ARMADOS 7 MILLONES DE IRAQUIES

 

Ø       LOS COMBATES EN IRAK, SIN CALENDARIO, ADVIERTEN GEORGE W. BUSH Y TONY BLAIR

 

WASHINGTON, 27 de marzo (ANSA, AP, Reuters y DPA).- Los mandatarios de Estados Unidos y de Gran Bretaña pidieron hoy a Naciones Unidas que renueven el programa ``petróleo por alimentos", con la finalidad de asistir a la población iraquí, y advirtieron que combatirán en Irak ``todo el tiempo que sea necesario" para vencer, pues, dijeron, ``no es una cuestión de calendario, es una cuestión de victoria".

Por otra parte, un diplomático iraquí señaló que siete millones de ciudadanos han sido armados y adiestrados para pelear en combate cuerpo a cuerpo, lo cual sería confirmado por la versión de un activista sudcoreano que está en Irak.

El Presidente estadunidense, George W. Bush, y el Primer Ministro británico, Tony Blair, celebraron esta mañana la segunda sesión de una cumbre destinada a discutir la marcha de las operaciones militares en el Golfo Pérsico y los detalles sobre el futuro de un eventual Irak ``post-Saddam".

En rueda de prensa conjunta, ambos mandatarios llamaron a las Naciones Unidas a reanudar inmediatamente el programa ``petróleo por alimentos”, que permite al gobierno de Bagdad importar comida y otros elementos de primera necesidad para su población con los ingresos de la venta de determinadas cuotas de crudo.

"Este asunto de asistencia humanitaria urgente no debe ser politizado', dijo Bush. El tema será seguramente abordado durante la reunión que Blair mantendrá hoy con el secretario general de la ONU, Kofi Annan.

En cuanto a la marcha de la guerra en Irak, desde donde están llegando noticias sobre la muerte de soldados de la coalición y de la preparación de los soldados iraquíes de élite para la resistencia, Bush rechazó responder si las operaciones militares pueden extenderse ``por meses', según se le preguntó.

La ofensiva militar seguirá adelante ``todo el tiempo que sea necesario para vencer, todo el tiempo que sea necesario para alcanzar nuestro objetivo”, dijo el Presidente estadunidense, quien reiteró que la meta de la coalición liderada por Washington y Londres es tanto eliminar las presuntas armas de destrucción masiva en manos del gobierno de Saddam Hussein como ``liberar" al pueblo iraquí.

"Ese es nuestro compromiso, esa es nuestra determinación y veremos que sea cumplida”, completó Blair.

Asimismo, el Primer Ministro denunció que soldados británicos fueron hechos prisioneros y ``ejecutados" por militares iraquíes, un acto que el Presidente Bush, calificó de ``crimen de guerra".

"Si alguien necesitaba nuevas evidencias de la depravación del régimen de Saddam, esta atrocidad las provee”, dijo Blair.

A su vez, el secretario estadunidense de Defensa, Donald Rumsfeld, dijo ante una comisión del Senado en Washington que no habría cese el fuego en la guerra contra Irak, sin importar ``lo que algunos países puedan proponer".

Mientras tanto, el encargado de negocios de la embajada de Irak en Sri Lanka, Wajidi A.M. Abbas, dijo que ``las fuerzas norteamericanas y británicas no tienen idea de lo que les espera" cuando pretendan ingresar en las principales ciudades iraquíes.

El diplomático reveló que el gobierno de Saddam Hussein ha armado y adiestrado a siete millones de personas, quienes ``parecen ciudadanos comunes y corrientes pero, en caso necesario, se transformarán en unidades de combate".

"Dejemos que luchen primero con nuestro ejército regular, y luego podrán probar lo que hacen esos combatientes, si osan ingresar en zonas urbanas”, dijo Abbas, quien se negó a decir qué clase de armas tienen esas unidades, pero añadió, ``son muy buenas en el combate cuerpo a cuerpo".

Esto podría confirmarlo la versión del activista sudcoreano Bae Sang Hyung, quien explicó a la agencia noticiosa de su país Yonhap que los ciudadanos de Bagdad recibieron fusiles para cometer ataques suicidas en casi de que la capital caiga en manos de las tropas aliadas.

Por otra parte, el ministro de Salud Pública de Irak, Umeed Midhat Mubarak, acusó a las fuerzas estadunidenses y británicas de usar bombas de dispersión y otras armas, que han causado hasta el momento más de 350 víctimas mortales entre civiles.

"La mayoría de estos mártires y víctimas son niños, mujeres y ancianos indefensos”, dijo Mubarak en una conferencia de prensa en Bagdad en la que habló en inglés.

"Ya pueden ver que estos agresores, los estadunidenses, los ingleses y sus aliados, están bombardeando a civiles en Irak independientemente de su edad”, agregó.

Asimismo, informó que 36 personas murieron y 215 resultaron heridas en las últimas 24 horas en los ataques aéreos en Bagdad, y denunció que los agresores atacan deliberadamente a civiles para someter la voluntad del pueblo iraquí.

En el Campamento As Sayliyah, sede del Comando Central estadunidense en Qatar, el brigadier general Vincent Brooks dijo hoy que es ``muy posible" que un proyectil iraquí haya causado la explosión en Bagdad que mató a 14 personas.

Explicó que una batería de proyectiles iraquí estuvo cerca de ese vecindario y que los iraquíes han estado usando misiles viejos con sistemas de orientación apagados.

Agregó que Estados Unidos había lanzado un ataque aéreo que ``atacó algunos blancos, pero no en esa área sino en otra, y encontraron algún fuego de proyectiles antiaéreos".

En la sesión informativa diaria en el cuartel central, Brooks dijo que las bajas civiles parecían concentrarse en poblaciones chiítas y que ``parece haber una pauta" de ataques iraquíes contra ese grupo, que es mayoría en el país regido por los sunitas del Presidente Saddam Hussein.

Por otro lado, Brooks negó que se hubiesen producido nuevos casos de ``fuego amigo”, luego de la versión de un periodista británico en el sentido de que más de 30 infantes de marina de Estados Unidos habrían resultado heridos, dos de ellos de gravedad, en un accidental intercambio de disparos entre unidades estadunidenses.

James Mates, corresponsal de la cadena de televisión británica ITV, dijo que el incidente se registró cerca de la ciudad iraquí de Nasiriya, cuando dos grupos de infantes de marina fueron enviados durante la noche para repeler a un contingente iraquí, pero concluyeron tiroteándose entre ellos.

En tanto, el ministro de Defensa de Gran Bretaña, Geoff Hoon, aseguró en Londres que las fuerzas británicas encontraron evidencias que demuestran ``categóricamente" que Irak está listo para usar armas de destrucción masiva contra las fuerzas aliadas.

"Tenemos evidencias de que el régimen iraquí está preparado para usar armas de destrucción masiva. Ya sabíamos por prisioneros de guerra iraquíes que fue enviado equipo de protección a las divisiones del sur de Irak”, dijo Hoon en conferencia de prensa en Londres.

En una advertencia a los oficiales iraquíes, Hoon dijo: ``Quiero dejar en claro que cualquier comandante iraquí que apruebe el uso de este tipo de armas de destrucción masiva está cometiendo un crimen de guerra y será responsabilizado personalmente por esta acción".

 

 

 

                                   ----000----