COMENTARIO A TIEMPO

¿ILEGÍTIMO?

Por Teodoro Rentería Arróyave

 

Sin mayores argumentos, el Instituto Federal Electoral, en el que habíamos creído todos los mexicanos como un organismo modelo, no sólo en su género, sino como uno fundamental, ejemplar y decisivo en la modernización y democratización del país, ha ido cayendo en el descrédito a tal grado que ha decidido basar sus resoluciones en simples multas pecuniarias.

 

En esa forma, en el caso de los Amigos de Fox, evita entrar en el meollo del debate público, en el fondo de la litis, y margina su resolución sobre la legitimación de la contienda electoral del 2000 y, si es procedente, retirarle al Partido Acción Nacional su registro, ello no obstante, que son ocho graves irregularidades las comprobadas, entre ellas la violación al tope de campañas y dos mayúsculas más: aportaciones procedentes del extranjero y cerca de 72 millones, cuyas fuentes de origen se desconocen.

 

El escándalo va a ser en grande. Según declaración expresa de la consejera ciudadana Jacqueline Peschard, el IFE, después de comprobar los ilícitos, todo ellos graves en los que cayó el grupo financiero de la campaña presidencial de Vicente, el de Guanajuato, llamado Amigos de Fox, juntamente o en asociación con los partidos Acción Nacional y Verde Ecologista de México, decide reducir su acción fiscalizadora en imponer sendas simples multas.

 

Ante tal posición decisoria, cuando menos de la Comisión de Fiscalización del Instituto Federal Electoral, que encabeza el consejero Alonso Lujambio, puesto que falta que tal resolución sea sancionada, en su sesión del próximo viernes por el pleno del IFE, aunque se da por un hecho que así sucederá, el cuestionamiento flota en el ambiente: ¿El asunto de fondo, los delitos electorales cometidos van ha quedar en la impunidad? Por cierto que a Lujambio se le ha señalado en incontables ocasiones como un panista de pasión y acción.

 

Esta Comisión de Fiscalización se cura en salud, y cabe otra frase común: explicación no pedida, acusación manifiesta. Al imponer la multa por 545 millones 169 mil 649.45 pesos a la Alianza por el Cambio, declaran los consejeros que votaron a favor de la resolución, cuatro en total, que no es un rasero distinto al usado contra el Partido Revolucionario Institucional en el asunto del asunto pemexgate.

 

Exacto, ahí radica la inconsistencia de su resolución, que mereció el abstencionismo, además del cuestionamiento de los consejeros Jaime Cárdenas y José Barragán, en el sentido de que no fue exhaustiva la investigación, o lo que es lo mismo, no fue al fondo a la propia litis del asunto.

 

Para precisar; por lo pronto la Comisión de Fiscalización, y después del viernes al ser aprobada la resolución por el pleno, el Instituto Federal Electoral se convertiría en una simple autoridad administrativa impone multas. Para el IFE se concretaría a llevar a la barandilla del juez calificador a la Alianza para el Cambio para sancionarla administrativamente. No es, según su futura resolución, un asunto que deba conocer la autoridad judicial competente.

 

La multa, como está apuntado líneas arriba, alcanza la cantidad de 545 millones 169 mil 649.45 pesos, cuantiosa apenas si tomamos en cuenta el tamaño de la falta. Además, la divide entre los asociados legales para llevar a Vicente Fox Quesada como inquilino de la residencia oficial de Los Pinos. Al Partido Acción se le aplicará el 70 por ciento de dicha suma y el restante 30 por ciento al Partido Verde Ecologista de México. En números, al PAN se le descontarán de sus prerrogativas 360 millones 971 mil 39.40 pesos y al Verde 184 millones 198 mil 610.05 pesos.

 

Por todo esto, la sospecha de la ayuda al gobierno actual y al partido en el poder flota en el ambiente, puesto que llueve sobre mojado. Recuerde amigo lector, la resolución que consideró válida la elección como jefe delegacional en la Miguel Hidalgo del delincuente electoral, el panista Fernando Aboitis Saro.

 

No obstante que los propios consejeros aprobadores de la resolución: Alonso Lujambio, Jacqueline Peschard, Gastón Luken y Mauricio Merino, aceptaron en conferencia de prensa, que el candidato Fox por la participación que tuvo en la fundación de la asociación civil, Amigos de Fox, al ser miembro de su junta directiva, “se puede presumir que estuvo en la aptitud de informar” de lo que estaba pasando, admírese del argumento de Lujambio.

 

El presidente de la Comisión de Fiscalización, arguye, sobre si el candidato Vicente Fox estuvo o no enterado de las irregularidades cometidas en el financiamiento de su campaña, que “la prueba cognoscitiva no está en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, es decir, nosotros no podemos probar que alguien sabe algo”. De este tamaño es el argumento de Lujambio el panista.

 

Las preguntas quedarán por siempre en el ambiente histórico del país, igual que pesan sobre el cuestionado gobierno de Carlos Salinas de Gortari: ¿Vicente Fox Quesada es un presidente legítimo o ilegítimo? ¿procede el retiro del registro al PAN?

 

EN LA ESQUINA. Los tentáculos de las leyes mordaza, con todos sus arreos y publicistas millonarios, llega al estado norteño de Tamaulipas. Los colegas libres unidos se aprestan a dar la batalla para evitar que el Congreso Estatal caiga en la tentación de imponer al pueblo, como ya lo hicieron el Congreso de la Unión y otros pocos locales, una engañosa ley de Transparencia y Acceso a la Información. Desde estas paginas de EXCÉLSIOR, nuestra solidaridad con los amigos de Comunicadores Unidos de Matamoros, que forma parte de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos y que preside el valiente y entusiasta informador Mario Ángel Díaz Vargas.

 

Periodista y escritor. En teodoro@libertas.com.mx agradeceré sus comentarios y críticas. En vivo, en toda la República,  todos los días a las 9 de la noche en Radio Fórmula Cadena Uno. En la ciudad de México en el 1500 de A. M. de su radio.