Presidente Bush inicia campaña de defensa de guerra en Irak

Washington, 8 oct.- El presidente de EEUU, George W. Bush, y varios altos funcionarios de su gobierno inician hoy una campaña de discursos para contrarrestar la creciente oposición pública a la ocupación de Irak.

Las encuestas de opinión muestran que Bush, que tenía el respaldo de casi el 70 por ciento de la ciudadanía cuando ordenó la invasión de Irak en marzo, ha perdido terreno al prolongarse el conflicto militar que ha dejado decenas de soldados estadounidenses muertos o heridos.

La consejera de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, a quien Bush ha encargado recientemente la coordinación de la política en Irak, abrirá hoy la campaña con un discurso ante el Consejo de Relaciones Exteriores, en Chicago.

Mañana, jueves, Bush hablará en New Hampshire y Kentucky sobre los progresos logrados desde que Estados Unidos invadió Irak, derrocó al régimen de Sadam Husein e inició una reorganización del país que ha tropezado con conflictos tribales y sectarios, escasez de recursos y la actividad de grupos rebeldes.

El viernes, en Washington, hablará el vicepresidente Dick Cheney, una de las figuras dominantes en la decisión de invadir Irak, y el único funcionario del gobierno de Bush que todavía insiste en que hubo algún vínculo entre el régimen de Sadam y los ataques terroristas en EEUU el 11 de septiembre de 2001.

La campaña de defensa de la política de Bush coincide con el sexto mes desde la caída del régimen de Sadam, tiempo durante el cual no se han encontrado armas químicas, biológicas o radiactivas en Irak, cuya supuesta existencia motivó la intervención.

El informe preliminar presentado la semana pasada al gobierno y al Congreso por el inspector de armas David Kay indicó que, después de tres meses de trabajo de unos 1.400 expertos, sólo se han encontrado en Irak indicios de un programa de armas químicas o biológicas muy rudimentario.

El gobierno de Bush afirmó ante la opinión pública mundial y las Naciones Unidas entre enero y marzo pasado que Irak poseía esos armamentos y que Sadam había emplazado esos pertrechos listos para su uso, por lo cual era urgente la invasión.

Según fuentes del gobierno, Rice tratará hoy de contrarrestar los argumentos de quienes dicen que el informe preliminar de Kay muestra que nunca hubo armas biológicas, químicas o radiactivas listas para su uso y que representaran una amenaza real e inminente para EEUU.

Bush tendrá una tarea más complicada cuando explique a sus audiencias por qué ha pedido al Congreso otros 87.000 millones de dólares para Irak, de los cuales unos 64.000 millones son exclusivamente para la continuación de una operación que seis meses atrás se describió, en su parte militar, como una victoria. EFE

jab/mla/emr

MWM CFL ICX INF MUN
POL:POLITICA,GOBIERNO POL:POLITICA,CONFLICTO