Llega la Coalición a 30 Km de Bagdad; Fricciones EU-GB

 

ü       "Docenas" de Cadáveres de Civiles: CRI

ü       Completan el Cerco a la Capital

ü       Lanzan Bombas de Racimo a Tanques

ü       Rebasa la Infantería la Zona Roja

ü       Otro Grupo Avanza por el Tigris

ü       "Ilusión" Estadunidense: Sahaf

 

BAGDAD, 2 de abril (AP, Reuters, DPA, ANSA, NTX y Xinhua).- Las fuerzas de Estados Unidos (EU) completaban el cerco a Bagdad cuando una unidad desde el sudoeste se encontraban hoy a sólo 30 kilómetros de la capital; mientras otras tropas de un segundo grupo de avance, lo largo del valle del río Tigris, estaban situadas a unos 40 kilómetros de distancia, dijo una fuente militar norteamericana en el terreno.

Asimismo, la infantería de Marina eliminó hoy la resistencia de una división de la Guardia Republicana cerca de Kut y se ubicó dentro de la llamada "zona roja" de la defensa iraquí, a unos 65 kilómetros de la capital, y el Ejército atacó sin pausa otras unidades de la Guardia por el flanco oeste.

En los ataques, bombarderos B-52 lanzaron seis nuevas bombas de racimo de 454 kilogramos, guiadas por dispositivos de precisión, sobre una columna de tanques iraquíes que defiende Bagdad, dijeron las fuentes.

En Ginebra, la Cruz Roja Internacional indicó hoy que miembros de la organización vieron los cadáveres de "docenas de personas", entre ellas mujeres y niños, en una población al sur de Bagdad que, según funcionarios iraquíes, fue atacada por helicópteros de EU.

CERCAN TROPAS DE EU BAGDAD

Las fuerzas de EU se apostaban en el sur; en el Tigris a 40 kilómetros y las unidades de la Tercera División de Infantería al oeste del río Eufrates cerca de Kerbala, 110 kilómetros al sur de Bagdad, citaron oficiales, según los cuales su avanzada había encontrado con menos resistencia de lo esperado.

Al este, infantes de marina estadounidenses dijeron que habían cruzado el río Tigris cerca de Kut, 170 kilómetros al sudeste de la capital, hoy por la mañana, y que habían tomado el control de la carretera principal que lleva a Bagdad, una ciudad que se extiende a ambas orillas del Tigris.

Los movimientos concertados en los ríos Tigris y Eufrates al sur de Bagdad se produjeron tras una pausa de varios días en el avance liderado por EU a través del sur de Iraq, que fue ordenada por los jefes militares para mejorar las vulnerables líneas de abastecimiento y aumentar las municiones.

Al sur de Bagdad, elementos de avanzada de la tercera División de Infantería del Ejército llegaron cerca de Karbalá luego de un feroz bombardeo nocturno contra posiciones del régimen iraquí en la ciudad sagrada de los musulmanes chiítas, a unos 80 kilómetros del centro del poder presidencial de Saddam Hussein.

Al este de Karbalá, los infantes de marina llegaron a 65 kilómetros de la capital iraquí, tras derrotar a la División Bagdad de la Guardia Republicana y capturar un estratégico puente sobre el río Tigris cerca de Kut, dijo el capitán de navío Frank Thorp, vocero del Comando Central norteamericano.

Miles de marines, con decenas de helicópteros y aviones, avanzan por el centro de Irak, entre Diwaniya y Kut. Los civiles iraquíes sonrieron a su paso y saludaron, intentado vender cigarrillos iraquíes a los soldados mientras pasaban.

En tanto, se informó que la División Bagdad de la Guardia Republicana, cuerpo de élite que defiende la capital de Irak, fue destruida hoy por las fuerzas aliadas tras un severo combate, una acción negada de inmediato por los voceros del gobierno iraquí.

La destrucción del cuerpo de élite fue reportada por el vocero del Ejército estadunidense, en Doha, Qatar, general Vincent Brooks, y confirmada por enviados de prensa incrustados en la tercera división de Infantería, que habría sido la vencedora del combate.

Pero el reporte fue descalificado por el ministro de Información iraquí, Mohammed Said Al Sahaf, quien calificó de "ilusión" que los voceros estadunidenses afirmaran haber puesto fuera de combate a la División Bagdad.

Por otro lado, el Comando Central estadunidense dijo que bombas CBU-105, cada una de las cuales dispersa varias bombas más pequeñas capaces de destruir equipos blindados, fueron lanzadas el martes por primera vez en la historia "para impedir que una columna iraquí continuara su ruta" hacia las tropas estadounidenses que combaten a la Guardia Republicana iraquí.

Las Fuerzas Armadas estadunidenses no suministraron una valoración de los daños causados por el bombardeo en el centro de Irak, ni indicaron exactamente dónde cayeron las bombas.

Las bombas de racimo, que diseminan explosivos en tierra que estallan cuando los tanques les pasan por encima, son controvertidas porque también pueden causar víctimas entre los civiles que transitan la zona atacada.

A las nuevas bombas se las llama "de precisión" porque, después de ser lanzadas, se abren en el aire y dispersan pequeños paquetes explosivos en paracaídas, diseñados para caer en las áreas establecidas como blancos.

Por lo menos 20 iraquíes fueron muertos y 67 cayeron prisioneros o se rindieron, según los partes de campaña. No hubo bajas norteamericanas. Además, fue destruido un tanque de la división Nabucodonosor.

El teniente coronel del Ejército Scott Rutter, el comandante de uno de los batallones, dijo que las fuerzas iraquíes lanzaron el grueso de sus ataques contra su unidad, permitiendo al resto de la brigada cruzar el paso de Karbalá sin sufrir bajas. El desfiladero está flanqueado por un lago al oeste y la ciudad de Karbalá en el este.

 

DENUNCIA LA CRUZ ROJA LAS MASACRES

 

Florian Westphal, vocero del Comité Internacional de la Cruz Roja destacó que hay decenas de cuerpos en Hillah y por lo menos 280 heridos están siendo tratados en el Hospital Quirúrgico, a unos 100 kilómetros al sur de Bagdad.

"Nuestro equipo vio vehículos que llegaban al hospital transportando cadáveres de hombres, mujeres y niños. Ignoramos exactamente cuántos, pero posiblemente docenas", indicó Westphal.

"Los cadáveres y la naturaleza de las heridas sugiere que al menos algunos de ellos son el resultado de los bombardeos", agregó Westphal.

Westphal precisó que al parecer, muchas de las víctimas serían resultado de los combates en las últimas 48 horas en la población de Hindiya, en la cual tropas estadounidenses ingresaron el lunes.

En esa ocasión, fueron capturados docenas de efectivos de la Guardia Republicana, el cuerpo de élite del Presidente Saddam Hussein.

De acuerdo con el funcionario, los empleados del hospital no pudieron lidiar con la gran cantidad de heridos.

En tanto, la aviación bitánico-estadunidense bombardeó hoy un hospital de maternidad de la Media Luna Roja en Bagdad, en lo que representaría el tercer ataque a blancos civiles en la capital iraquí en los 14 días de guerra.

Los bombardeos se produjeron alrededor de las 09:30 horas de Bagdad (06:30 GMT) este miércoles en lo que al parecer se trataba de un ataque a varios edificios gubernamentales que se ubican cerca del Centro de Maternidad e Infancia de la Sociedad de la Media Luna.

Por otro lado, comandos estadunidenses penetraron las líneas iraquíes y dominaron la resistencia militar en un hospital para rescatar a una soldado herida, en una operación en la que también descubrieron 11 cadáveres posiblemente de estadounidenses y salieron sin sufrir bajas, informó el miércoles un portavoz militar.

La operación, realizada el martes, estuvo a cargo de las fuerzas especiales, que actuaron según un informe de la CIA sobre el paradero de la soldado Jessica Lynch, de 19 años. Los comandos burlaron las líneas enemigas y rescataron a Lynch del Hospital Saddam encubiertos por la oscuridad, dijo el informante.

Lynch, miembro del equipo de aprovisionamiento del Ejército, había sido capturada por los iraquíes hace más de una semana después que su unidad de mantenimiento se equivocó en la ruta que seguía y cayó en una emboscada en Nasiriya.

Se teme que otros 12 integrantes de su unidad también estén capturados; cinco de ellos están registrados oficialmente como prisioneros de guerra.

Las fuerzas estadounidenses se enfrascaron en un tiroteo para entrar y salir del hospital, pero no tuvieron bajas, declaró el general brigadier Vincent Brooks, portavoz del Comando Central de EU en Qatar.

NUEVA DECLARACION DE SADDAM HUSSEIN

El Presidente Saddam Hussein declaró hoy que "la victoria está cerca" en la lucha contra las fuerzas militares de ocupación debido a que Irak apenas ha utilizado la tercera parte de su Ejército, y pidió a los iraquíes combatir y defender cada población del país, informó la televisión satelital iraquí.

Saddam Hussein exhortó a su pueblo a luchar y dijo que sus fuerzas de defensa aún no han empleado a plenitud sus capacidades de guerra, según la declaración leída por un locutor que vestía uniforme militar.

"Luchen para que Irak, el bastión de la religión y los principios, quede incólume y salga glorioso de esta crisis", agregó. "Combatan. La victoria está cerca, Dios mediante, porque apenas hemos usado la tercera parte o menos de nuestro Ejército, mientras los criminales han usado todo lo que han traído".

En un decreto por separado, atribuido igualmente a Saddam Hussein, el gobierno ofreció recompensas en metálico a cualquiera que ayude a desenmascarar a los espías que ayudan a las fuerzas aliadas.

Saddam Hussein no apareció personalmente y no hubo forma de verificar si sus declaraciones fueron auténticas. Las autoridades estadounidenses sostienen que no hay seguridad de que el presidente iraquí esté vivo o herido tras el ataque aéreo lanzado contra uno de sus búnkers.

El senador republicano Jim Buning llamó traidor al periodista Peter Arnett, despedido el lunes pasado por la cadena de noticias NBC y National Geographic Television, tras una controvertida entrevista que concedió a la televisión iraquí.

"Me cuesta trabajo incluso usar el término periodista. Traidor es una mejor palabra para describir al señor Arnett", dijo el senador por el estado de Kentucky, durante una intervención realizada ante el pleno de la Cámara alta.

El ataque del legislador se convirtió en el más reciente capítulo de la tormenta provocada por los comentarios de Arnett a la televisión, a la cual dijo que el plan de guerra estadunidense había fracasado debido a la resistencia de los iraquíes.

El secretario de Estado Colin Powell dijo el miércoles que había llegado a un acuerdo con Turquía, aliado de EU en la OTAN, sobre las bases para enviar suministros a las tropas estadounidenses en el norte de Iraq, a través de la frontera turca con ese país.

Powell, quien visita Turquía para reparar las relaciones bilaterales afectadas por la negativa de Ankara a permitir que las tropas estadounidenses atacaran a Iraq desde Turquía, indicó que las tropas estadounidenses que llegaron al territorio controlado por los kurdos en el norte de Iraq habían estabilizado la situación allí. Por eso, indicó, no hay motivo para que Turquía envíe sus tropas a la región.

 

CIUDADANIA POSTUMA A MEXICANO

 

La Oficina de Servicios Migratorios y Naturalización otorgó la ciudadanía estadunidense en forma póstuma a dos infantes de marina de origen mexicano y guatemalteco, respectivamente, que murieron en combate en Irak.

El nuevo director en funciones de la oficina, Eduardo Aguire, firmó en esta población californiana de Laguna Niguel los certificados de naturalización de los cabos José Angel Garibay y José Gutiérrez.

Las familias de los soldados no estaban presentes, ni se permitió la presencia de la prensa en la ceremonia. "Son oficialmente ciudadanos póstumos. Este fue el paso final del proceso administrativo", dijo el vocero Ron Rogers. "Según lo que deseen las familias y los Marines, entregaremos los certificados a los parientes". Ambos soldados eran solteros.

Garibay, de 21 años, de Costa Mesa, falleció el 23 de marzo en Nasiriya, al sur de Bagdad. Era oriundo del estado de Jalisco, México, y vino a EU con su familia cuando era bebé.

El cabo se enroló con la infantería de Marina hace tres años y fue asignado al primer Batallón, segundo Regimiento de Marina, segunda Brigada Expedicionaria de Marina, en Camp Lejeune, Carolina del Norte.

Gutiérrez, de 22 años, de Lomita, murió el 21 de marzo en la ciudad porteña de Umm Qasr, uno de los primeros soldados de las fuerzas de EU muertos en la guerra. Cuando tenía 14 años, Gutiérrez cruzó a California después de atravesar México en tren desde Guatemala, de donde era oriundo.

Mientras, la Base Naval de Camp Pendleton en San Diego, California, confirmó hoy el deceso del infante de Marina Aaron Contreras, de 31 años, con lo que suman cinco el número de militares de origen mexicano muertos en la ofensiva contra Irak.

De acuerdo con la Oficina de Relaciones Públicas de la base, el piloto Contreras murió el domingo pasado al desplomarse el helicóptero con el que reabastecía a las tropas estadunidenses en el sur de Irak.

Contreras, capitán del escuadrón de helicópteros ligeros de ataque 169, tripulaba un UH-1H que se accidentó al elevarse para transportar abastecimientos a los soldados en Irak, de acuerdo con la información.

El oficial nació en Redwood City, California, e ingresó a la Marina en 1997 y se graduó como piloto de helicópteros de combate en el 2000.