A 80 Km. de Bagdad, las Fuerzas de la Coalición

 

ü       Atacan con Obuses y Misiles la Plaza

ü       Basora, "Blanco Militar": Ingleses

ü       Levantamiento Allí Contra Saddam: Wall

 

KARBALA, Irak, 25 de marzo (AP, NTX, Reuters, DPA y ANSA).- Las fuerzas de Estados Unidos (EU) que se encuentran a 80 kilómetros de Bagdad atacaron hoy con obuses y cohetes blancos militares al sur de la capital iraquí; mientras el sargento mayor Kenneth Preston, quien encabeza el asalto a la capital, afirmó que son al menos 500 los iraquíes muertos en los dos últimos días; y en otro frente, los británicos declararon que Basora, la segunda ciudad iraquí y donde fueron atacados el lunes, era ahora "un blanco militar".

En los enfrentamientos, un segundo soldado británico murió durante la noche cerca de Az Zubayr, pueblo vecino de Basora. Y el mayor general Peter Wall, segundo de mando de las fuerzas británicas, confirmó hoy que ha surgido un levantamiento contra el gobierno de Saddam Hussein en Basora.

En Washingtó , el secretario de Defensa de EU, Donald H. Rumsfeld, declaró hoy que las fuerzas estadunidenses y británicas han tomado más de 3,500 prisioneros iraquíes y la ayuda humanitaria ha empezado a ser despachada. Mientras, Irak anunció hoy la primera "operación suicida" de la guerra contra las fuerzas anglo-estadunidenses.

En Washington, el Presidente George W. Bush urgió hoy al Congreso a aprobar un presupuesto adicional por 74,700 mdd para cubrir los gastos por la guerra contra Irak, su reconstrucción y fortalecer la lucha contra el terrorismo. En tanto, Arabia Saudita le ha entregado a EU e Irak una propuesta para poner fin a la guerra, informó hoy el ministro de Relaciones Exteriores saudí Saud al-Faisal, pero aún no ha recibido respuesta.

INTENSOS ATAQUES DE EU CONTRA BAGDAD

Las tropas regulares iraquíes y la Guardia Republicana de Saddam Hussein aprovecharon la tormenta de arena que impidió el fácil avance de las fuerzas estadunidenses e iniciaron un contraataque en las ciudades centrales de Najaf y Karbala, en lo que se considera la más cruenta batalla desde el inicio de la guerra de Irak.

"Los combates más duros nos esperan a partir de ahora", anunció horas antes de estos enfrentamientos el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas estadunidenses, general Richard Myers.

Najaf y Karbala, ubicadas a 150 y 75 kilómetros de Bagdad, respectivamente, son algunos de los mayores obstáculos con que se deben enfrentar las fuerzas de la coalición de británicos y estadunidenses para poder empezar la gran batalla por el control de la capital y por ende la caída del régimen.

Fuentes del Pentágono informaron que "los iraquíes dispararon primero" contra las fuerzas del Séptimo Regimiento de Caballería de EU. Dijeron, citadas por las cadenas CNN y la británica Sky News, que entre 300 y 500 iraquíes murieron a causa de estos enfrentamientos, aunque el dato no fue confirmado por fuentes independientes o de la contraparte.

Periodistas que acompañan a las tropas aliadas cerca de Najaf informaron que este regimiento estadunidenses no contó con apoyo de la aviación, ya que se lo impidió la tormenta de arena que castigó a la zona central iraquí.

Paralelamente, una tormenta de arena interrumpió las misiones de combate de por lo menos dos portaaviones estadounidenses. Una decena de aviones partieron hoy desde el portaaviones Harry Truman en el Mediterráneo pero regresaron pocas horas después sin haber podido llegar hasta el norte de Irak. El Theodore Roosvelt suspendió todos los vuelos.

El mariscal de la Real Fuerza Aérea Brian Burridge, el oficial británico de mayor rango en el golfo Pérsico, dijo que las fuerzas británicas trataban de liquidar la resistencia en esa zona, donde actúan la milicia del Partido Baath de gobierno y otras fuerzas leales al Presidente iraquí Saddam Hussein.

Por lo general, las andanadas de la artillería estadunidense duraban media hora. Luego de una pausa los artilleros atacaban otros blancos, en medio de una fuerte tormenta de arena.

La tercera División de Infantería del Ejército asumió la protección del flanco occidental de la zona de concentración de fuerzas. Ocho vehículos blindados Bradley estaban espaciados a 100 metros de distancia uno del otro, en medio de los cuales habían puestos de ametralladoras.

Los comandantes dijeron que un grupo de milicianos de al-Quds, leales a Saddam, emboscaron un convoy de vehículos, destruyeron dos de ellos e hicieron impacto en una ambulancia blindada con un cohete lanzagranada.

Las fuerzas estadounidenses devolvieron el fuego, matando a más de 100 iraquíes y destruyendo 15 furgonetas, dijeron los comandantes. No se informó de bajas estadunidenses y tampoco estaban claras las circunstancias del combate.

Los británicos enframtaban a su vez a los milicianos que les habían impedido tomar el control de la ciudad de Basora, pero los informantes desconocían si ello significaría también el ingreso a la zona urbana, una fase de la guerra que querían evitar en lo posible. Las fuerzas británicas rodearon la ciudad en una rica zona petrolera y capturaron el aeropuerto.

El secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, advirtió que podría desencadenarse una crisis humanitaria en la ciudad y exhortó a tomar "medidas urgentes" para restablecer la electricidad y el suministro del agua a sus 1,300,000 habitantes.

Tras cinco días de combate, el secretario de Defensa de EU, Donald H. Rumsfeld, trató de atenuar las expectativas de un fin rápido. "Todavía estamos, obviamente, más cerca del comienzo que del fin", dijo en una rueda de prensa en el Pentágono.

Rumsfeld rechazó críticas de que la invasión comenzó con tropas y blindados insuficientes. Sostuvo que los comandantes militares estaban "muy satisfechos" con el plan de campaña y que las fuerzas seguían entrando a Irak "cada minuto de cada hora de cada día".

El jefe del Estado Mayor Conjunto general Richard Myers aseguró que la invasión a Bagdad estaba bien encaminada. "Es un plan brillante", agregó Myers, y acotó que las fuerzas coligadas cercaban la ciudad.

El Pentágono se preparaba para sumar más tropas. Un contingente de vanguardia de la cuarta División de Infantería del Ejército partirá de su base en Fort Hood, Texas, hacia Kuwait en los próximos días, precisó laa ocera, mayor Josslyn Aberle.

Dijo que la división no irá a Turquía para abrir un frente desde el norte como estaba previsto sino que será una fuerza secundaria para liquidar bolsones de resistencia y otras tareas. Turquía se negó a autorizar el uso de su territorio para la movilización de tropas estadounidenses.

 

REBELION CONTRA HUSSEIN EN BASORA

 

"Confirmo que han surgido sucesos en Basora", dijo el mayor general Peter Wall, el segundo de mando de las fuerzas británicas. "No sabemos el motivo, noreabemos el tamaño, no sabemos la magnitud y no sabemos qué consecuencias tendrá", añadió.

Reporteros británicos que acompañan a los soldados de su país habían relatado que en Basora los iraquíes se habían alzado, y que las fuerzas británicas les estaban ayudando bombardeando los elementos iraquíes que reprimían a su propio pueblo. "Por supuesto vamos a aprovechar esa situación", dijo Wall. "Tenemos el deber de hacerlo. Pero debemos asegurarnos de hacerlo de una manera sensata".

Wall dijo que "una cantidad considerable" de civiles iraquíes habían salido a las calles de Basora, donde las fuerzas británicas combaten contra unidades irregulares iraquíes, entre ellas los "Fedayín", ala paramilitar del partido gobernante Baath.

"Hay una cantidad considerable de gente en las calles y están siendo mucho menos obedientes con el régimen de lo que es usual", agregó.

Por su lado, las autoridades iraquíes aseguraron hoy que su Ejército logró destruir en las últimas 24 horas un avión sin tripulación, tres helicópteros y 30 vehículos blindados de EU, además de haber abatido a ocho soldados británicos.

La televisión oficial de Irak informó que las baterías antiaéreas iraquíes derribaron esta mañana un avión no tripulado Done, cuando intentaba lanzar una nueva oleada de bombardeos sobre una área militar cercana a Bagdad.

El derribo de la nave se llevó a cabo de manera precisa y se trata del tercero -según el gobierno iraquí- desde el jueves pasado, cuando las fuerzas de EU y Reino Unido lanzaron su operación militar sobre Irak.

Mientras, las fuerzas estadunidenses han destruido seis interceptadores de GPS que, según dijeron, Irak había estado intentando usar para bloquear sus equipos de posicionamiento por satélite, dijo el martes un general de EU.

"Hemos notado que los iraquíes ha intentado usar sistemas de interferencia de GPS que han conseguido de alguna otra nación", dijo el mayor-general Víctor Renuart en rueda de prensa en el cuartel general estadounidense en Qatar.

 

ATAQUES SUICIDAS CONTRA LOS ALIADOS

 

Irak anunció hoy la primera "operación suicida" de la guerra contra las fuerzas aliadas. Un portavoz militar iraquí dijo que un civil se hizo volar en Faw, cuando se encontraba junto a un tanque militar.

Durante una conferencia de prensa que transmitió en directo la cadena árabe Al Jazzera, el vocero militar, Hazem El Rawy, indicó que "la primera operación suicida fue cometida en la madrugada de hoy martes por un ciudadano iraquí contra los ocupantes".

"Habrá que esperar mucho más que esto; lo cual testimonia que somos un pueblo musulmán y creyente", agregó Rawy.

Por otro lado, el ministro de Información iraquí, Mohammad Sail al Sahaf, afirmó que en las últimas 24 horas las fuerzas iraquíes mataron a 11 soldados "enemigos" y destruyeron tres helicópteros y 30 vehículos estadounidenses y británicos, incluyendo algunos tanques.

El Presidente Saddam envió un mensaje a los jefes de tribus y clanes pidiéndoles intensificar la lucha contra los aliados. "Combátanlos en focos y cuando avancen sus columnas atáquenlos en el frente y en la retaguardia", les dijo, según la televisión estatal. "Aquellos que se hayan resistido a luchar a la espera de la orden, consideren que éste es el comando de la fe y la yihad y peleen".

"Cáusenles daño y, aunque pueda no ser mucho, verán cómo huyen porque están lejos de sus hogares y porque son agresores", agregó Saddam.

Por otro lado, se dijo que Hussein fue herido por las primeras bombas y misiles de EU lanzados contra un complejo gubernamental en el sur de Bagdad la semana pasada, dijo hoy el diario USA Today.

"Sabemos que le dimos (a Hussein). Sabemos que fue herido", sostuvo un funcionario de inteligencia estadounidense no identificado. Según el reporte, el oficial citado está involucrado en rastrear a Hussein. "También creemos que no ha abandonado Bagdad", dijeron las fuentes a USA Today.

Las fuerzas aliadas realizaron hoy 1,400 misiones aéreas, según dio a conocer el comando central estadunidense en Doha, Qatar.

BUSH PIDE AL CONGRESO MAS PRESUPUESTO

El Presidente George W. Bush urgió hoy al Congreso a aprobar un presupuesto suplementario por 74 mil 700 millones de dólares para cubrir los gastos por la guerra contra Irak, su reconstrucción y fortalecer la lucha antiterrorista.

"Este complemento está directamente ligado a ganar esta guerra y asegurar la paz que seguirá" dijo Bush, quien pidió al Congreso "actuar rápido y de modo responsable", evitando convertirlo en una oportunidad para agregar gastos no relacionados e innecesarios.

Ante funcionarios del Pentágono, Bush explicó que los fondos pagarán por la masiva tarea de transportar el equipo y la fuerza militar, tanto activa como de rserva, suministrar combustible a barcos y aviones y trasladar suministros al teatro de operaciones.

Indicó asimismo que los fondos permitirán reemplazar las municiones de alta tecnología que EU ha venido utilizando en la ofensiva militar iniciada el miércoles pasado.

"Mi solicitud incluye también fondos para ayuda humanitaria y reconstrucción en un Irak libre. Estamos comprometidos a asegurar que los iraquíes, que han sufrido bajo un tirano, tengan la comida y las medicinas que necesitan tan pronto como sea posible", apuntó.

De los fondos solicitados, 62 mil 600 millones se destinarán al Departamento de Defensa para cubrir los gastos de la guerra, mientras que otros cinco mil 900 millones serán utilizados en tareas de ayuda humanitaria y de reconstrucción en una Irak post-Saddam.

El mandatario señaló que la petición incluye también fondos esenciales para sostener la amplia guerra contra el terrorismo en Afganistán, Filipinas y otros lugares del mundo, así como para brindar asistencia a los países socios en esta empresa.

Finalmente, Arabia Saudí le ha entregado a EU e Irak una propuesta para poner fin a la guerra, informó el martes el ministro de Relaciones Exteriores saudí Saud al-Faisal. Agregó que aún no ha recibido respuesta.

En conferencia de prensa Saud al-Faisal, al ser consultado sobre si Arabia Saudí había estado en contacto directo con EU e Irak en un esfuerzo por evitar la guerra, dijo que "hemos formulado la propuesta y estamos a la espera de una posible respuesta".

No dio detalles del plan. Hace unas semanas, Arabia Saudí discretamente difundió la idea de que el Presidente iraquí Saddam Hussein se exiliara. Asimismo, presentó a las potencias occidentales la idea de que fuera ofrecida una amnistía a todos los funcionarios iraquíes, salvo los más cercanos a Saddam, con la esperanza de que fuera derrocado por sus generales.