CE da un paso más para obligar a Francia a reducir su déficit

Bruselas, 8 oct.- La Comisión Europea dio hoy, miércoles, un nuevo paso para obligar a Francia a reducir su elevado déficit público, al constatar que "no ha tomado ninguna medida efectiva" para hacerlo en 2004, tal y como le pidió el Consejo de Ministros de Economía y Fianzas (Ecofín) el pasado junio.

El déficit público francés se situó en 2002 en el 3,1 por ciento, para este año se espera que llegue al 4 por ciento y al 3,6 el que viene, lo que supone una triple infracción del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que puede acarrear a París sanciones económicas.

El Pacto de Estabilidad, que establece la disciplina fiscal dentro de la zona euro, fija un límite máximo para el déficit de las cuentas públicas del 3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

Ahora, la Comisión Europea deberá dirigir a Francia nuevas "recomendaciones detalladas" para enderezar el déficit.

Las recomendaciones podrían ser aprobadas por la Comisión el 21 de octubre, a tiempo para que el Consejo Ecofín del 4 de noviembre las estudie.

Si el Ecofín las aprueba, el Gobierno francés tendrá dos meses para aplicar las instrucciones europeas.

La adopción de esas nuevas recomendaciones representan una dura sanción política a París, que desde que se le abrió el procedimiento por déficit excesivo, el pasado junio, no se ha mostrado favorable a cumplir con la petición de atajarlo en la fecha prevista.

El primer ministro francés, Jean-Pierre Raffarin, ha defendido que su prioridad para 2004 es que Francia recupere la senda del crecimiento.

La Comisión Europea en su constatación de hoy señala que algunas medidas tomadas por el Ejecutivo francés para este año tendrán "un efecto marginal" en el déficit público de 2003 y otras un efecto "más considerable" en el de 2004.

Entre esas medidas cita la cancelación del reembolso de medicamentos de "insuficiente prestación médica" o el aumento de los impuestos sobre el tabaco.

Además, los planes presupuestarios para 2004 incluyen una mejora implícita de la posición presupuestaria cíclicamente ajustada que coincide con la cantidad mínima del 0,5 por ciento del PIB recomendado por el Consejo, pero que "no será suficiente" para hacer descender el déficit nominal por debajo del 3 por ciento.

París tampoco "ha tomado medidas para limitar el aumento de la deuda pública en 2003", que se prevé que suba al 61,4 por ciento, frente al 59 por ciento de 2002, tal y como le pidieron los ministros.

Francia ha esgrimido que, vista la pobre situación económica de la zona euro, cuya previsión de crecimiento para 2003 se ha rebajado al 0,5 por ciento, le es imposible hacer mayores esfuerzos para controlar su déficit público en 2004, pero se ha comprometido a hacerlo un año más tarde.

En la reunión del Eurogrupo (países de la zona euro) celebrada el pasado lunes en Luxemburgo, el ministro francés de Economía y Finanzas, Francis Mer, cosechó una cierta comprensión entre sus colegas en su intento de esgrimir la situación económica como justificación.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Pedro Solbes, reconoció que las perspectivas económicas son ahora diferentes que en junio y consideró que "habrá que tener en cuenta este elemento", aunque dijo que se está trabajando para saber en qué medida.

Sin embargo, la Comisión se ha mostrado firme en su intención de aplicar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que con su decisión de hoy abre un nuevo paso del proceso de déficit excesivo que puede llevar a la imposición de sanciones, las cuales deben ser autorizadas por los ministros.

Francia no es el único país que atraviesa por problemas, pues Alemania, por ejemplo, también se enfrenta a un procedimiento de déficit excesivo, aunque este país sí se ha plegado a las recomendaciones, pero esta circunstancia puede ser una baza para París que busca apoyos a sus tesis.

Hasta el momento, Francia podría encontrar comprensión en países como Alemania, Italia o Luxemburgo, pero otros como Holanda, España, Austria, Finlandia, serían más estrictos a la hora de aplicar el Pacto de Estabilidad.

En este último grupo también figura Portugal, en situación de déficit excesivo pero que ha emprendido importantes ajustes para regresar a la disciplina en 2003, y que no vería con buenos ojos que otros países fuesen medidos con otro rasero. EFE

cr/jms/lab

ICX FIB MUN
ECO:ECONOMIA,MACROECONOMIA,-