OSIEL CÁRDENAS,”GAY” Y DROGO: REVELACIONES EN DILIGENCIA DE MILITARES

 

HECTOR CRUZ

 

El temido y sanguinario narcotraficante Osiel Cárdenas Guillén, señalado por la DEA y PGR como jefe del Cártel del Golfo, en realidad era un tímido homosexual que se hacía acompañar por bellas mujeres y era adicto a la cocaína.

Así lo revelan informes de inteligencia judicial y militar, mismos que quedaron al descubierto esta mañana en la tercera diligencia del Consejo de Guerra que se les instruye al general brigadier Ricardo Martínez Pérez, al capitán Pedro Maya Díaz y al teniente Antonio Quevedo Guerrero, presuntamente vinculados con la organización delictiva que encabezaba Cárdenas Guillén.

Incluso, volvió a mostrarse una foto en la que aparecen el capitán Maya Díaz y el capo de las drogas vestidos ambos de bailarinas hawaianas, maquillados y con movimientos típicos de ese bailable isleño.

Alrededor de las 11:00 horas, el presidente del Consejo de Guerra, general Gonzalo Bernardino Durán Valdez, avalado por el juez primero de lo militar, coronel Jaime Juárez González, ordenó un receso de 10 minutos, luego de dos prolongada horas en los que continuó la lectura de testigos en favor de los jefes militares procesados.

Los testimonios de los declarantes, versaron para demostrar la inocencia de los acusados, quienes atentos y por momentos cabizbajos escucharon, por parte del primer vocal, general Gilberto García Campante, el contenido de sus esposas, hermanos y hasta padres de los hoy enjuiciados.

Asimismo, la audiencia se prolongó más de lo necesario, debido a que el defensor particular del teniente Quevedo Guerrero y del capitán Maya Díaz exigió fueran leídos largas cartas de felicitación de acciones y aseguramientos que realizaron los militares durante el tiempo que estuvieron adscritos al XXI batallón de caballería, perteneciente a la IV zona militar con sede en Reynosa, Tamaulipas.

Por otra parte, la PGR prevé enviar en las próximas horas a la Secretaría de la Defensa Nacional una serie de denuncias en contra de los jefes militares enjuiciados, por parte de transportistas y comerciantes mexicanos y extranjeros, quienes fueron víctimas de secuestros robos y torturas, por parte de los acusados, cuando éstos estaban comisionados en esa plaza tamaulipeca.

 

 

 

 

                                   ----000----