Presiones de EU Para Vetar el Tema Bélico: Greenpeace

 

MERCEDES OSORIO

 

Greenpeace obtuvo el documento confidencial con el cual Estados Unidos presiona a los gobiernos de todas las naciones para que no promuevan la resolución 377, con la cual se detendría la guerra en Irak.

Se tiene conocimiento de que ``ese país ha cabildeado agresivamente durante dos semanas a diversos países del mundo para que desistan de tratar de llevar la discusión a la Asamblea General, donde quedaría reflejada la ilegalidad e ilegitimidad de esta guerra, que amenaza las instancias diplomáticas, la paz internacional y la seguridad mundial, pues se está desarrollando sin la aprobación explícita y la unanimidad de los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, expresó el coordinador de la campaña de Clima y Energía de Greenpeace, Arturo Moreno.

El día de ayer, en conferencia de prensa realizada en las oficinas del organismo ecologista, Moreno señaló que se estaba tratando de conseguir uno de los documentos que el gobierno estadunidense envía a los gobiernos miembros de Naciones Unidas, en donde se advierte que el ``solo hecho de apoyar una sesión extraordinaria de la Asamblea de Naciones Unidas sería visto como inútil y dirigido en contra de Estados Unidos".

Ante ese acontecimiento, Greenpeace obtuvo el documento, el cual consideró indispensable dar a conocer a la opinión pública. La misiva dirigida a los integrantes de la ONU dice: ``Algunos integrantes de la Asamblea General han pensado en realizne una sesión extraordinaria para tratar el tema de la guerra; sin embargo, nosotros urgimos a oponerse a tal sesión y votar en contra o abstenerse si el tema es puesto a votación.

"Si es necesario, los Estados Unidos asumir n sus responsabilidades y encabezar n una coalición que asegure el desarme de Irak. Nosotros tenemos la autoridad de hacer esto tomando en cuenta la autorización que dice utilizar ``todos los medios necesarios', contenida en la resolución 678 y el incumplimiento de Irak frente a sus obligaciones de desarme contenidas en las Resoluciones 687 y 1,441', expresa el gobierno de George W. Bush en el documento.

Añade que una sesión de la Asamblea General de la ONU podría incrementar la percepción iraquí acerca de la división de la comunidad internacional y se encontraría sin la obligación de cumplir las resoluciones del Consejo de Seguridad.

Finalmente, dijeron los portavoces del organismo, ``estamos preocupados porque una sesión tan divisoria podría causar un daño adicional a las Naciones Unidas".