A Punto del Colapso, la CTM: Mario Suárez

 

Líderes Millonaros la han Diezmado, Señala

 

Por MARIO PERALTA

 

La otrora prestigiada CTM, secuestrada por líderes millonarios que la han empobrecido, desacreditado y diezmado, está a punto del colapso, porque varios de los principales sindicatos buscan irse a la Unión Nacional de Trabajadores y/o al Frente Sindical Mexicano, lo que afectaría no sólo la figura del dirigente Leonardo Rodríguez Alcaine y su comité, que intengran senadores y diputados, sino también del Congreso del Trabajo, del que está adueñado.

Mario Súarez García, decano del movimiento obrero sindicalizado y secretario general de la Confederación Revolucionaria de Trabajadores, al referirse a Leonardo Rodríguez Alcaine, mencionó el adagio de que "el que mucho abarca poco aprieta" y consideró que es muy difícil para una sola persona ser secretario general de la CTM, presidente del Congreso del Trabajo y secretario general del Sindicato Unico de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (Suterm).

En el Suterm, Rodríguez Alcaine enfrenta ya una poderosa oposición encabezada por Jesús Navarrete, que mantiene dividido a ese sindicato y sus opositores, autodenominados democráticos del Suterm, han solicitado su ingreso al Frente Sindical Mexicano, organización de nuevo cuño que encabeza el secretario del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), quien ha procedido a una consulta general para atender la demanda de los sutermistas que "ya no aguantan" a la "Güera" Rodríguez Alcaine.

El decano Súarez García, admite que en el Congreso del Trabajo, Rodríguez Alcaine, no está haciendo un buen trabajo, las sesiones no se efectúan como lo ordenan los estatutos, y eso le ha restado fuerza y prestigio a la organización.

Hay muchas inconformidades entre dirigentes de las entidades que forman parte del Congreso del Trabajo, pues Rodríguez Alcaine tomó la decisión de continuar como presidente, haciendo a un lado los derechos legítimos de otros aspirantes; en el momento en que tenía qué tomarse la determinación de elegir el nuevo presidente o reelegir a Rodríguez Alcaine, quien había afirmado que ya no le interesaba, les hizo creer que "posponía" por seis meses esa elección, pero en el XXXVII aniversario del CT, el pasado mes de febrero, afirmó que "un grupo de compañeros me ha solicitado que siga al frente de esta presidencia y lo hago con beneplácito". Así, de esa forma, Leonardo Rodríguez Alcaine continúa por dos años más en ese liderazgo.

Así quedaron en el camino las aspiraciones de varios dirigentes, como el del sindicato minero, Napoleón Gómez Urrutia, quien era un firme aspirante a la presidencia del CT.

Quizá debido a esto, es que varias organizaciones también quieren abandonar el CT para ingresar sus huestes a la UNT.

A lo anterior, uno de los presidentes colegiados de esta unión que se formó con grupos que abandonaron el CT, en vida y mando de don Fidel Velázquez, Francisco Hernández Júarez, al igual que hacen en el FSM, estudia la posibilidad de admitir el ingreso de esas organizaciones las que, a través de otro presidente colegiado, Agustín Rodríguez Fuentes, líder del Stunam, buscan su filiación a la unión.

Algo que en mucho ha colaborado a que los trabajadores ya no quieran pertenecer a sindicatos de la CTM, es la divulgación que en los últimos seis meses se ha dado a la participación de dirigentes cetemistas encabezados por Rodríguez Alcaine, en la conformación de una propuesta de reforma a la Ley Federal del Trabajo, que los dirigentes de los organismos independientes, principalmente UNT y FSM, han denominado "ley Abascal", porque sostienen que es una ley pro empresarial y, por ende, en contra de los intereses y derechos de los trabajadores.

Los dirigentes independientes también cuestionan la vigencia de los contratos de protección, que lesionan severamente a los trabajadores; afirman que muchos de estos sindicatos son encabezados por cetemistas.

Los sindicatos de protección sirven a los patrones, pues simulan ante la autoridad y los propios sindicalizados, "dar protección para evitar violaciones a la ley", pero eso sucede desde hace más de 30 años, y la CTM y el Congreso del Trabajo no han hecho algo contra el sindicalismo de protección.

Y, como muestra de lo anterior, el investigador de la UNAM, Alfonso Bouzas, afirma que "a la fecha, en el Distrito Federal existen unos 100 mil CCT depositados en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, pero la mayoría no tiene movimiento o se revisa como un acto meramente protocolario en el que los trabajadores involucrados no participan.

La negociación se da entre una dirección sindical entendida de los requerimientos empresariales, y un empresario que ve la negociación colectiva como un mal necesario que enfrenta vacunado con el antídoto de una sindicato que le garantiza una revisión sin conflicto, comprensión, no porque esté compenetrado de lo que los trabajadores esperan de su futuro laboral, y que los oriente respecto de lo que pueden alcanzar y cómo lograrlo, sino precisamente por lo contrario", acotó el investigador Bouzas.

A todo lo anterior hay qué agregar que en lo que va del año, al menos tres sindicatos obreros, de una de las ramas más fuertes de la CTM: la de la construcción se han declarado en "quiebra", debido a que sus socios no aportan cuotas, porque no tienen trabajo, pero algo peor para la CTM, y que la tiene al filo de la navaja económicamente, es que la recaudación financiera ha mermado mucho en los últimos años, debido a que los sindicatos tampoco cotizan.