Avala la ONU Cambiar Petróleo por Comida

 

NACIONES UNIDAS, 28 de marzo (Reuters, DPA, AP y ANSA).- El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó hoy por unanimidad asignar miles de millones de dólares en ingresos por ventas de petróleo iraquí a la compra de alimentos y medicinas, en un intento por evitar una crisis humanitaria a causa de la guerra.

poco antes, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, dijo que ``la situación militar marcar  que tan rápido" regresen los empleados de la organización a Irak para reanudar sus actividades en 45,000 centros de distribución en ese país, al tiempo que el jefe de inspectores, Hans Blix, afirmaba que Estados Unidos ya había decidido en enero emprender la acción bélica y estimó que nada de lo que dijera su personal habría cambiado esa decisión.

La nueva resolución adoptada por el Consejo de Seguridad autorizaría a Annan por los próximos 45 días a hacer ``ajustes tecnológicos y temporales" al programa de ``petróleo por alimentos', tales como evaluar los contractos iraquíes para asegurarse de que se d‚ prioridad a los suministros de salud y comida.

El programa de petróleo por alimentos, que comenzó en diciembre de 1996, permite que Irak venda crudo para comprar alimentos, medicinas y otros productos de uso civil bajo supervisión de la ONU.

Annan había suspendió el programa y evacuado a los trabajadores de ayuda humanitaria que supervisan la distribución de suministros poco antes de que las fuerzas estadounidenses y" británicas invadieran Irak la semana pasada.

Asimismo, la ONU lanzó un llamamiento urgente a la comunidad internacional solicitando m s de 2,200 millones de dólares de ayuda de emergencia para Irak.

El dinero se necesita para posibilitar a la población afectada por la guerra la supervivencia en los próximos seis meses, se señala en el llamamiento. Al mismo tiempo, se insiste en que las fuerzas de ocupación son las que cargan con la mayor responsabilidad en paliar la crisis.

Por su parte, Blix declaró a la televisión alemana que Estados Unidos ya había decidido atacar a Irak en enero y estimó que nada de lo que dijeran los inspectores habría cambiado esa decisión, aunque dijo estar dispuesto a que su equipo de expertos regrese a Irak después del final de la guerra para continuar en forma independiente sus investigaciones.

"Los estadounidenses y los británicos podrían estar interesados en verificaciones" que se realizarían respondiendo a ``órdenes del Consejo de Seguridad de la ONU, no de Washington', dijo el jefe de inspectores de Naciones Unidas.

"Nosotros mismos estamos interesados en ver si la razón para esta guerra (la presunción de que Irak tiene armas de exterminio) está justificada o no', dijo.

Por otra parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) dijo en Ginebra que m s de medio millón de niños iraquíes podrían necesitar cuidados sicológicos para cuando concluya la guerra.

"Hay 5,7 millones de escolares de enseñanza primaria en Irak, y estimamos que un mínimo del 10% de ellos necesitar  ayuda', dijo el funcionario Carel de Rooy.

Mientras tanto, en una original manifestación contra la guerra, un austriaco subido a un parapente motorizado que llevaba una pancarta por la paz descendió sobre la Plaza de San Pedro.

A lo mejor esperaba que las autoridades del Vaticano, donde el Papa Juan Pablo II ha liderado una enérgica campaña contra la guerra, le recibieran con los brazos abiertos, pero en lugar de eso se encontró con la policía.

El pacifista volador y un grupo de seguidores que lo estaban esperando para ayudarlo durante el aterrizaje fueron llevados a la comisaría de policía del Vaticano para ser interrogados, dijo un portavoz de la policía.

La policía acusó al grupo de llevar a cabo una manifestación sin autorización y dijo que el que iba en el parapente, que despegó de un parque de Roma, podría ser acusado de violar el espacio a‚reo italiano.

 

 

---00---