa de centro. El gobernador la mira, pero no la abre, quedando así hasta el final de la conveasación.

-¿Es un paisaje oscuro, don Alfonso?

-Es un paisaje sin claridad -contesta.

Subraya: "No hay claridad. Esto se refleja... se da la incertidumbre... Entonces, al no haber certidumbre en los sectores productivos del país pues no hay la inversión, no hay el compromiso de incrementar esta inversión ni de generar los empleos. Mantenemos una actitud expectante...

"Si a Estados Unidos le va bien, pues nos va ir bien; si no, nos va ir mal. Es algo catastrófico: nosotros ya no podemos hacer nada. Estamos en la inmovilidad cuando deberíamos de estar diciendo; ante una guerra, bueno, ¿cuáles son todas las estrategias que tiene nuestro país? ¿Qué podemos hacer? ¿Qué podemos aprovechar para nosotros? ¡Cómo vamos a fortalecer nuestro mercado interno?

"Venimos hablando del mercado interno. ¿Cómo poder seguir hablando del mercado interno si no tienes financiamiento? Es un contrasentido, ¿no? Necesitas la palanca del financiamiento para prestar dinero a los empresarios que lo puedan invertir y que puedas fortalecer el empleo primero y, por supuesto, el mercado interno...

"Yo creo que estamos en un impasse. Estamos flotando. No se está dando la actividad que debiera darse para aprovechar el cambio y la alternancia que ya se dio, y en este orden de ideas pues por supuesto que en lo político no estamos trabajando en favor de la democracia...

"Es decir, de un gobierno democrático es para que ahorita ya estuviéramos cambiando instituciones, flexibilizando las instituciones, dándoles otro marco jurídico, diferente, propiciando y estimulando la participación de la gente para que se vuelva real su participación en el ejercicio democrático y no porque a la democracia yo la considere que es la solución básica; no, pero finalmente es una forma de gobierno, que si lo hacemos bien, bueno pues nos podría poner por el camino del progreso y podríamos lograr estos cambios estructurales...

"De otra suerte, la verdad es que lo que yo observo desde Tlaxcala es que hacemos un esfuerzo muchos gobernadores por lograr cambios en nuestras entidades".

DESARROLLO REGIONAL,

SIN MARCO

Se interrumpe la charla. "Dolly" retorna al recinto y vuelve a husmear a los conversantes y, con la mirada, parece pedir que se le pase una mano por el pelaje.

El gobernador mira a su perro y aparece en sus labios una sonrisa levísima que atempera un poco su expresión. El rictus desaparece. Pero no corta el hilo de sus palabras.

Dice: "Los cambios estructurales que podremos lograr son mínimos, porque dependen de los cambios nacionales. Entonces, avanzamos muy lentamente. Necesitamos los cambios estructurales nacionales para profundizar en los cambios en los estados... Me refiero a darle transparencia absoluta al combate a la corrupción, a la adecuación de la legislación".

-¿Qué quiere decir con adecuación de la legislación, don Alfonso?

-En los estados siempre se ha legislado en función de la Federación -responde.

Precisa que "entonces hay que legislar en función de los intereses de los estados".

Sánchez Anaya habla sin dispersión ni disgresiones. Teje sus ideas finamente, sin bordados ni eufemismos. Su mirada, semioculta por unos lentes marroncillos, es fija. Sus ademanes son subrayados por la diestra, la cual mueve para acentuar sus asertos.

Continúa: "Tenemos el (asunto del) desarrollo regional. En México el desarrollo regional no tiene un marco jurídico. Hay una institución, una coordinación, que se crea en la Presidencia de la República que, lamentablemente, nadie toma en consideración...

"Entonces, estamos detenidos y no aprovechamos esta gran oportunidad que tenemos los mexicanos. Ese es por lo menos mi punto de vista".

-¿Y cuál sería su propuesta, don Alfonso?

-Bueno, esto es algo que la verdad ya se ha comentado mucho -contesta reminiscente.

Hace una pausa. Desvía brevemente la mirada hacia la lata de "cola', pero vuelve a fijar los ojos en su interlocutor.

Reanuda: "Lo primero es, inclusive, lo electoral, que en función de la enorme desconfianza que había en el ámbito nacional. Yo diría que hay un exceso en las penalidades, en la misma estructura y en el costo de lo electoral. Ya se pueden hacer adecuaciones...

"El otro, lo segundo, es precisamente lo económico -en el desarrollo económico-, para entrar en la discusión realmente del tema de los energéticos...

"El petróleo se menciona y parece un tabú, algo intocable. Y se habla de energía eléctrica y se empantana la discusión. Yo digo que esto es fundamental. Nosotros deberíamos ser el país que con la riqueza petrolera que tenemos deberíamos de tener una de las plantas petroquímicas más importantes del mundo; estar transformando nuestros productos y exportándolos, y no estar comprando gasolina extranjera como lo hacemos ahorita...

"¿Qué nos ha pasado? Por lo que no hay inversiones suficientes en el país del mismo Petróleos Mexicanos o no hemos permitido que Pemex las haga es porque lo estamos sangrando de manera permanente para completar el presupuesto (de ingresos) nacional...

"Estos son asuntos que deben de discutirse a fondo y no asumir nada más posiciones partidistas, o posiciones a ultranza. Si no discutimos a fondo qué es lo que conviene al país, por supuesto con la importancia que tiene para la soberanía de México, sin lugar a dudas con respeto a eso, pero, bueno, no es una posición que no permita avanzar a esta industria tan importante de todos los mexicanos, sino dar el paso siguiente".

REFORMA ENERGETICA

-¿Y cuál sería el paso siguiente?

-Transformar la materia prima -es la contestación de Sánchez Anaya.

Propone: "El paso siguiente sería... no solamente exportar crudo, sino transformar el crudo en nuestro país, obteniendo todos los derivados que implica una planta petroquímica, para abastecer primero lo nuestro, pues la mayoría lo importamos, empezando con fertilizantes y gasolinas. Producir aquí las gasolinas que necesitamos, los fertilizantes que requerimos para el campo mexicano. Y, además, exportar los derivados no textiles, etcétera. ¡Tantas cosas que se hacen derivadas del petróleo!

"Lo mismo en la energíToeléctrica, bueno, hasta donde si se modifica o no se modifica la Constitución, en función de que... no mantener una posición cerrada. A mi juicio, dentro de la reforma del Estado estos temas son fundamentales...

"También son fundamentales las relaciones gobierno-ciudadano. O sea, ¿cuáles son las instituciones que le permitan al ciudadano conocer con claridad la información que debe de proporcionarle el gobierno y los espacios de participación a nivel de su comunidad, de su colonia, de barrio? Se habla de todos los elementos de comunicación modernos que facilitan ésta, siempre y cuando se tenga acceso a estos instrumentos, pero yo diría que la educación es la más importante...

Se ha hablado hasta el cansancio de la política educativa. Pero todavía nuestros sistemas de evaluación son obsoletos. Yo me atrevería a decir que todavía el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación no hace un esfuerzo interno para ponerse a tiempo con las necesidades de avance de la educación en México y en el mundo. Todos lo sabemos...

"La materia prima más importante en el día para el desarrollo en el país es la educación: transformar en conocimiento. El conocimiento transformado en tecnología. Y la tecnología transformada en productos de diversa índole, tanto para consumo interno como para la exportación...

"En tanto este factor no tenga competitividad con las países desarrollados siempre estaremos en una enorme desventaja. Por ello me pregunto, bueno, ¿dónde están los acuerdos para la educación? Esto debería ser parte de la reforma del Estado...

"También el campo. Una política agropecuaria en la que, ya en algún momento se dijo, los campesinos ya son mayores de edad y por ello se les quitan todos los subsidios. Pero, bueno, EU subsidia su agricultura, europa subsidia su agricultura, y aquí somos más papistas que el Papa...

"Tenemos, además, que reconocer la vocación de México en términos de qué áreas son forestales, qué áreas son agrícolas, qué áreas son ganaderas".

AGRICULTURA

Y DESARROLLO

Desde la cámara de video, alguien le hace una seña al gobernador, quien cambia la dirección de su mirada. No parece hablar con su interlocutor, sino con la cámara.

Prosigue: "El desarrollo regional en la agricultura es indispensable. Viajan los granos a veces de norte al centro y del centro regresan al norte; hay un desperdicio terrible en lo que producimos porque no hay este desarrollo regional en el campo...

"En el campo, además de que en términos económicos está demostrado que el desarrollo regional es conveniente porque genera equilibrio, da más oportunidades, lo hace más eficiente y lo hace más eficaz, pues el campo, decía, está determinado por el clima y por el recurso del agua; está determinado por la orografía. Yo digo que el desarrollo regional en el campo es obligado.

(Continuará)

ffernandezp@terra.com.mx