Los Springbreakers,

sin Honor Cívico

"Alocan" a Cancún

 

F. MERAZ, enviado

 

CANCUN, QR, 25 de marzo.- Mientras en el otro extremo del mundo los jóvenes estadunidenses sin acceso a la educación superior ni recursos económicos libran la m s encarnizada de las batallas en la invasión de Irak, aquí en el primer centro vacacional de Latinoamérica, quinto en el mundo, miles de juniors springbreakers -colegiales en vacaciones de primavera-, enfebrecidos por el alcohol y la droga, se mofan de su país, de la guerra, del Presidente Bush y de Saddam Hussein.

Aquí, el temor a la muerte, el espectro de la guerra, las angustias por los combatientes, el sentido de patria, el honor cívico o cualquiera de los sentimientos encontrados que la Guerra en Oriente Medio levanta en todo el mundo, se limita apenas a una referencia de soslayo en las pantallas de la televisión o en las páginas de los diarios para la mayor parte de los sesenta mil turistas que disfrutan aquí sus vacaciones.

Pero para los boys, es un excelente motivo, un pretexto ideal para lo que se ha llamado ``The War Springbreak" -la guerra de las vacaciones de la primavera-. En las m s importantes discotecas se han colocado caricaturas en material de celulosa de George W. Bush y del Presidente de Irak, Saddam Hussein, en diferentes actitudes, todas irónicas, porque aquí la guerra es una broma.

En ``Daddy Oh!', la principal de Plaza Fórum, hay una gigantesca figura de Bush, con un penacho de águila calva en la cabeza y el ``Big Stick" o Gran Garrote, que aporrea a otra gran caricatura de un Saddam Hussein, tirado en el piso. En el interior, los cocteles y bebidas se llaman con los nombres de los proyectiles ``Misil Tequila', una versión de la tradicional ``Margarita" con un toque de ron y khalúa, es la m s solicitada, pero también hay ``Spetial Scud', tequila y ron en las rocas, con un trozo de cáscara de coco, en la que se graban las siglas ``USA Victory".

La otra gran discoteca de esta plaza ``Dady Rock" también incluye un variado menú de bebidas alcohólicas, que van desde las simples ``Granadas de Ataque" cervezas con tequila; los ``M-18" -en alusión a los fusiles reglamentarios del ejército estadunidense- que son una nueva versión de la cuba libre, pero con un ingrediente adicional de tequila, cerveza y ron.

El acceso para la prensa está prohibidísimo. Todos los cancerberos tienen la consigna de poner en el arroyo a cualquier fotógrafo, camarógrafo o reportero que tome notas de lo que sucede dentro. Esto, por el escándalo internacional que provocaron las publicaciones de reportajes en prensa y televisión de los excesos saturnales, de las verdaderas orgías que aquí protagonizan los desinhibidos jóvenes estadunidenses.

Alegres como nunca, los jovencitos, con las grandes banderas de barras y estrellas que son el fondo de las discotecas, libran sus batallas etílicas. De mesa a mesa se desafían con los proyectiles, que son las copas y cervezas para ver quiénes son los m s valientes.

 

 

--00--